CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Inmigración

Inmigración

La Casa Blanca prepara nuevos límites a la inmigración, con el coronavirus como argumento

Por Priscilla Alvarez

Washington (CNN) — El Gobierno de Donald Trump se prepara para implementar otro conjunto de restricciones a la inmigración legal, citando el impacto de la pandemia de coronavirus, incluso cuando defiende la reapertura de la economía estadounidense, según fuentes familiarizadas con las deliberaciones.

A pesar de un impulso del presidente Donald Trump para superar la pandemia, el gobierno continúa promoviendo medidas de inmigración, citando el brote y su costo en la economía.

Una de las figuras clave detrás del impulso para limitar la inmigración es Stephen Miller, el principal asesor sobre inmigración de Trump y el arquitecto de la agenda inmigratoria de línea dura del presidente. En abril, Trump firmó un decreto que prohibía cierto tipo de inmigración a EE. UU. después de amagar con una prohibición total de la inmigración al país. Trump argumentó que la orden era necesaria para proteger los empleos estadounidenses.

Según Trump, decreto suspende la inmigración. ¿Es cierto? 0:39

En el contexto de la pandemia de coronavirus, la administración ha seguido adelante con una serie de medidas de inmigración que, antes del coronavirus, habían batallado para abrirse paso. Entre esos cambios está el cierre de la frontera sur a los migrantes, incluidos los que buscan asilo, a menos que se cumplan ciertas condiciones.

Después de la proclamación del presidente en abril, Miller lanzó la medida como un primer paso para reducir el flujo de inmigrantes que ingresan a Estados Unidos. Esa proclamación estableció plazos para su revisión, uno de los cuales se acerca este fin de semana, y dejó la posibilidad abierta para su extensión o modificación.

Se espera que el argumento económico se utilice nuevamente para una expansión anticipada o un nuevo decreto de inmigración. Si bien Trump ha destacado las cifras recientes de empleos, las cifras de desempleo siguen siendo altas, aunque las empresas han dicho en una serie de cartas al presidente que la inmigración continua es importante para la recuperación económica.

publicidad

Grupos de interés, empresas y expertos están luchando contra cualquier restricción nueva y sostienen que las visas que permiten a los inmigrantes trabajar temporalmente en Estados Unidos son de suma importancia para la economía.

«¿Por qué querría él recortar la fuerza laboral crítica que ayudará a la economía a recuperarse?», dijo Greg Chen, director de relaciones gubernamentales de la Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración.

«No es un enfoque racional o razonable de los objetivos establecidos de lo que están tratando de lograr, lo que solo apunta al propósito subyacente de llevar a cabo los objetivos de campaña del presidente de recortar la inmigración», agregó Chen.

Trump prometió que el decreto anterior «garantizaría que los estadounidenses desempleados de todos los orígenes sean los primeros en la fila de empleos a medida que nuestra economía se reabra».

¿A quiénes afecta el decreto de emisión de residencias de Trump? 2:07

La Casa Blanca no hizo comentarios inmediatos para esta historia.

CNN informó anteriormente que los asesores políticos de Trump ven las medidas sobre inmigración como motivadores para sus partidarios de base en un momento en que el mensaje electoral clave del presidente, una economía fuerte, se ha visto gravemente debilitado por la pandemia.

La inmigración legal, que ya se ha visto afectada durante el brote, vuelve a centrarse en las deliberaciones sobre un decreto anticipado de inmigración.

Una variedad de visas, que permite a los inmigrantes trabajar temporalmente en EE. UU., se considera suspendida por un período de tiempo, incluidas las visas L-1 para transferencias dentro de una misma empresa, H-1B para trabajadores en una ocupación especializada, H-2B para trabajadores temporales no agrícolas y visas J-1 para visitantes de intercambio, según tres fuentes familiarizadas con los planes.

Se espera que se hagan excepciones para las actividades relacionadas con covid-19, como los profesionales de la salud y los trabajos relacionados con el suministro de alimentos, según las fuentes.

En las últimas semanas, empresas y grupos industriales han presentado inquietudes en cartas, subrayando la importancia de la fuerza laboral altamente calificada para la economía de Estados Unidos.

El martes, un grupo de comercio de tecnología le escribió a Trump argumentando que las visas de no inmigrantes han sido clave para sostener la economía en medio de una crisis de salud pública global.

La fuerza laboral extranjera en Estados Unidos, escribió el Consejo de la Industria de Tecnología de la Información (ITI, por sus siglas en inglés), «permite que muchos estadounidenses continúen trabajando de forma remota durante la pandemia de covid-19 y está desempeñando un papel esencial … para mantener a las empresas funcionando de manera segura y a las personas conectadas».

ITI está respaldado por compañías como Apple, Google, Microsoft y Oracle.

«Es probable que las restricciones en nuestro capital humano den lugar a consecuencias no deseadas y puedan causar una incertidumbre económica sustancial si tenemos que recalibrar a nuestro personal en función del país de nacimiento», se lee en una carta con fecha de mayo firmada por cientos de empleadores y asociaciones y grupos de comercio, industria y educación superior. Entre los firmantes están Facebook, Twitter, Google y Lyft, entre otros.

En una carta separada dirigida a Trump, la coalición de la fuerza laboral H-2B reiteró que las visas son «una válvula de seguridad crítica para que las empresas aborden las necesidades laborales estacionales» cuando no hay trabajadores estadounidenses para ocupar los trabajos a corto plazo.

«Hay empleadores, hay asociaciones comerciales que constantemente hablan con la administración y el Congreso sobre el valor de estos programas», dijo a CNN Gregg Hartley, copresidente de la coalición de la fuerza laboral H2-B. «Es un esfuerzo continuo. La carta es uno de los muchos intentos de que los responsables políticos tengan todos los hechos en sus manos».

Pero así como las empresas y los grupos de la industria han aportado su opinión, también los defensores de la reducción de la inmigración dicen que los cambios son necesarios para proteger a los trabajadores estadounidenses.

«Estamos proporcionando información a través de canales secundarios y, lo que es más importante, nuestros miembros, nuestros grupos de base están impulsando la misma agenda», dijo Roy Beck, presidente de NumbersUSA, un grupo que aboga por reducir la inmigración.

El mes pasado, los senadores republicanos Tom Cotton, Ted Cruz, Chuck Grassley y Josh Hawley también enviaron una carta a Trump pidiendo que se suspendan las visas para nuevos trabajadores invitados durante 60 días, así como «ciertas categorías» de visas para nuevos trabajadores invitados, hasta «al menos el próximo año, o hasta que el desempleo haya vuelto a los niveles normales» para proteger a los trabajadores estadounidenses.

La proclamación de inmigración de la Casa Blanca, fechada el 22 de abril, fue una de una serie de modificaciones al sistema de inmigración atribuidas a la pandemia. La orden se dirigió a personas fuera de Estados Unidos que buscaban migrar legalmente al país, con algunas excepciones.

«Cuando sea apropiado, pero a más tardar 50 días después de la fecha de vigencia de esta proclamación, el secretario de Seguridad Nacional, en consulta con el secretario de Estado y el secretario de Trabajo, recomendará si debo continuar o modificar esta proclamación», dice la orden, estableciendo la fecha límite para este fin de semana.

Brian Fung de CNN contribuyó a este informe.