CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

El fracaso del manejo de la pandemia por parte de Trump ahora está afectando directamente su campaña de reelección

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — El presidente Donald Trump ahora está pagando un precio directo y personal por negar la pandemia: el posible abandono de lo que más le importa, las manifestaciones estridentes que definieron su ascenso político y son cruciales para sus esperanzas de reelección.

Trump pasó el fin de semana furioso por la decepcionante asistencia a su evento en Oklahoma el sábado por la noche según informes de CNN. Sus esperanzas de un regreso a tiempo completo a la campaña electoral recibieron otro golpe con la noticia de que ocho empleados y dos agentes del Servicio Secreto en el evento dieron positivos por coronavirus.

Los resultados de la prueba son resultado de la arriesgada decisión de Trump de seguir adelante con una manifestación en un lugar cerrado que los médicos temen que se convierta en un evento infeccioso de superpropagador en un momento aún peor. También muestran cómo el virus, que ahora avanza por los estados del sur y el oeste a pesar de la insistencia de Trump de que Estados Unidos ya “prevaleció” en la lucha, está teniendo un impacto desastroso en la narrativa del “Gran regreso estadounidense” que es el centro de su campaña de reelección.

Trump dijo que pidió retrasar las pruebas de covid-19 2:15

Lejos de aliviar el daño político causado por el virus, Trump sigue exacerbándolo. El lunes dio nueva vida a una controversia causada por su comentario del sábado de que le dijo a su personal que redujera la velocidad de las pruebas del virus para evitar descubrir nuevos casos, lo que en sí mismo reflejaba su negligencia al responder a una pandemia que ahora ha matado a más de 120.000 estadounidenses.

Después de que la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, ofreciera la dudosa excusa de que Trump estaba hablando en “broma”, el presidente cavó un hoyo más profundo durante una entrevista con Christian Broadcasting Network.

Trump, quien describió su comentario como “semibroma”, continuó argumentando que el problema en Estados Unidos no es que el virus esté tan extendido, sino que las pruebas siguen descubriendo cuán profundamente ha penetrado en la comunidad.

“En lugar de 25 millones de pruebas, digamos que hicimos 10 millones de pruebas, pareceríamos que nos está yendo mucho mejor porque tendríamos muchos menos casos. Lo entiendes. No haría eso, pero diré esto: hacemos mucho más que otros países; eso nos hace quedar mal, pero en realidad estamos haciendo lo correcto”, dijo Trump.

Los comentarios parecen desencadenar otra nueva tormenta política que complicará aún más los intentos del equipo de campaña del presidente de recuperarse después de la vergüenza del sábado. El equipo de campaña ahora está considerando lugares más pequeños para los eventos de Trump —una medida que seguramente lastimaría al ego del comandante en jefe— o lugares al aire libre donde los partidarios podrían sentirse más cómodos.

Los límites en la campaña serían intolerables para cualquier presidente que busque la reelección. Para Trump, un estilo tan estrecho sería aún peor, dada la importancia de sus grandes manifestaciones en su identificación política y el papel de aumento de la moral que cumplen para un presidente que es un outsider en Washington.

Una base sólida

Usuarios de Tiktok plantan a Trump 0:58

No hay duda de que el presidente tiene un fuerte control sobre los votantes republicanos: la renuencia de los senadores republicanos a reprenderlo por su último comentario racista —cuando llamó al coronavirus que se originó en China “la gripe kung”—es prueba de eso.

Y Fox News dijo que el regreso de Trump al camino aseguró su mayor audiencia televisiva el sábado por la noche en su historia, sugiriendo que si bien algunos fanáticos de Trump podrían haber estado preocupados por el virus, su ausencia de Tulsa no se redujo a un entusiasmo disminuido.

Trump siempre ha desafiado la gravedad política, y el efecto de meses de bloqueos y órdenes de confinamiento hace que sea aún más difícil de lo habitual que los analistas políticos obtengan una evaluación sólida sobre cuánto del país ahora ve al presidente.

Pero la controversia de la manifestación apunta a desafíos políticos más fundamentales que enfrenta Trump mientras sigue detrás del exvicepresidente demócrata Joe Biden en las encuestas y el virus aprieta su control sobre casi la mitad del país.

Donald Trump se derrumba en las encuestas 5:15

El evento del sábado por la noche tenía la intención de enviar una señal de que el peor peligro de la pandemia ha pasado y de que Estados Unidos está en el camino de regreso. En cambio, sugirió que incluso los partidarios de Trump que eligieron no aparecer en un evento bajo techo que traía el riesgo de infección, aún no pueden creer el mensaje central de la campaña de su héroe.

Con cada posibilidad de que miles de estadounidenses mueran antes de las elecciones, Trump debe enfrentar la posibilidad de que su negación y mala gestión de la pandemia que dejó al país mal preparado para una mortal crisis de salud pública se esté convirtiendo en una piedra en el zapato que su campaña nunca podrá sacudirse.

Ataques abrasadores

John Bolton describe por qué no votará por Trump 1:37

La respuesta del presidente a esas miserables 48 horas fue típica: un ataque frontal. Su objetivo fue Biden y los demócratas, lo que demuestra su tenacidad feroz de una manera que también insinuó preocupación en su círculo íntimo.

Trump disparó una serie de afirmaciones abrasadoras en Twitter, que de hecho no tienen base, diciendo que la votación por correo que están considerando muchos estados conducirá a un fraude masivo e interferencia extranjera en las elecciones de noviembre.

El equipo del presidente siguió con una nueva ofensiva contra las facultades mentales y de salud de Biden. Afirmaron que la decisión del exvicepresidente de apegarse a la convención y solo inscribirse en los tres debates presidenciales oficiales en el otoño boreal, y no en los encuentros adicionales que Trump exige, muestra que el exvicepresidente tiene miedo de asumir el cargo de presidente. La táctica fue un regreso al esfuerzo por definir a Biden como no apto para servir como presidente, que parece no parece estar funcionando, si se miran las encuestas estatales.

Trump también regresó al lugar seguro al que a menudo regresa cuando tiene problemas políticos: política de inmigración de línea dura, firmando un decreto que restringe aún más la inmigración legal.

El martes, Trump se dirigirá a Arizona para recorrer una sección de su muro fronterizo que fue tan fundamental para su llamamiento a los partidarios de la base conservadora en su primera campaña electoral presidencial.

Las acciones del presidente fueron todas tácticas agresivas que podrían atraer a sus partidarios más entusiastas. En conjunto con el mitin de la campaña del sábado que contenía desviaciones serpenteantes, espléndidos elogios, racismo casual y desinformación, fue difícil ver cómo atraerían a los votantes vacilantes que no pertenecen a la base de Trump.

El viaje a Arizona, si bien proporcionará forraje para la sección conservadora de vítores de los medios de comunicación de Trump, seguramente se verá ensombrecida por la batalla cada vez más intensa del estado contra el virus. El 21 de junio, el estado del Gran Cañón se encontraba entre los otros 10 estados en su mayoría ganados por Trump que vieron su promedio más alto de casos nuevos de coronavirus diarios, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

Mientras el presidente está fuera de la ciudad, dos de sus principales funcionarios de salud pública, el Dr. Robert Redfield, director del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, y el principal experto en enfermedades infecciosas del gobierno, el Dr. Anthony Fauci, testificarán ante una comisión de la Cámara de Representantes sobre la cada vez más grave situación en muchos estados.

Trump intentará dejar atrás las vergonzosas escenas de la noche del sábado cuando se dirija a un evento de “Estudiantes por Trump” en Arizona.

Se les ha dicho a los asistentes que traigan máscaras para el evento, pero no se les obligará a usarlas.

Los demócratas ya están tratando de explotar el comentario de Trump sobre la desaceleración de las pruebas en Oklahoma, describiéndolo como un emblema de un esfuerzo mal administrado para abordar un virus que causó el cierre de la economía.

“Hace dos noches en su diatriba, les dijo que dejaran de hacer las pruebas porque los números estaban subiendo … quiero decir, Dios mío”, dijo Biden en un evento de recaudación de fondos, según un informe de grupo el lunes.

— Kevin Liptak y Kaitlan Collins de CNN contribuyeron a este informe.