CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

OPINIÓN | El libro de Bolton emana desprecio por su antiguo jefe

Por Peter Bergen

Nota del editor: Peter Bergen es analista de seguridad nacional de CNN, vicepresidente de New America Foundation y profesor de práctica en la Universidad Estatal de Arizona. Su nuevo libro es «Trump and His Generals: The Cost of Chaos». Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más artículos de opinión en CNNe.com/opinion.

(CNN) –– Simplemente, no hay precedente de que un alto exfuncionario del gobierno publique un libro sobre un presidente en funciones tan contundente como el de John Bolton.

Para acercarse si quiera, debemos remontarnos tres décadas y media atrás a David Stockman, director de la Oficina de Administración y Presupuestos del presidente Ronald Reagan y su libro de 1986, The Triumph of Politics: Why the Reagan Revolution Failed, en el que hizo un retrato poco halagador de Reagan y sus asesores principales de la Casa Blanca.

Pero el libro de Bolton, The Room Where It Happened, hace que la obra de Stockman parezca una de las llamadas «cartas de amor» que el dictador norcoreano Kim Jong Un le ha enviado habitualmente al presidente narcisista Donald Trump.

La representación que hace Bolton de Trump es devastadora. Y será difícil para los partidarios de Trump pintarlo como un liberal, desde que se ofreció cuando era adolescente a trabajar en la campaña de Barry Goldwater, luego hizo una pasantía para Spiro Agnew y trabajó en las administraciones republicanas desde Reagan. Bolton también fue una presencia frecuente y belicosa en Fox News antes de unirse al gobierno de Trump. No es difícil entender por qué Trump ha tratado de bloquear la publicación del libro y lo ha calificado de mentira.

Algunos aliados de Trump han sugerido que Bolton, quien recibió supuestamente un anticipo de US$ 2 millones por el libro, está acumulando sus memorias con falsedades para vender libros.

Esto parece poco probable. Bolton ya está bastante bien, según sus declaraciones financieras de 2018, ganando más de medio millón de dólares al año solo de Fox News antes de unirse a la administración de Trump y poseer muchos millones de dólares en acciones y otras propiedades.

Puede haber una explicación más simple de por qué Bolton escribió su libro revelador, que se publica este martes. A diferencia de Trump, que nació con una cuchara de platino en la boca, Bolton es hijo de un bombero de Baltimore que, a fuerza de inteligencia y trabajo duro, fue a la Universidad de Yale y luego a la Escuela de Derecho de Yale. Posteriormente, Bolton dominó el enigma de la elaboración de políticas trabajando en niveles cada vez más altos en cuatro administraciones republicanas.

Independientemente de lo que pienses de su punto de vista, pasó una larga carrera estudiando los problemas que enfrentan quienes se encuentran en los niveles más altos del aparato de seguridad nacional, en contraste con Trump, quien no había tenido absolutamente ninguna preparación seria para las decisiones que tendría que tomar como presidente.

Un retrato despiadado

El desprecio personal de Bolton por Trump emana en casi todo el libro. En las memorias de más de 500 páginas es difícil encontrar un momento en el que Trump sea retratado con algún tipo de luz positiva.

De hecho, Trump tomó una acción que Bolton aprobó de todo corazón –– ordenar la operación a principios de enero contra el general iraní Qasem Soleimani, quien dirigía las operaciones militares de Irán en Medio Oriente–– pero no se menciona en las memorias de Bolton. Inmediatamente después del hecho, Bolton tuiteó: «Felicitaciones a todos los involucrados en la eliminación de Qasem Soleimani. Durante mucho tiempo, esto fue un golpe decisivo contra las actividades malignas de la Fuerza Quds de Irán en todo el mundo. Espero que este sea el primer paso para el cambio de régimen en Teherán».

Hubiera tenido tiempo de sobra para que Bolton incluyera elogios por la muerte de Soleimani en su manuscrito, ya que ocurrió muchas semanas antes del surgimiento total de la crisis de coronavirus en Estados Unidos, un tema que el exasesor de Seguridad Nacional cubre de forma devastadora. Cuando la crisis golpeó, según el libro de Bolton, «la silla detrás del escritorio de decisiones estaba vacía», refiriéndose al despacho del presidente en la Oficina Oval.

En algún punto, The Room Where It Happened es un derribo abrasador y amargo contra presidente, a quien Bolton describe como ignorante de hechos tan básicos como que el Reino Unido es una potencia nuclear; un comandante en jefe que parloteó en muchas de sus propias sesiones de información de inteligencia, que cambió su opinión constantemente ––»hicimos que una veleta pareciera el Peñón de Gibraltar”–– y que filtró todas sus decisiones a través de una lente electoral, incluso hasta el punto de alentar al presidente chino Xi Jinping a ayudarlo a ser reelegido al comprar más bienes de los agricultores estadounidenses. Bolton observa: «Estoy en apuros para identificar cualquier decisión importante de Trump durante mi periodo que no haya sido impulsada por cálculos de reelección».

En otro nivel, The Room Where It Happened es también una acusación mordaz de la incoherente política exterior de la administración de Trump en la que, por supuesto, Bolton desempeñó un papel protagónico como asesor de seguridad nacional, aunque a menudo en privado pensaba que gran parte de la política exterior de Trump se estaba descarrilando.

Bolton describe la política exterior de Trump de la siguiente manera: «Trump no estaba siguiendo ninguna gran estrategia internacional, ni siquiera una trayectoria consistente. Su pensamiento era como un archipiélago de puntos (como negocios inmobiliarios individuales) y nos dejaba a los demás discernir o crear política».

Trump fue engañado

Toma todas esas cartas de amor del «presidente Kim», como Trump a menudo se ha referido al dictador norcoreano en sus frecuentes tuits sobre él. Bolton, quien ha pasado una buena parte de su vida profesional trabajando en temas de control de armas, escribió en su memoria de 2007 Surrender is Not an Option que Corea del Norte «nunca renunciará a sus armas nucleares voluntariamente» y que cualquier promesa de hacerlo sería simplemente para levantar las sanciones en su contra. Bolton escribió que Corea del Norte «ha seguido este plan de juego muchas veces y tiene razones para creer que tendrá éxito en el futuro».

Muy bien, como las nuevas memorias de Bolton documentan ampliamente, el «presidente» Kim jugó con Trump, al presentarse a reuniones con él en Singapur en 2018 y al año siguiente en la zona desmilitarizada entre Corea del Norte y Corea del Sur que no fueron más que excelentes fotografías. Sin embargo, los norcoreanos no han hecho absolutamente nada para desnuclearizar, algo que durante décadas ha sido el objetivo fundamental de la política estadounidense sobre Corea del Norte.

En la reunión de Singapur, Bolton describe a Trump otorgando unilateralmente concesiones a Kim ––como la cancelación de ejercicios militares conjuntos entre Estados Unidos y Corea del Sur, una piedra angular desde hace mucho tiempo para contener al estado armado nuclearmente de Corea del Norte––  sin obtener nada a cambio. Bolton dice que Trump no consultó a ningún miembro de su gabinete cuando le dijo a Kim que los ejercicios serían cancelados, ocultándolo tanto al Pentágono como a Bolton.

Trump le dijo a Kim que Corea del Norte le estaba haciendo un gran favor a Estados Unidos porque cancelar los ejercicios «le ahorró mucho dinero a EE.UU.». Bolton escribe que cuando Trump hizo este comentario, «Kim estaba sonriendo ampliamente». El dictador jovial había calificado correctamente a Trump como UN blanco fácil.

Lo mismo para el presidente de Rusia Vladimir Putin, a quien Trump defendió en forma infame por encima de su propia comunidad de inteligencia cuando estuvo junto a Putin en una conferencia de prensa en Helsinki en julio de 2018 y dijo que creía en las afirmaciones del exoficial de la KGB de que Rusia no había interferido en las elecciones presidencial de Estados Unidos en 2016. Bolton describe cómo él y el entonces secretario general de la Casa Blanca de Trump John Kelly, quedaron «casi petrificados en nuestros asientos» cuando Trump hizo esta «herida autoinfligida» que condujo a una cobertura mediática «catastrófica».

Si a Trump le encanta inclinarse ante los dictadores, también le gusta abandonar a los aliados cercanos. El primer secretario de Defensa de Trump, Jim Mattis, describió a la OTAN como la alianza más exitosa en la historia moderna, pero en lugar de ver a la OTAN como una alianza mutua de autodefensa que sirve muy bien a los intereses estadounidenses, Trump la considera una constelación de países que están estafando a EE.UU.

Trump a menudo les dijo a Bolton y a otros asesores clave que planeaba retirarse de la OTAN, lo que tiene tanto sentido como cerrar la Reserva Federal, otro objetivo favorito de Trump.

Los países de la OTAN se han comprometido a gastar al menos el 2% de su PBI en gastos de defensa para 2024. Para Trump, países como Alemania que aún no han alcanzado este objetivo del 2% «nos deben una enorme cantidad de dinero», como dijo públicamente cuando visitó la sede de la OTAN en Bruselas en julio de 2018. De hecho, a Estados Unidos no se le «debe» nada de este dinero. En Bruselas, Trump agregó en buena medida que «Alemania está totalmente controlada por Rusia», una declaración extraña ya que los soviéticos alguna vez controlaron a Alemania Oriental durante la Guerra Fría, pero no lo habían hecho desde que cayó el muro de Berlín.

Lo que Estados Unidos gana con la alienación de Trump frente a los aliados cercanos, como Alemania, y la complacencia con enemigos estadounidenses de toda la vida como Putin nunca ha sido claro, y Bolton no explora en su libro qué daño a largo plazo pudo haber hecho Trump a las alianzas del país. Tampoco se involucra en una autorreflexión sobre por qué eligió servir y, en última instancia, habilitar a alguien tan caótico e incompetente como Trump.

El enfrentamiento con Irán

Bolton, que ha abogado públicamente por un cambio de régimen en Irán, estaba encantado de que Trump se retirara del acuerdo nuclear unas semanas después de que Bolton fuera nombrado asesor de Seguridad Nacional en marzo de 2018.

Bolton estuvo mucho menos contento cuando un avión no tripulado estadounidense de US$ 130 millones fue derribado por los iraníes en junio de 2019 y Trump canceló a último minuto un ataque de represalia planeado por el Pentágono contra las instalaciones militares de Irán. El presidente le dijo a Bolton que habría «demasiadas bolsas de cadáveres». Bolton cree que fue «la cosa más irracional que jamás haya visto hacer a un presidente».

De hecho, Trump probablemente mostró un buen juicio aquí ya que el avión no tripulado de Estados Unidos, por supuesto, no tenía personas a bordo, y matar soldados iraníes en el territorio probablemente habría provocado algún tipo de reacción escalada por parte del régimen iraní.

Con respecto a Afganistán, Bolton describe a Trump «constantemente» confundiendo al expresidente afgano Hamid Karzai y al actual presidente Ashraf Ghani, mientras perseguía una política incoherente de hacer que el Departamento de Estado negocie simultáneamente con los talibanes para reducir todas las tropas estadounidenses a cero, mientras que el Pentágono y Bolton planeaban mantener a miles de tropas estadounidenses en Afganistán para realizar misiones antiterroristas contra Al Qaeda e ISIS. Esta política incoherente continúa hasta nuestros días.

Ajuste de cuentas

Hay una buena cantidad de ajuste de cuentas en el libro. La exembajadora de Trump ante las Naciones Unidas Nikki Haley es descrita a Bolton por el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, como «liviana como una pluma». El yerno de Trump, Jared Kushner, es puesto a prueba por su fantasía de llevar la paz a Medio Oriente «donde fracasaron personas como Kissinger». Tanto el exsecretario de Defensa Jim Mattis como el actual secretario del Tesoro Steven Mnuchin son retratados como débiles. Los medios de comunicación son descritos invariablemente como una «mafia de la prensa».

Mientras tanto, en The Room Where It Happened Bolton siempre se posiciona como el tipo más inteligente. Un episodio que no sugiere que este fuera siempre el caso, fue el papel clave que desempeñó Bolton al tratar de expulsar del poder al cuestionado presidente de Venezuela Nicolás Maduro, respaldado por Cuba, en favor del presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, también reconocido como presidente encargado de Venezuela por más de 50 países. Todo el esfuerzo fracasó y Maduro continúa en el poder hoy.

En los tratos de Trump con Ucrania, que llevaron a su juicio político, Bolton dice que el presidente estaba convencido por la loca teoría de la conspiración de que «Ucrania era realmente responsable de llevar a cabo los esfuerzos de Moscú para hackear las elecciones estadounidenses». Parte de esa teoría de conspiración implica la descarada idea de que el servidor del Comité Nacional Demócrata que fue pirateado por los rusos se puede encontrar en Ucrania. Trump les dice a los miembros de su gabinete, incluido Bolton: «Quiero ese maldito servidor». Los estadounidenses ahora tienen un presidente que vive creyendo en teorías conspirativas.

Bolton le dijo a ABC News que escribió su libro para contar una «imagen completa» de lo que vio durante la administración de Trump, para que los lectores «tomen sus propias decisiones» sobre lo que significa.

En cinco meses, muchos de esos lectores que ya han convertido las memorias de Bolton en el mejor éxito de ventas de no ficción de Amazon en 2020, tendrán la oportunidad de hacerlo.