CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
China

El enfrentamiento fronterizo entre China y la India dejó al menos 20 soldados indios muertos

Por James Griffiths, Swati Gupta, Ben Westcott, Rob Picheta

(CNN) –– Al menos 20 soldados indios murieron tras un “enfrentamiento violento” con tropas de China a lo largo de la frontera de facto entre ambos países en el Himalaya a última hora este lunes, según informó el Ejército de la India en un comunicado.

El incidente ocurrió durante un “proceso de desescalada” en curso en el valle de Galwan, ubicado en el área disputada de Aksai Chin-Ladakh, donde se informa que se ha ido acumulando un gran número de soldados a ambos lados de la frontera durante semanas, antes de que comandantes militares de alto rango comenzaran conversaciones a principios de este mes.

El ejército de la India informó previamente que tres soldados murieron, pero este martes agregó que otros 17 uniformados “que resultaron gravemente heridos en el cumplimiento de su deber en el lugar, y fueron expuestos a temperaturas bajo cero en el terreno de gran altitud, han sucumbido a su lesiones”.

Estas muertes son las primeras bajas militares en más de 40 años en la disputada frontera de los dos países.

Según el comunicado previo del Ejército de la India, hubo pérdida de vidas “en ambos lados”, pero no se especificó la cifra de muertes del lado de China.

Militares de alto rango de ambas partes se reúnen actualmente para apaciguar la situación, agregó el pronunciamiento.

“India y China han estado discutiendo a través de canales militares y diplomáticos la desescalada de la situación en la zona fronteriza del este de Ladakh”, informó este martes Anurag Srivastava, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de la India.

Srivastava añadió que comandantes de alto rango “acordaron un proceso para dicha desescalada” durante una “reunión productiva” el sábado 6 de junio, y que los comandantes en tierra se reunieron para la implementación.

“Aunque esperábamos que esto se desarrollara sin complicaciones, la parte china se apartó del consenso para respetar la Línea de Control Actual (ALC) en el Valle de Galwan”, sostuvo el portavoz en el comunicado.

“Las dos partes sufrieron bajas que podrían haberse evitado si el acuerdo en el nivel superior se hubiera seguido cuidadosamente por la parte china”, añadió.

“Debido a su enfoque responsable para el manejo de fronteras, la India tiene muy claro que todas sus actividades están siempre dentro del lado indio de la ALC. Esperamos lo mismo por parte del lado chino. Continuamos firmemente convencidos de la necesidad de mantener la paz y la tranquilidad en las áreas fronterizas y de la resolución de diferencias a través del diálogo. Al mismo tiempo, también estamos firmemente comprometidos a garantizar la soberanía y la integridad territorial de la India”, completó.

El ministro de Defensa de la India, Rajnath Singh, se reunió con el ministro de Asuntos Exteriores, el jefe de personal de defensa y los jefes del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea para revisar la “situación operativa en el este de Ladakh” este martes, indicó el Ejército.

Durante una conferencia de prensa habitual este martes, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China Zhao Lijian dijo que el lunes “las tropas indias violaron seriamente nuestro consenso y cruzaron dos veces la frontera para actividades ilegales, y provocaron y atacaron al personal chino, lo que condujo a graves conflictos físicos entre las dos partes”.

“China ha presentado una fuerte protesta y representación ante el lado de la India, y una vez más le pedimos solemnemente al lado de la India que siga nuestro consenso y regule estrictamente sus tropas de primera línea, y no cruce el límite y no provoque problemas ni realice unilateralmente movimientos que pueden complicar las cosas”, agregó Zhao.

“Ambos acordamos resolver este problema a través del diálogo y las consultas y hacer esfuerzos para aliviar la situación y mantener la paz y la tranquilidad en la zona fronteriza”, añadió.

Zhao no comentó si hubo víctimas chinas.

El Ejército Popular de Liberación de China emitió un comunicado durante la noche de este martes en el que pidió al Ejército de la India que detenga de inmediato lo que llamó “acciones provocativas» y que “resuelva el problema a través de la vía correcta del diálogo y las conversaciones”.

“La soberanía de la región del valle de Galwan siempre ha pertenecido a China”, sostuvo Zhang Shuili, portavoz del Comando Western Theater, en un comunicado publicado en el sitio web del Ministerio de Defensa de China. “Las tropas de India violaron su compromiso, cruzaron la frontera para actividades ilegales y lanzaron deliberadamente ataques provocativos”.

Zhang agregó que el “serio conflicto físico entre las dos partes” había “resultado en bajas”.

Una pancarta militar india junto a una carretera en Ladakh en 2012. La región comparte una frontera con China y Pakistán.

“Pedimos solemnemente al lado de la India que regule estrictamente a sus tropas de primera línea, detenga de inmediato toda infracción y acciones provocativas, vaya en la misma dirección de China y regrese a la vía correcta de diálogo y conversaciones para resolver las diferencias”, se lee en el comunicado.

Las muertes de este lunes son las primeras bajas militares a lo largo de la frontera en disputa en más de cuatro décadas, según dijeron expertos de defensa de la India a CNN.

“No hemos tenido víctimas en la Línea de Control Actual durante al menos 45 años”, indicó Happymon Jacob, profesor asociado y analista político de la Universidad Jawaharlal Nehru de Nueva Delhi. “Esto es quizás un punto de inflexión. Este es tal vez el comienzo del fin de la relación que India ha disfrutado con China durante 45 años”, añadió.

El exjefe del Estado Mayor del Ejército de la India, el general Bikram Singh, también le confirmó a CNN que este es el primer incidente mortal en los últimos 45 años.

Las tensiones han estado aumentando en el Himalaya a lo largo de una de las fronteras terrestres más largas del mundo desde el mes pasado, con Nueva Delhi y Beijing acusándose mutuamente de sobrepasar la Línea de Control Actual (LAC) que los separa. El territorio ha sido disputado durante mucho tiempo, estallando en numerosos conflictos menores y disputas diplomáticas desde una guerra sangrienta entre los dos países en 1962.

La Línea de Control Actual se extiende entre Aksai Chin, controlado por los chinos, y el resto de la disputada región de Jammu y Cachemira.

La línea fronteriza aproximada fue el resultado de la disputa fronteriza entre la India y China en 1962, pero ninguna de las partes está de acuerdo exactamente sobre dónde está ni cuán extensa es.

Aksai Chin es administrado por China como parte de Xinjiang, pero también es reclamado por el gobierno indio como parte de Ladakh.

La acumulación de soldados reportada dejó a muchos preocupados por el potencial de una confrontación, particularmente porque tanto los medios chinos como los indios han publicado llamados nacionalistas a la acción.

Tanto el presidente de China, Xi Jinping, como el primer ministro de la India, Narendra Modi, han obtenido apoyo público en gran parte sobre el nacionalismo y una promesa de futura grandeza. Esto a menudo se traduce en una retórica agresiva, particularmente cuando se usa para una audiencia nacional.

Tal enfoque se evidenció en la cobertura china de las maniobras del Ejército Popular de Liberación de China en el Himalaya. Igualmente, a pesar de los llamados públicos de Delhi para aliviar las tensiones, las principales figuras del gobierno indio han tenido un tono agresivo, con el ministro de Asuntos Internos, Amit Shah, diciendo en un mitin del gobernante Partido Bharatiya Janata (BJP) a principios de este mes que “cualquier intrusión en las fronteras de la India será castigada”.

“Algunos solían decir que Estados Unidos e Israel eran los únicos países dispuestos y capaces de vengar cada gota de sangre de sus soldados”, dijo Shah. “(Modi) ha agregado a la India a esa lista”.

En un texto para CNN este mes, el general indio retirado Bikram Singh dijo que parte del problema es que la frontera de facto, ALC, está mal definida.

“En lo estratégico y los niveles operativos, ambos ejércitos han mostrado moderación”, dijo. “Sin embargo, a nivel táctico, los enfrentamientos se producen debido a las diferentes percepciones de dónde está la frontera real, ya que la ALC no está delineada en el terreno. Si bien los enfrentamientos se resuelven localmente, los relacionados con la construcción de infraestructura, como carreteras y fortificaciones de defensa, invariablemente toman más tiempo y requieren una combinación de iniciativas militares y diplomáticas”.

En comentarios antes del choque más reciente, la exsecretaria de Relaciones Exteriores de la India Nirupama Rao dijo que esperaba que la crisis actual no condujera a un abandono de las largas negociaciones diplomáticas sobre el territorio en disputa.

“Incluso si las tensiones aumentan y los ánimos se debilitan, harían bien en recordar que tienen que seguir manejando sus diferencias de manera adulta porque los enfrentamientos armados y los combates militares pueden tener repercusiones extremadamente graves para la estabilidad de la región que va más allá del ámbito de la relación puramente bilateral entre los dos países”, sostuvo.

Manveena Suri, Vedika Sud, Shawn Deng, Sugam Pokharel, Isaac Yee y Carly Walsh, todos de CNN, contribuyeron a este informe.