CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Racismo

Un niño negro de 8 años fue esposado por llevar un palo. El caso es una de las docenas de quejas de la policía de Nueva York, según la junta de revisión

Por Eric Levenson, Elizabeth Joseph

Nueva York (CNN) — Un niño negro de 8 años fue esposado por llevar un palo. Un niño negro de 11 años fue detenido y registrado después de un apretón de manos. Un joven negro de 17 años fue empujado contra una cerca por llevar una mochila.

Estas son solo algunas denuncias recientes de mala conducta contra los agentes del Departamento de Policía de Nueva York, según un informe de la Junta de Revisión de Quejas Civiles (CCRB por sus siglas en inglés), una agencia de la ciudad que investiga y entrega conclusiones sobre las quejas de mala conducta policial.

El informe de la CCRB publicado este lunes, examina 112 quejas completamente investigadas que involucran a jóvenes neoyorquinos entre enero de 2018 y junio de 2019. En conjunto, ilustran la tensa relación entre la policía y los jóvenes negros y muestran una razón por la cual las personas protestan contra el racismo sistémico en la vigilancia policial.

La súplica de manifestantes negros a blancos 1:00

«Tristemente, después de años de presenciar noticias sobre la mala conducta de la policía y posiblemente experimentarla ellos mismos, incluso los más jóvenes entre nosotros tienen conciencia de la tensión que con demasiada frecuencia existe entre la policía y los civiles», dijo el presidente de la CCRB Fred Davie en un comunicado.

«A medida que los jóvenes neoyorquinos lideran el camino para pedir un cambio en nuestra ciudad luego de la muerte de George Floyd, Breonna Taylor y muchos otros, es hora de que la policía de Nueva York reconsidere cómo los agentes vigilan a nuestros jóvenes y abordan las disparidades en la aplicación de la ley, y se comprometan a un cambio de disciplina cuando los agentes se involucren en mala conducta».

publicidad

De acuerdo con el informe de la CCRB, de 112 denuncias investigadas que involucran a jóvenes, el 29% fueron verificadas, lo que significa que ocurrieron y fueron inadecuadas debido a la preponderancia de la evidencia.

Además, el 42% no tenía fundamento, lo que significa que no hay pruebas suficientes para determinar si ocurrió una mala conducta; 13% fueron exonerados, lo que significa que la conducta ocurrió pero no fue inapropiada; y el 10% eran infundadas, lo que significa que se descubrió que la presunta conducta no había ocurrido.

El informe también ofreció varias recomendaciones, incluso para que la policía de Nueva York incluya la edad y la raza en sus datos sobre el uso de la fuerza.

En un comunicado, el Departamento de Policía de Nueva York señaló que en enero lanzó una estrategia para prevenir y abordar la delincuencia juvenil.

«Una de las principales prioridades del Comisionado (Dermot) Shea para la policía de Nueva York es reimaginar haciendo todo lo posible para proteger y servir a los niños de la ciudad de Nueva York», dijo la sargento y portavoz del Departamento de Policía de Nueva York, Mary Frances O’Donnell. «Después de una cuidadosa revisión, aceptamos cada una de las recomendaciones reflexivas y constructivas de la CCRB, algunas de las cuales ya están en proceso de implementación y todas las cuales fortalecerán nuestra nueva Estrategia Juvenil».

Frente a los llamados de los manifestantes para quitarle los fondos a la policía, el alcalde de Nueva York Bill de Blasio dijo este domingo que planea transferir algunos fondos de la policía a los servicios sociales y juveniles.

El defensor público de la ciudad de Nueva York, Jumaane Williams, dijo que los datos de la CCRB eran impactantes pero no sorprendentes en su contexto.

«La vigilancia excesiva de las comunidades negras se extiende claramente a nuestros jóvenes, y aunque estos números son impactantes, no son sorprendentes en el contexto de una administración que mantiene la mayoría de los fondos de la policía de Nueva York en su presupuesto ejecutivo mientras recorta los servicios para jóvenes», dijo.

«Ahora que algunos de esos fondos pueden cambiar, también es crítico que preguntemos si estos encuentros con la policía son necesarios», dijo. «Sospecho que muchos no lo son, y como sabemos, las interacciones con el sistema solo lo perpetúan».

El informe de la CCRB detalla varios casos de jóvenes negros vigilados por actividades inocuas, tales como chocar los cinco, correr, llevar mochilas, jugar con palos o caminar en la calle. Aquí hay algunos de esos casos.

Esposan a un niño de 8 años que jugaba con un palo

En marzo de 2018, un grupo de niños negros e hispanos de entre 8 y 14 años caminaba hacia su casa, hablaban y se reían. Algunos de ellos jugaban con palos recogidos del suelo, según el informe de la CCRB.

Mientras estaba en la acera, se acercaron varios carros de policía. Los agentes salieron de sus autos, uno con su arma desenfundada, y les dijeron a los niños que se pusieran contra la pared. Ellos obedecieron y todos fueron registrados por los agentes, y no se encontraron armas, según el informe. En total, ocho a 10 autos de policía y entre 10 y 16 agentes respondieron a la escena, según el informe.

El teniente en la escena decidió llevar a los niños de 8 y 14 años a la estación y los procesó por conducta desordenada después de que los agentes informaron haber visto a los niños corriendo con palos, según el informe. Los dos muchachos fueron transportados allí esposados y llorando, según el informe.

Durante la investigación de la CCRB, dos agentes dijeron que detuvieron al grupo porque una transmisión por radio informó que un grupo de hombres hispanos de unos 20 años con un machete y un palo estaban persiguiendo y peleando con otros, según el informe. Sin embargo, los agentes dieron declaraciones inconsistentes sobre lo que estaban haciendo los niños antes de que fueran detenidos, incluso ellos si llevaban algo.

Basado en la investigación, la CCRB recomendó cargos contra los agentes y el teniente. Los cargos están en espera de juicio por la Unidad de Enjuiciamiento Administrativo de la agencia, según el informe.

Los padres de los niños de 8 y 14 años presentaron quejas ante la CCRB. La madre del niño de 8 años dijo que los sueños de su hijo de convertirse en policía habían terminado, y la madre del niño de 14 años dijo que a los niños no se les permitió llamar a su casa ni recibieron una llamada de la policía de Nueva York, según el informe.

Un niño negro de 11 años fue registrado tras un apretón de manos

En una tarde de primavera, un niño negro de 11 años que caminaba para encontrarse con su madre se encontró con un grupo de hombres adultos que conocía. Cuando el niño saludó a uno de los hombres con un «apretón de manos rápido», agentes vestidos de civil salieron de su vehículo y se acercaron al grupo, según el informe.

Los hombres adultos se dispersaron. Un agente se acercó al niño y le preguntó su edad, y luego procedió a registrar la parte superior del cuerpo y la cintura del niño, según el informe. Un espectador le dijo al agente que no debería registrar a alguien menor de 13 años, pero el agente respondió que se pueden le pueden dar drogas a niños más pequeños, según el informe.

Luego, los agentes volvieron a su vehículo y se marcharon, según el informe.

La investigación de CCRB encontró por una preponderancia de evidencia que el agente carecía de justificación suficiente para detener y registrar al niño. La junta recomendó disciplina de comando B, que se usa por mala conducta que es más problemática que un un cargo por mal entrenamiento y que no alcanza el nivel de cargos.

Sin embargo, el comisionado de policía rebajó la calificación a capacitación formal, según el informe.

Un joven negro de 17 años fue detenido por llevar una mochila

En otro caso, un joven de 17 años que llevaba una mochila caminaba con un grupo de amigos por un complejo de la Autoridad de Vivienda de la Ciudad de Nueva York, hablando y escuchando música, dice el informe.

Un teniente y un agente en un vehículo policial marcado cercano salieron de su automóvil, y de acuerdo con las imágenes de video, el agente detuvo al niño y a otra persona y los empujó contra una cerca, según el informe.

En una entrevista de la CCRB, el teniente dijo que sospechaba que los dos tenían posesión criminal de un arma en base a su conocimiento previo de la actividad de pandillas allí, sus observaciones iniciales de su edad, declaraciones que ellos y sus compañeros hicieron cuando llegaron los agentes, así como el hecho de que llevaban mochilas «a pesar de que era mucho después del final de la jornada escolar», según el informe.

El teniente y el agente también observaron al grupo empujándose unos a otros y corriendo de un lado a otro, y el teniente evaluó que estaban «actuando de forma sospechosa», indica el informe de la CCRB.

La investigación de la CCRB determinó que estas observaciones no les dieron sospechas razonables para detener a los dos, y la junta recomendó que el teniente y el agente recibieran una sanción disciplinar B, según el informe.

Sin embargo, el comisionado de policía rebajó sanción disciplinar a un castigo menor.