CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Venezuela

Ejecutivos estadounidenses de Citgo detenidos en Venezuela, en «peligro mortal» por pandemia, advierten familiares

Por Jennifer Hansler

Washington (CNN) — Las familias de seis ejecutivos petroleros de Estados Unidos detenidos en Venezuela pidieron su liberación mientras aumentan las preocupaciones sobre su salud en medio de la pandemia mundial de coronavirus.

Tomeu Vadell, Gustavo Cárdenas, Jorge Toledo, Alirio José Zambrano, José Luis Zambrano y José Ángel Pereira, integrantes del grupo conocido como «CITGO 6», permanecen detenidos en Venezuela sin juicio desde noviembre de 2017.

Como el virus amenaza el colapso del sistema médico del país y han surgido informes de casos dentro de las instalaciones de la prisión donde están detenidos, sus familiares dicen que se encuentran en «peligro mortal».

El Helicoide, el centro penitenciario en Caracas donde están detenidos los funcionarios de Citgo.

Y a pesar de las llamadas del secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, para liberar a los hombres, no hay indicios de que el presidente Nicolás Maduro, con quien Estados Unidos ha cortado sus lazos diplomáticos, esté cerca de poner fin a una situación que lleva ya dos años y medio.

El viernes, el Enviado Especial de Estados Unidos para Asuntos de Rehenes, Roger Carstens, reveló que dos de los hombres «tienen síntomas de gripe además de otros problemas de salud».

«Es hora de que el Sr. Maduro los deje ir por razones humanitarias, como lo ha hecho con otros prisioneros en riesgo. Estos hombres deben volver a casa con sus familias en Estados Unidos, antes de que su condición se deteriore aún más», escribió Carstens en Twitter.

Carlos Añez le dijo a CNN que su padrastro, Jorge Toledo, era uno de los hombres con síntomas de gripe. Lo describió como «enfermo y con mucho dolor» y «todavía no se le permite recibir el tratamiento médico adecuado».

«No tienen agua corriente y solo racionan el agua que les traen cada semana y la cargan en un tanque de agua en su celda. La higiene es un gran problema», dijo Añez. «(Las celdas) están infestadas de cucarachas y ratas. Mi padrastro está cubierto de pies a cabeza por la sarna, se cayó de su litera hace casi dos semanas y sufrió una lesión en el cuello y la espalda».

«Su moral está baja y suena como si se hubiera rendido. Cada vez que se despide en una llamada telefónica, parece que es la última vez. Estamos muy preocupados», dijo Añez.

Cristina Vadell le dijo a CNN que su padre, Tomeu Vadell, estaba enfermo recientemente, y aunque dijo que se sentía mejor, la familia sigue preocupada.

«Mi familia ha expresado en repetidas ocasiones graves preocupaciones por nuestro ser querido, Tomeu Vadell, durante los más de dos años y medio que ha sido retenido injustamente y continuará pidiendo su liberación humanitaria, ahora más que nunca con la pandemia mundial de covid-19», dijo.

Gabriela Zambrano Hill, la hija de Alirio José Zambrano y sobrina de José Luis Zambrano, pidió a las autoridades de Venezuela que tomen medidas para proteger a los reclusos vulnerables en el Helicoide, el centro penitenciario en Caracas donde están detenidos los hombres, y que liberen a los integrantes del grupo.

Ella dijo que el sistema inmunológico de los detenidos está comprometido debido a condiciones preexistentes y «han soportado la exposición a la tuberculosis, la sarna y otras enfermedades que prosperan en ambientes con higiene inadecuada».

En sus más de dos años detenido, su padre, dijo, «se ha visto obligado a perderse innumerables momentos cruciales en nuestra familia: la graduación y el ingreso de su hija menor a la universidad, bodas e innumerables vacaciones».

«La pérdida más dolorosa ha sido su ausencia por el nacimiento de mi hija Iris, su primera nieta», agregó Zambrano Hill.

Sin embargo, fue la pandemia la que «realmente sacó a la luz aún más la urgencia de la situación», dijo a CNN.

«Nuestra familia está en peligro mortal, incluso más de lo que han estado en los últimos dos años y medio de infierno», dijo. «Y estamos pidiendo a todos los niveles del gobierno de Estados Unidos que consideren realmente todas las opciones disponibles para ayudar a salvar a nuestra familia».