CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

OPINIÓN | Lo que dicen los números de asistencia del evento de Trump en Tulsa

Por Dean Obeidallah

Nota del editor: Dean Obeidallah, abogado, es el presentador del programa diario de radio SiriusXM «The Dean Obeidallah Show» y columnista de The Daily Beast. Síguelo en @DeanObeidallah. Las opiniones expresadas en este comentario son propias del autor. Ver más artículos de opinión en CNNE.com/opinion

(CNN) — A Donald Trump le encantan las manifestaciones de campaña, la cobertura positiva de los medios y no ser el blanco de bromas. Según esas métricas, la reunión de Trump el sábado en Tulsa, la primera desde el brote de covid-19, fue un gran fracaso en todos los aspectos.

Primero, el número de asistentes. Lo que se suponía que iba a ser la reunión de campaña soñada de Trump donde las multitudes se desbordarían, en un estado que ganó en 2016 por la friolera de 36 puntos (65% a 29%), se convirtió en una pesadilla.

La campaña de Trump se había jactado de la demanda masiva de boletos, y dijo que no solo llenaría el lugar de 19.000 asientos, sino que causaría multitudes tan grandes que necesitaban construir un escenario al aire libre para los que quedaran afuera.

Sin embargo, el sábado por la noche, solo alrededor de un tercio de la arena estaba llena, y el jefe de bomberos de Tulsa estimó que asistieron aproximadamente 6,200 personas. Dada la escasa participación, la campaña de Trump también se vio obligada a cancelar el evento de afuera, no sin antes echar a rodar la historia sin fundamento de que los manifestantes habían asustado a los partidarios de Trump.

El discurso / actuación de Trump se sumó a su propia noche de pesadilla cuando mostró a sus fanáticos cómo podía beber un vaso de agua con una mano. (En serio.) Trump primero arremetió contra los medios de comunicación por sugerir que tenía problemas de salud porque había usado las dos manos para llevarse un vaso a la boca mientras dirigía unas palabras en la ceremonia de graduación de West Point una semana antes. Después de beberse el vaso con agua con una sola mano en Tulsa, arrojó desafiante el vaso vacío al escenario, provocando vítores de la multitud de «¡Cuatro años más!» Todo lo que faltaba era que Trump imitara «Saturday Night Live» gritando: «¡En vivo, desde Nueva York, sábado en la noche!»

publicidad

Como era de esperar, el acto electoral provocó titulares negativos e innumerables bromas a expensas de un susceptible Trump. Una pequeña muestra del alud de reportes fue desde «Trump se reúne en el estado rojo de EE.UU. y enfrenta un mar de asientos azules vacíos» hasta «La multitud de Trump en Tulsa se volvió loca después de que demostró que podía beber un vaso de agua con una mano «.

En su red social preferida, Twitter, fue peor. Allí, una tendencia justo detrás del «Día del padre» del sábado por la noche al domingo por la mañana, fueron las bromas a expensas de Trump, muchas de las cuales incluían los hashtags, «Everyones Laughing At You Donald» y «Trump Rally Fail». Puede haber habido más bromas dirigidas a Trump en Twitter que las personas que asistieron a su mitin.

Algunos de los tuits más entretenidos incluyen uno del legendario periodista Dan Rather, quien escribió: «Cómo comunicarse con Sean Spicer para estimar los asistentes en Tulsa», una referencia a cómo Spicer, el primer secretario de prensa de Trump, mintió sobre la participación en la ceremonia inaugural de la presidencia de Trump.

La cantante y compositora Pink se burló de Trump y tuiteó a sus 32 millones de seguidores: «Creo que vendí esa misma cantidad de entradas en cinco minutos». El congresista demócrata David Cicilline tuiteó: «Este es el Fyre Fest del presidente Trump». (El festival de música Fyre 2017 fue un fracaso notorio).

El representante demócrata Ted Lieu, de California, en referencia a un video que muestra la escasa asistencia, ofreció uno de los mejores tweets:

«¿Por qué tantos asientos vacíos en el #TrumpsCoronavirusRally?

A. Comprobar que no vale la pena morir por @POTUS

B. La base de @ realDonaldTrump se encogió tanto que ni siquiera puede llenar un estadio en un estado rojo

C. La campaña mintió sobre cuántas personas obtuvieron boletos

D. “Knives Out” ahora está disponible en Amazon Prime »

Un presidente equilibrado se reiría de todo esto. Pero no tenemos uno de esos. Tenemos a Trump. Y una constante sobre Trump incluso antes de postularse para presidente es que odia ser el blanco de las bromas. Este es el mismo individuo que en 2013 arremetió en Twitter contra el entonces presentador del Daily Show Jon Stewart y ese mismo año planeó demandar a Bill Maher por US$ 5 millones por una broma del comediante diciendo que Trump era un “engendro resultado de la relación de su madre con un orangután «. Trump continuó criticando a los presentadores de los programas de televisión de la noche como candidato presidencial y luego ya en la Casa Blanca, incluso pidió que se cancelara «Saturday Night Live» y sugirió que fuera “penado”.

Trump pudo simplemente haber pospuesto una manifestación que no era más que una celebración del egoísmo y el ego durante el tiempo de la pandemia de covd-19, especialmente luego de que una encuesta de Fox News el viernes encontrara que solo el 23% de los estadounidenses pensaba que realizar un acto político en este momento, era una buena idea, en comparación con casi el 60% que pensaba lo contrario.

Pero ese no es Trump. Parece que no tiene ningún problema en sacrificar la salud de los estadounidenses, incluso sus partidarios, si cree que eso le ayudará a ganar la reelección. La pregunta más importante es si la anémica participación de Tulsa se debió al miedo al coronavirus, o a que la base de Trump finalmente comprendió que solo se preocupa por sí mismo.