CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
George Floyd

Marcha por la muerte de Andrés Guardado a manos de la policía terminó con disparos de balas de goma contra los manifestantes

Por Paul Vercammen, Hollie Silverman

Compton, California (CNN) — Una marcha por un joven hispano de Los Ángeles que murió a manos de agentes del sheriff la semana pasada terminó con un enfrentamiento entre la policía y manifestantes el domingo en Compton.

Más temprano en el día, familiares de Andrés Guardado se reunieron en Gardena para conmemorar su vida y pedir justicia por su muerte.

Después de realizar la marcha de 6 kms hasta la estación del sheriff en Compton, las tensiones entre manifestantes y agentes se desbordaron.

Cuando las autoridades pidieron a un gran grupo que retrocediera, muchos huyeron solo para recibir gases lacrimógenos y ser golpeados con balas de goma en los escalones de la oficina del sheriff.

Una manifestante, que dio el nombre de Five Kisses, dijo que marchó para mostrar la unidad entre los negros y la gente de piel morena, y pedir respuestas en la muerte de Guardado.

Ella dijo que mientras trataba de alejar a otros asistentes de la policía, ella y otros fueron alcanzados por balas de goma.

publicidad

«Traté de que regresaran. Ellos simplemente no paraban de disparar», dijo, «y ahora aquí estamos: recibiendo disparos, gases lacrimógenos. Y se supone que debemos estar aquí en memoria de Andrés».

Un equipo de CNN en la escena fue testigo de la detención de varias personas luego del incidente.

MIRA: Así vivió Atlanta el Juneteenth con el caso Rayshard Brooks resonando en las protestas

El incidente se produce cuando las protestas contra la brutalidad policial y los llamados a la reforma y al retiro de fondos resuenan en todo Estados Unidos tras la muerte de George Floyd en Minneapolis el mes pasado.

Como resultado, se ha puesto un mayor escrutinio en la policía y su manejo de tiroteos fatales. La muerte de Guardado no es diferente.

Las preguntas que rodean el tiroteo permanecen

Guardado, de 18 años, fue abordado el jueves por agentes que lo vieron frente a un negocio en West Redondo Beach Boulevard, dijo el capitán de la Oficina de Homicidios del Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles, Kent Wegener, durante una conferencia de prensa el sábado.

Guardado «según los informes, miró hacia los agentes» y «sacó una pistola» antes de correr por el camino de entrada del negocio, dijo Wegener.

Fue perseguido por los agentes, uno de los cuales disparó seis veces.

Guardado fue declarado muerto en la escena después de recibir un disparo en la parte superior del torso, según Wegener.

MIRA: «Solo quiero vivir»: canción viral en homenaje a George Floyd

El forense del condado de Los Ángeles le dijo a CNN que hay una autopsia pendiente.

Una pistola semiautomática calibre .40 sin número de serie y un cargador extendido ilegal cargado con 13 balas fue recuperada en el lugar, dijo Wegener.

El primo de Guardado, Steve Abarca, dijo a CNN el domingo que «nunca supo que tuviera ningún tipo de arma».

Wegener dijo que estaba al tanto de los informes de que Guardado podría haber estado trabajando como guardia de seguridad pero que no llevaba uniforme ni tenía la edad legal para trabajar como guardia de seguridad armado en el estado de California.

Los investigadores obtuvieron órdenes de allanamiento y recogieron cámaras de la escena, pero aún están trabajando para determinar si hay algún video del tiroteo.

Los agentes involucrados no portaban cámaras sobre el cuerpo, lo que llevó al sheriff Alex Villanueva a resaltar la importancia del uso de esos dispositivos en estas situaciones.

Cuando CNN llegó el domingo, el Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles no tenía más actualizaciones sobre el caso.

«Era un bebé, era un bebé», dijo con lágrimas a CNN Celina Abarca, otra prima de Guardado, el domingo. «No sé, todavía no es real. Cierro los ojos y espero y rezo para que realmente no esté pasando».

«Solo queremos respuestas», dijo Celina Abarca.

Mitchell McCluskey y Dakin Andone contribuyeron a este informe. Paul Vercammen informó desde Compton, California, y Hollie Silverman escribió desde Atlanta.