CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

La «broma» de Trump sobre las pruebas de coronavirus expone su negligencia en medio de un aumento de cifras del virus

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — A medida que la pandemia de coronavirus aumenta en los estados que aceptaron el llamado del presidente a aperturas tempranas y agresivas, Donald Trump se está burlando de las mismas medidas que podrían mitigar una crisis que constantemente niega.

Trump dijo en un mitin del fin de semana que le había dicho a su personal que redujera la velocidad de las pruebas de la enfermedad, que ahora ha matado a casi 120.000 estadounidenses, para ocultar el descubrimiento de más casos. Las afirmaciones de sus asesores de que estaba bromeando no disminuyen los motivos cuestionables detrás del comentario.

Mientras tanto, Trump también ayudó a convertir el uso de mascarillas, que se ha demostrado ralentiza la transmisión de la enfermedad, en un problema de guerra cultural. Y su mitin en Oklahoma, el sábado por la noche, fue una reprimenda de la noción de distanciamiento social, a pesar de que, irónicamente, su multitud más pequeña de lo esperado habría hecho posibles tales prácticas. Los expertos en salud advierten que los picos de infecciones en estados como Florida y Arizona, que registraron nuevos máximos en las tasas diarias de infección durante el fin de semana, están siendo impulsados por la disminución de la voluntad del público de evitar grandes reuniones y una reticencia a usar máscaras.

¿Qué mensaje sobre el racismo manda Trump al ir a Tulsa? 2:01

El pobre ejemplo del presidente representa un esfuerzo típico para dividir a los estadounidenses y resaltar las divisiones sobre temas específicos para su propio beneficio político. Pero a la larga, además de poner en riesgo miles de vidas, es contraproducente, ya que un esfuerzo más estricto para evitar aumentos en las infecciones a medida que se abren los estados probablemente promovería la rápida recuperación económica en la que Trump está financiando una campaña de reelección, que tiene se metió en problemas en las últimas semanas.

Nuevos casos del nuevo coronavirus están aumentando en 23 estados, según cifras de la Universidad Johns Hopkins. La enfermedad es constante en 10 estados y cae en 17. Los datos sugieren que la pandemia en Estados Unidos todavía no está bajo control, cinco meses después de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades anunciaran el primer caso en suelo estadounidense.

publicidad

Al ignorar o tratar de evitar las infecciones crecientes, la Casa Blanca está revelando efectivamente que no tiene los planes ni la inclinación para luchar agresivamente contra la peor crisis de salud pública en un siglo, con Estados Unidos sin ver las fuertes caídas de infecciones después de alcanzar su punto máximo que otras naciones industrializadas importantes han visto.

Otra semana comienza con una Casa Blanca en crisis

La Casa Blanca comienza una nueva semana en una tormenta típica de controversia, exacerbada por la decisión de Trump de celebrar un mitin, que podría convertirse en un evento superdifusor durante una pandemia y la medida de su gobierno de despedir a Geoffrey Berman, un fiscal superior en Nueva York, generó nuevas preocupaciones sobre su respeto por el estado de derecho y la independencia del sistema de justicia. Trump se despertó el lunes y se lanzó a una diatriba frenética y capitalizada en Twitter alegando, contra toda evidencia disponible, que la votación por correo causa fraude generalizado e intromisión extranjera en las elecciones.

Un asesor de Trump le dijo a CNN que el presidente está «muy» molesto por la participación en el mitin del sábado por la noche. Los donantes y amigos del presidente estuvieron furiosos el domingo a raíz de la escasa asistencia de Trump este fin de semana, dijo una persona involucrada en la reelección.

Mientras tanto, el virus todavía está en su apogeo, y el Gobierno no parece estar en la misma página sobre si habrá una segunda ola de la enfermedad en el otoño boreal . A pesar de que el asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, le dijo a Jake Tapper, de CNN, en el programa «State of the Union», que la Casa Blanca se está preparando para una segunda ola, el vicepresidente Mike Pence ha culpado a los medios de comunicación por incitar al «pánico» en ese frente.

¿Qué mensaje sobre el racismo manda Trump al ir a Tulsa? 2:01

Los esfuerzos lentos de la administración para aumentar las pruebas de coronavirus, al comienzo de la pandemia, empeoraron el impacto de la enfermedad. Y aunque el número de pruebas realizadas ahora ha alcanzado los 25 millones, la cifra está muy por debajo de los millones de pruebas semanales que los expertos en salud dicen que se necesitan para identificar la verdadera propagación de la enfermedad y rastrear y aislar a los infectados.

La controversia sobre los comentarios de Trump sobre las pruebas completó un miserable fin de semana que, supuestamente, le daría impulso al presidente, pero en cambio dejó al descubierto sus debilidades políticas, incluido su hábito constante de decir cosas salvajes que restan valor a su propia campaña. El presidente está enojado, informó CNN, acerca de la pobre multitud de alrededor de 6.200 personas que se presentaron a su mitin en Tulsa después de pasar la semana entera diciendo que la asistencia sería récord.

Durante su mitin, el sábado por la noche, Trump hizo la sorprendente afirmación de que le había dicho a su personal que redujera la velocidad de las pruebas para ocultar el verdadero alcance de la enfermedad. Y no es la primera vez que sugiere eso.

«Saben que las pruebas son un arma de doble filo», dijo Trump, el sábado. «Aquí está la parte mala … cuando hacen las pruebas hasta ese punto, vas a encontrar más personas; vas a encontrar más casos. Así que le dije a mi gente, por favor, ralentiza las pruebas».

No está claro si los funcionarios ralentizaron las pruebas en un momento en que afirmaban que lo estaban acelerando y proclamaban falsamente que Estados Unidos era un líder mundial en pruebas. Un funcionario del Gobierno le dijo a CNN que Trump estaba «obviamente bromeando». En «State of the Union», el domingo, Navarro también dijo que el presidente bromeó.

«Vamos, eso era una broma», le dijo Navarro a Tapper. «Fue un momento ligero para él en el mitin».

Pero por qué el presidente estaría bromeando sobre el esfuerzo de hacer pruebas en medio de una pandemia que ha matado a miles de estadounidenses y reveló que las responsabilidades de su propia administración son un misterio. Si estaba hablando en broma, el comentario en sí mismo reflejaría la manera frívola en que se ha acercado a la pandemia y su propio rechazo a los pasos científicos que podrían mejorar la situación.

El secretario interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf, argumentó que Trump estaba enojado con la prensa por su cobertura (objetivamente correcta) de los crecientes casos de nuevas infecciones por coronavirus.

«Lo que escuchó del presidente fue frustración: la frustración en el sentido de que estamos probando, creo que hemos evaluado a más de 25 millones de estadounidenses. Hemos hecho más pruebas que cualquier otro país en este mundo», dijo Wolf en «Face the Nation», de CBS, el domingo. «En cambio, la prensa y otros, en lo que solo quieren enfocarse es en un recuento creciente de casos».

Las declaraciones de Trump provocaron una reprimenda inmediata de la campaña del casi seguro candidato demócrata Joe Biden.

«Este es un intento atroz de disminuir los números solo para que se vean bien», dijo Symone Sanders, uno de los principales asesores de Biden, en «Fox News Sunday».

«Eso es lo que se recordará mucho después de la debacle de un mitin la noche anterior: la admisión del presidente de que retrasó las pruebas para su beneficio político».

Miles y miles de contagios, ¿qué pasa en la Florida? 2:26

Aumento de las tasas de infección

Los expertos en salud pública reaccionaron con incredulidad a los comentarios de Trump sobre las pruebas.

«Esto es increíblemente frustrante para los millones de estadounidenses que se han enfermado y no han podido hacerse las pruebas. Tiene que ser increíblemente frustrante para las personas que han perdido familias en hogares de ancianos, porque no hemos podido hacer las pruebas a los residentes y trabajadores de hogares de ancianos, o trabajadores de plantas empacadoras de carne. Desafortunadamente, esto no es una broma», le dijo, el domingo, a CNN Ashish Jha, director del Harvard Global Health Institute.

En «Meet the Press», de NBC, Michael Osterholm, director del Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota, dijo que la pandemia era como un «incendio forestal» que podría no disminuir y se estaba exacerbando por la falta de una estrategia de la Casa Blanca.

«En este punto, realmente no tenemos un plan nacional que realmente reúna lo que estamos tratando de hacer. Tenemos 50 estados diferentes, el Distrito de Columbia, los territorios, todo con su propio plan», dijo Osterholm. «Estamos en el 70% del número de casos hoy que estábamos en el apogeo de los casos de pandemia a principios de abril, y sin embargo, no veo ningún tipo de instrucción del tipo ‘aquí es donde tenemos que ir, este es el esfuerzo que necesitamos hacer para llegar allí, y ese es uno de nuestros desafíos'».

Las nuevas críticas a la pobre respuesta de la administración a la pandemia coincidieron con nuevas pruebas alarmantes de que la enfermedad está avanzando en los estados del sur y oeste del país. Funcionarios de salud de Arizona reportaron 2.592 nuevas infecciones, el domingo. El total de casos del estado casi se ha duplicado en 14 días. El condado de Tulsa, que organizó la manifestación de Trump, informó de otro nuevo récord diario de casos de coronavirus con 143 en las últimas 24 horas. Florida reportó 3.000 casos más de covid-19, el domingo, después de alcanzar un nuevo máximo diario de más de 4.000 nuevas infecciones, el día anterior.

Los funcionarios en Florida, Carolina del Sur, Georgia, Texas y otros estados informan que una mayor proporción de personas más jóvenes están dando positivo por el virus. Si bien las personas más jóvenes generalmente experimentan síntomas menos graves de covid-19 que las mayores, pueden transmitirlo a otros y los datos son alarmantes porque sugieren que el distanciamiento social y el enmascaramiento se están desmoronando.

Sin embargo, el presidente se ha negado a usar una mascarilla en público y ha sido ambivalente al menos sobre su uso, y sus partidarios conservadores han retratado el uso de máscaras como un intento de los liberales y elitistas de infringir las libertades básicas de los estadounidenses. Si el presidente modelara el uso de mascarillas, o argumentara que podría ser un inconveniente temporal que podría ayudar a todos a reanudar la vida normal antes, podría tener una gran influencia, dada la importancia de su plataforma y su influencia sobre sus seguidores.

«El mejor portavoz sería el presidente», dijo la alcaldesa de Phoenix, Kate Gallego, demócrata, a Wolf Blitzer, de CNN, antes del evento de Trump en la ciudad el martes.

«Si él les dijera a todos en el mitin que era importante usar mascarillas, creo que lo harían», dijo Gallego. «Por favor, envíen la señal más fuerte a todos: necesitan lavarse las manos, deben usar máscaras y deben quedarse en casa si tienen alguna duda sobre si están enfermos».

Aunque la campaña de Trump entregó mascarillas en el mitin del sábado, pocas personas en la multitud parecían llevarlas puestas. Los altos funcionarios que viajaron con el presidente en su mayoría y ostentosamente se negaron a usar una. Esto, a pesar del hecho de que seis empleados de la campaña enviados para preparar la concentración dieron positivo por el virus antes de que llegara el presidente.

— Jim Acosta y Sarah Westwood de CNN contribuyeron a este informe.