CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Racismo

OPINIÓN | Cómo podemos comenzar a reformar a la policía sistemáticamente

Por Bakari Sellers

Nota del editor: Bakari Sellers es un exmiembro demócrata de la Cámara de Representantes de Carolina del Sur y comentarista de CNN. Es autor del libro «My Vanishing Country» y abogado de Strom Law. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opinión en CNNe.com/opinion

(CNN) — Estos últimos días han sido extremadamente difíciles para todos nosotros. Me duele el corazón por cada familia que debe soportar la pérdida de un ser querido a manos del Estado por el que paga y que está constitucionalmente obligado a protegerlos. La última serie de muertes en los que estuvieron involucrados agentes ha generado legítimamente indignación y protestas nacionales.

Pero para sanar y crear un sistema de vigilancia donde los agentes de la ley acusados de mala conducta son llevados ante la justicia, debemos aprovechar nuestra ira y frustración para impulsar un cambio sistémico. Durante años, la aplicación de la ley a menudo ha «amontonado el mazo» legalmente al socavar la supervisión ciudadana significativa de la mala conducta de la policía y al limitar nuestra capacidad para procesar a los agentes. Incluso en los casos más obvios de mala conducta, asegurar la justicia es prácticamente una hazaña imposible: el fiscal general de Minnesota Keith Ellison, quien ahora se hizo cargo del caso de los fiscales a nivel del condado, entiende esto.

Mire, hay un video real del exagente de policía de Minneapolis Derek Chauvin arrodillado sobre el cuello de George Floyd. Durante casi nueve minutos, podemos ver a Floyd llamar a su madre y pedir clemencia antes de su último aliento. Sin embargo, a pesar de estas imágenes traumáticas, y el hecho de que los cuatro agentes han sido arrestados y acusados, Ellison aún citó la complejidad de enjuiciar a los agentes de policía: «Confiamos en lo que estamos haciendo, pero la historia muestra que hay desafíos claros aquí «. Ellison también dijo que «lograr una condena será difícil«.

Tiene razón: los arrestos son fáciles, pero las condenas son casi inviables dado el estado actual de nuestras leyes. Es por eso que debemos exigir cambios sistémicos para reformar la vigilancia policial en Estados Unidos para asegurar que Floyd, Breonna Taylor y otras víctimas de supuesta mala conducta policial no mueran en vano.

Aquí hay cinco soluciones:

Se debe hacer justicia. Los agentes involucrados en los asesinatos de Floyd y Taylor deben ser condenados y sentenciados.

Limitar la inmunidad calificada para los agentes de policía. Esta doctrina hace que sea más difícil responsabilizar a la policía por las violaciones de los derechos civiles a menos que otros casos «se establezcan claramente» que sus acciones fueron inconstitucionales. La Corte Suprema ahora está considerando si debe volver a revisar la doctrina y seguir discutiendo los casos pendientes que le han pedido a la corte que anule la defensa de inmunidad. El tribunal debe hacer esto, porque absolutamente nadie está por encima de la ley.

Establecer un estándar federal de uso de la fuerza. Necesitamos un estándar federal de uso de la fuerza para capacitar a todos los agentes del país en las formas apropiadas de respuesta durante las interacciones con civiles y enjuiciar a los agentes si no cumplen con esos estándares.

Establecer una base de datos federal de mala conducta de la policía. Actualmente, no existe una base de datos pública, estandarizada a través del Departamento de Justicia, que mantenga un registro de policías descertificados. Todos los estados no participan en la base de datos que está actualmente disponible, y la información no es accesible al público. Para fomentar la transparencia y monitorear los patrones de mal comportamiento, esto debe cambiar. El Departamento de Justicia debe establecer y mantener una base de datos nacional de oficiales de policía a los que se les quitó la licencia que esté a disposición del público, y cualquier departamento de policía que busque fondos federales del Departamento de Justicia debe informar a esta base de datos. Esto evitaría que policías a los que se les retiró su licencia en un estado o jurisdicción vayan a trabajar para un departamento de policía en otro lugar.

Baje el estándar para los enjuiciamientos penales federales de derechos civiles. Seguirá siendo casi imposible condenar a un agente de policía por violaciones de los derechos civiles a menos que bajemos el estándar legal de prueba.

Esta lista no tiene todas las respuestas, pero es un comienzo. Debemos aprovechar la ira de hoy para desmantelar el sistema que hace prácticamente imposible responsabilizar a esos policías que se involucran en conductas indebidas. Los demócratas y los republicanos por igual deberían poder aceptar estas propuestas de sentido común y dar un paso constructivo hacia la reforma policial en Estados Unidos.

Por último, además de los cambios en las políticas, grupos como el Proyecto de Fianza, el Fondo de Defensa Legal de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas Negras (NAACP , por sus siglas en inglés) y el Centro para la Equidad Policial están en la primera línea de este asunto y continúan necesitando apoyo financiero.

Mientras tanto, debemos seguir organizados y protestando. Juntos, a través de la acción directa y abogando por reformas sistémicas, tenemos el poder de garantizar que nuestro movimiento genere el cambio que todos deseamos ver tan desesperadamente.