CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

OPINIÓN | La otra crisis de racismo en Estados Unidos

Por Errol Louis

Nota del editor: Errol Louis es el presentador de «Inside City Hall», un programa político nocturno en NY1, un canal de noticias de Nueva York. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más artículos de opinión sobre CNNE.COM/opinion

(CNN) — El asesinato de George Floyd y la explosión nacional de protestas que siguieron expusieron la larga crisis de racismo en Estados Unidos. Pero incluso mientras seguimos presionando por reformas en la justicia penal, Estados Unidos no debe olvidar la mortal crisis de salud que todavía afecta a la nación, otra crisis que refleja patrones profundos de diferencia racial.

Las comunidades negras en las ciudades urbanas y rurales de costa a costa están cargando desproporcionadamente la peor parte de la pandemia de covid-19. Necesitan y merecen una respuesta nacional dirigida a las situaciones especiales que las hacen especialmente vulnerables al virus.

No es solo un problema de salud pública, sino moral. Es una historia que estamos olvidando mientras la nación lucha por la reapertura: cómo, cuándo y si los estados y otras localidades alivianan las restricciones de covid-19 y/o si reabrirán industrias, parques, escuelas, playas y lugares de culto.

El piso de la Bolsa de Nueva York se ha reabierto. Todo o parte de cada estado se ha reabierto y ha aflojado las restricciones de salud pública, lo que permite que muchas empresas reanuden sus operaciones.

publicidad

Pero incluso mientras entramos en una prisa comprensible para descubrir una y otra vez si es seguro estar fuera de casa, Estados Unidos no debe olvidar a las millones de personas vulnerables que todavía están en grave peligro de sufrir lesiones graves y la muerte por covid-19.

Las disparidades han sido noticia en la breve historia de la crisis de covid-19.

En la ciudad de Nueva York, epicentro de la pandemia, los residentes negros e hispanos han muerto por covid-19 al doble de la tasa de blancos. El Chicago Tribune, reportando datos de salud municipales, informó a principios de abril que «los habitantes negros de Chicago mueren casi seis veces más que los residentes blancos».

Los negros representan el 13% de la población de Michigan, pero el 40% de las muertes de covid-19 en el estado. Las muertes se concentran en Detroit, que tiene más del 78% de negros. Según el Departamento de Salud de Louisiana, a principios de mayo, el 57% de las 2.154 personas en el estado que murieron a causa de covid-19 eran negras, aunque el estado es solo un 32% negro.

A fines de abril, solo un par de meses después de la pandemia, Los Angeles Times informó que «los negros y latinos más jóvenes están muriendo de covid-19 a tasas más altas en California», y en mayo un titular escalofriante en el sitio web DCist señaló que «los negros de Washington representan menos de la mitad de su población, pero 80% de las muertes por coronavirus».

Aún más preocupante, el LA Times dice que las autoridades de salud de Los Ángeles ahora encuentran que «el virus está devastando cada vez más los vecindarios predominantemente negros y latinos con mayores niveles de pobreza, mientras que los enclaves más ricos y de mayoría blanca que inicialmente reportaron algunas de las tasas de infección más altas ven un crecimiento más lento».

Y CNN informó que la Nación Navajo, que se extiende por partes de Utah, Arizona y Nuevo México, ha pasado a Nueva York y ahora tiene la tasa de infección por covid-19 per cápita más alta de Estados Unidos.

Tales noticias, junto con la sombría realidad del aumento de las tasas de mortalidad, han persuadido a muchos líderes políticos, incluidos los gobernadores de Michigan y Louisiana y el alcalde de Washington, de establecer comisiones oficiales para investigar las disparidades raciales y étnicas en la crisis.

Es casi seguro que el panel (re) descubrirá lo que los expertos han sabido todo el tiempo: los problemas de salud subyacentes en las comunidades minoritarias y de bajos ingresos, conocidas como comorbilidades, los deja especialmente vulnerables a covid-19. Como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. advirtieron desde el principio, es más probable que se tenga una reacción negativa grave al coronavirus si ya se tiene diabetes, obesidad, hipertensión y enfermedad hepática, o si se está en diálisis.

Todas estas dolencias han sido problemas serios durante décadas en las comunidades urbanas, las zonas rurales de bajos ingresos y el condado de India.

El Departamento de Salud de Washington informa que «las disparidades raciales con respecto a la obesidad en el distrito son extremas. Por ejemplo, menos de uno de cada diez residentes blancos del distrito son obesos, mientras que uno de cada tres en negros en el distrito lo es».

En la ciudad de Nueva York, una llamativa cifra de 987.000 residentes tienen diabetes, y el 40% de los niños en edad escolar es obeso, lo que los hace más propensos a tener diabetes tipo 2 en el futuro. Los neoyorquinos negros, latinos y asiáticos tienen el doble de probabilidades que los blancos de tener diabetes, según un análisis del Centro de Política Alimentaria del Hunter College de la ciudad de Nueva York.

Y los nativos americanos tienen las tasas más altas de diabetes en la nación, informó el Centro. Esta es una de las razones por las que la alta tasa de infección de la Nación Navajo es angustiante.

Para su crédito, la administración del presidente Donald Trump ha tomado medidas para hacer frente a estas disparidades de salud. La Oficina de Salud de las Minorías del Departamento de Salud y Servicios Humanos recientemente asignó hasta US$ 22 millones para un programa específicamente dirigido a entregar información a las comunidades minoritarias más afectadas por covid-19.

Ese es un buen comienzo, pero aún queda mucho por hacer.

Los estados y las ciudades donde existen disparidades deberían atacar los problemas de salud subyacentes como la diabetes con la misma urgencia y recursos que se apresuraron para llevar respiradores, mascarillas y otros equipos que salvan vidas a los trabajadores en la primera línea. Se necesita una amplia campaña nacional para explicar que lidiar con problemas como la obesidad puede salvar vidas, no solo a largo plazo, sino como una respuesta inmediata a la pandemia.

Este no es el problema de otra persona. Es un error imaginar que el virus librará selectivamente a los estadounidenses blancos y ricos. Estamos todos a un paso del ejército de cocineros, camareros, trabajadores de tránsito, conductores, manipuladores de equipaje del aeropuerto, peluqueros, repartidores y trabajadores de la línea de ensamblaje que actualmente soportan la peor parte de las infecciones, enfermedades y muertes.

La necesidad de pasar al próximo gran acontecimiento no debería cegarnos ante la crisis de salud en curso en las comunidades urbanas y rurales negras de costa a costa. Realmente no venceremos la enfermedad hasta que desarrollemos un plan para hacer que estas comunidades vulnerables sean más seguras y resistentes.