CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
México

Cientos de trabajadores temporales, muchos de ellos mexicanos, se contagiaron de coronavirus en Canadá

Por Paula Newton

(CNN) — Solo y en cuarentena en una habitación de hotel canadiense, Álvaro se encontraba pensativo y ansioso. Dijo que no estaba tan preocupado por dar positivo a covid-19, sino por el cheque de pago que no podía permitirse no cobrar.

«Mi familia depende de mí financieramente y en este momento no sé realmente si nos pagarán», dijo Álvaro, padre y trabajador temporal extranjero proveniente de México. CNN acordó no publicar su nombre completo ya que teme ser sancionado por su empleador.

Álvaro es uno de al menos 600 trabajadores agrícolas migrantes que han dado positivo por covid-19 en Canadá desde que llegaron al país a principios de la primavera. Según funcionarios locales de salud, la mayoría se contagió en Canadá y dos murieron, revelaciones que sugieren fallas en los protocolos declarados por el gobierno para proteger a este grupo vulnerable de trabajadores esenciales.

Un trabajador extranjero temporal proveniente de México planta fresas en una granja en Mirabel, Quebec, en Canadá, el miércoles 6 de mayo de 2020, en medio de la pandemia de covid-19. (Graham Hughes / The Canadian Press vía AP)

Cuando la pandemia de coronavirus obligó al cierre de las fronteras de Canadá, el gobierno de Trudeau anunció una excepción importante: un programa de subsidios que permitiría a los trabajadores manuales extranjeros ingresar a Canadá antes de la temporada de cultivo. Para evitar cualquier posible propagación de las infecciones, el gobierno pagaría una cuarentena obligatoria de dos semanas.

Pero los trabajadores dicen que sus cuarentenas fueron mal administradas por algunos empleadores, con poca o ninguna supervisión del gobierno, y se arriesgaron a exponerlos al virus mortal.

En documentos proporcionados a CNN, al menos tres trabajadores migrantes describieron que los mantenían en instalaciones de cuarentena que no permitían el distanciamiento social, con cocinas y baños abarrotados. Uno describió llegar a un barracón donde no había alimentos para la estadía de 14 días. Escribió al gobierno federal explicando que él y otros se vieron obligados a romper la cuarentena y comprar alimentos en la comunidad.

publicidad

LEE: México prohíbe temporalmente que trabajadores vayan a Canadá debido al coronavirus

Los empleadores con los que CNN ha hablado dijeron que hicieron arreglos para que las habitaciones de hotel y la comida se proporcionaran inmediatamente en cuarentena. Pero incluso para los trabajadores que pudieron ponerse en cuarentena de manera segura, las condiciones de vida y trabajo aumentaron su exposición al virus mortal, según la unidad local de salud pública.

«Vinieron aquí, se aislaron por dos semanas y se contagiaron desde que estuvieron aquí», dijo el lunes Doug Ford, primer ministro de la provincia de Ontario, la más afectada. «No quiero que ningún dedo señale a estos trabajadores migrantes que trabajan duro. Son buenas personas, tienen buenas intenciones y también son trabajadores», agregó.

Vivienda comunal barata: sitio perfecto para el coronavirus

Álvaro trabajaba para Scotlynn Group, una empresa productora del condado de Norfolk, Ontario, que cultiva una variedad de verduras. Dijo que dio positivo por el virus a principios de junio y no tiene idea de cómo se contagió, pero describió como «indignantes» sus condiciones de vida en el barracón proporcionado por el empleador de una granja propiedad del Grupo Scotlynn.

Los baños y las cocinas eran comunales, dijo, y había de 6 a 8 trabajadores migrantes durmiendo en una habitación, por lo que era imposible mantener la distancia.

Los empleadores canadienses contratan a decenas de miles de trabajadores extranjeros temporales cada año a través del Programa Federal de Trabajadores Agrícolas Temporales (SAWP, por sus siglas en inglés), que vincula a los trabajadores temporales a un empleador específico a través de su visa de trabajo. Dependen del empleador para la vivienda por la que pagan una pequeña cantidad. Álvaro, por ejemplo, paga 14 dólares cada dos semanas.

En teoría, las casas comunitarias proporcionadas por el empleador permiten a los trabajadores temporales ahorrar más dinero para enviar a sus familias. Pero los trabajadores en el programa han expresado durante mucho tiempo sus inquietudes y quejas sobre su vivienda, salario y condiciones de trabajo. Ahora, como lo demuestran los nueve brotes agrícolas diferentes de covid-19 registrados hasta ahora en la región de Windsor-Essex, estas viviendas también los dejan vulnerables a enfermedades transmisibles, incluido la covid-19.

«Desafortunadamente, debido a la forma en que están alojados o cómo es su alojamiento, lo contagiaron a casi todos los que viven en la misma casa», le dijo a CNN el Dr. Wajid Ahmed, funcionario médico de salud del condado de Windsor-Essex, Ontario.

Hasta ahora, 167 de los 216 trabajadores migrantes del Grupo Scotlynn han dado positivo por covid-19 en las últimas semanas y varios ingresaron en el hospital, según Scott Biddle, presidente y director ejecutivo de la compañía.

«Este ha sido un momento difícil, eso es seguro», dijo Biddle en una entrevista con CNN. Agregó que la mayoría de sus empleados que trabajan en el campo, plantando, cuidando y recogiendo, son trabajadores temporales de México.

Biddle dijo que sus trabajadores pasaron la cuarentena en un hotel y describió las condiciones en sus literas acordes a las pautas del gobierno. «Nuestros alojamientos cumplen o superan todos los estándares canadienses. Todos son bastante nuevos, construidos en los últimos 10 años», dijo Biddle.

Pero grupos defensores dicen que las pautas locales y nacionales sobre las condiciones de vida de los trabajadores temporales son débiles e inconsistentes, con pocos recursos para una aplicación adecuada. En un informe reciente titulado «Advertencias no atendidas: covid-19 y trabajadores migrantes en Canadá», la Alianza de Trabajadores Migrantes para el Cambio, un grupo de defensa que trabaja para proteger los derechos de los trabajadores migrantes, acusó a algunos empleadores agrícolas de explotar a los trabajadores migrantes y no tomar las medidas adecuadas para garantizar su buena salud.

El informe alegaba que algunos trabajadores estaban alojados en viviendas en ruinas, que sus lugares de trabajo en algunos casos todavía estaban demasiado llenos para evitar la rápida propagación del virus, y que los trabajadores no fueron debidamente informados de sus derechos al enfermar. La organización pidió al gobierno que cierre temporalmente los lugares de trabajo con brotes para realizar limpieza profunda y una evaluación de los procedimientos de salud.

El grupo también acusó al gobierno canadiense de haber abdicado de su responsabilidad hacia los trabajadores llegados del extranjero. «Son tratados como desechables y prescindibles incluso en una situación como esta cuando hay vidas en juego», dijo Karen Cocq, activista de la Alianza de Trabajadores Migrantes para el Cambio en una entrevista con CNN.

Los trabajadores y los defensores también le dijeron a CNN que no había equipos de protección disponibles en invernaderos e instalaciones empacadoras donde los trabajadores se encuentran «apilados» muy cerca los unos de los otros.

Bill George, presidente de la Asociación de Cultivadores de Frutas y Verduras de Ontario, dijo a CNN que hubo desafíos para obtener equipos de protección en las primeras semanas de la pandemia, pero afirmó que sus miembros están trabajando duro para abordar las deficiencias y proteger a todos los trabajadores.

La asociación, un grupo de cabildeo de Ontario, dijo que depende del gobierno garantizar que las granjas cumplan con los requisitos de seguridad y señaló que la mayoría de las inspecciones no resultan en violaciones. George dijo que la industria cumple con todos los requisitos de las regulaciones actuales en lo que respecta tanto a los lugares de trabajo como a las viviendas de los empleados.

«Somos un servicio de primera línea esencial y es lamentable que esto haya sucedido, pero estamos haciendo todo lo que podemos hacer como industria para evitarlo, estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo», dijo George.

La responsabilidad del gobierno

México anunció el lunes que llevará a cabo una revisión de seguridad de las políticas y procedimientos de salud canadienses antes de permitir que más trabajadores temporales viajen a Canadá para laborar en el sector agrícola.

«Esta es una pausa temporal para determinar las circunstancias que rodean las condiciones de seguridad en las granjas», dijo un funcionario del gobierno mexicano con conocimiento de primera mano de las discusiones, pero que no estaba autorizado para hablar sobre el tema.

El funcionario dijo que el embajador Juan José Gómez Camacho, en nombre del gobierno mexicano, ha estado en comunicación diaria con el gobierno canadiense para tratar de entender por qué y cómo cientos de trabajadores mexicanos se han contagiado de covid-19, semanas después de completar la cuarentena obligatoria de 14 días en Canadá.

Tanto el gobierno de Canadá como el de Ontario dijeron que están revisando los protocolos de salud y empleo, pero el control de los brotes se ha dejado en gran medida a las unidades de salud locales que ya tienen demasiado trabajo, como la del Dr. Wajid, que cubre hasta 10.000 trabajadores solo en Windsor-Essex.

El Dr. Wajid dijo que su unidad de salud está haciendo pruebas exhaustivas para hasta 10.000 trabajadores migrantes, y realiza llamadas diarias y algunas visitas en persona para verificar la salud de los empleados. Su unidad también está tratando de hacer cumplir pautas más estrictas para los empleadores con respecto a aislar a aquellos con síntomas y proporcionar umejores equipos de protección y medidas de distanciamiento en el lugar de trabajo.

En las directrices emitidas por la provincia de Ontario, se les ha pedido a los empleadores agrícolas que escalonen los horarios de inicio y los descansos, restrinjan la cantidad de personas en el sitio, minimicen la cantidad de empleados que usan un mismo equipo de trabajo e instalen barreras entre los trabajadores cuando sea práctico.

Pero las unidades de salud locales informan que esas medidas siguen siendo un desafío para algunos productores agrícolas.

Los trabajadores migrantes «vienen aquí, hasta aquí, tomando todos esos riesgos y desafíos para alimentar a sus familias y es lamentable que al final del día sigan perdiendo la batalla y pierdan la vida», dijo el Dr. Wajid.

Advertencias tempranas

Para Álvaro, todo el proceso ha sido abrumador. Scotlynn Group le dijo a CNN que un programa de seguros del gobierno permite que a trabajadores como Álvaro se les paguen 30 horas por semana mientras están en cuarentena por covid-19.

Pero Álvaro teme que el virus le cueste, pues dice que normalmente trabaja más de 30 horas por semana y no está seguro de si ahora debe solicitar formalmente el pago por enfermedad. Siente que él y otros trabajadores han sido «sacrificados» por Canadá, agrega.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, dijo durante una conferencia de prensa la semana pasada que el país tenía que hacer «una mejor labor» para proteger a los trabajadores agrícolas temporales. Esta semana, agregó que Canadá haría un seguimiento para garantizar la seguridad de los trabajadores en el futuro.

Pero los expertos señalan que el gobierno recibió múltiples advertencias sobre los peligros de su estrategia de cuarentena hace meses.

En abril, Amir Attaran, profesor de derecho y medicina de la Universidad de Ottawa, testificó ante un comité parlamentario canadiense que el programa para poner en cuarentena y luego tratar de garantizar la salud de los trabajadores migrantes durante la pandemia era errado.

Attaran dijo a CNN que los productores agrícolas no tenían el tiempo o el apoyo del gobierno para implementar medidas para controlar y contener el virus entre los trabajadores migrantes.

«Dije que era una locura, que no iba a funcionar, ¿qué te hace pensar que una persona experta en el cultivo de espárragos o en la cría de ganado va a saber cómo manejar una cuarentena? Es poco realista», recordó Attaran.

«Este es francamente un país incompetente en términos de salud pública», agregó Attaran. «Están dispuestos a emitir cheques hasta la saciedad para mitigar o asumir la responsabilidad de la epidemia. Por lo tanto, gastarán tanto dinero como sea necesario para asumir la responsabilidad del fracaso, pero no están dispuestos a involucrarse de tal manera que puedan evitar el fracaso». Dijo que era simplemente más conveniente «arrojar dinero» a sectores como el agrícola en lugar de seguir meticulosamente los protocolos de salud pública.

Y esa es parte de la razón por la cual los defensores de los migrantes siguen preocupados por la salud de los trabajadores a medida que la pandemia se prolonga. «Creo que veremos respuestas poco sistemáticas a menos que continuemos poniendo mucha atención en este tema y exigiendo mucho más», dijo Cocq de la Alianza de Trabajadores Migrantes.