CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Opiniones

OPINIÓN | ¿Por qué estoy enviando a mi hijo al campamento de verano?

Por Rebecca Bodenheimer

Nota del editor: Rebecca Bodenheimer es escritora independiente y crítica cultural. Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente las de la autora. Ver más artículos de opinión sobre CNNe.com/opinion.

(CNN) — «¿Van a ir sus hijos al campamento?» Esta es la gran pregunta que circula en las conversaciones grupales de madres y en las redes de padres en línea este verano boreal. Es un tema increíblemente tenso que, junto con las preocupaciones sobre los riesgos para la salud, conlleva temores de juicio y desaprobación por parte de los padres (en la mayoría de las familias, eso significa madres, que tienden a soportar la peor parte del trabajo organizativo de la familia).

Vivo en el área de la Bahía de San Francisco y, a diferencia de los veranos anteriores, donde se podían hacer inscripciones en diferentes campamentos diarios cada semana, este verano la mayoría de los campamentos en la región requiere que los padres inscriban a sus hijos en sesiones de dos o tres semanas para mantener a los niños en un grupo estable y minimizar la cantidad de otros niños con los que entran en contacto. Además, en el campamento deportivo al que asistirá mi hijo no se compartirá equipo entre los niños.

A pesar de esta promesa de precauciones, la mayoría de mis amigos que son padres expresan temor de enviar a sus hijos al campamento o simplemente optan por no hacerlo, algunos de ellos porque sus empleos les permiten arreglárselas mientras trabajan en casa. Yo, por otro lado, soy una profesional independiente a tiempo completo y he estado esperando y orando para que abran campamentos de verano presenciales para que asista mi hijo de tercer grado. Ahora que lo han hecho, y salvo cualquier cambio en las restricciones locales, lo enviaré.

Mis sentimientos acerca de esto, aunque fundamentados por mi propia situación, son mucho más acerca del bienestar emocional de mi hijo. Después de más de tres meses de confinamiento y distanciamiento social, mi hijo y sus compañeros tienen una gran fatiga de la cuarentena. Están frustrados y molestos por no poder ver a sus amigos, participar en algún deporte o ir a lugares para niños. Si bien entiendo bien los riesgos de la propagación de covid-19 que conllevan los campamentos de verano, estoy mucho más preocupado por el costo social y emocional que la pandemia ha cobrado a mi hijo. Por eso lo envío al campamento.

publicidad

Lo que dicen los expertos

No he tomado esta decisión sin informarme. El mes pasado, el Dr. Ezekiel Emanuel, que trabajó en el equipo asesor de atención médica del expresidente Barack Obama, y otros investigadores de la Universidad de Pensilvania escribieron un artículo de opinión en The Atlantic argumentando que los campamentos de verano deberían abrir, a pesar de que todavía estamos en una pandemia.

La economista Emily Oster, conocida por su guía para padres basada en datos que publica en su boletín ParentData, también escribió un artículo de opinión el mes pasado en The Washington Post sugiriendo que las escuelas pueden ser una de las instituciones menos riesgosas para reabrir. «La temporada de los campamentos de verano ofrece la oportunidad de poner a prueba la idea de que juntar a los jóvenes puede que no estimule una propagación significativa del virus», escribió.

Oster compiló datos de varios países y concluyó que «la evidencia preliminar sobre el papel de los niños en la propagación viral es, francamente, alentadora». Más allá de este riesgo relativamente bajo, los campamentos de verano son importantes por una gran cantidad de razones señaladas por Oster, incluida la provisión de cuidado infantil para trabajadores esenciales y otras personas que vuelven a trabajar fuera del hogar, muchos de los cuales apoyan a familias de bajos ingresos. Y esas familias, que incluyen 30 millones de niños en Estados Unidos, también dependen en gran medida de la escuela y los campamentos de verano para alimentar a sus hijos.

Y luego está mi mayor preocupación: el riesgo que representa para la salud mental de los niños el aislamiento social sostenido. Como señala Oster, los especialistas prevén un aumento de los problemas de salud mental en niños y adolescentes debido a la pandemia. Los niños en hogares abusivos enfrentan un riesgo aún mayor al quedarse en casa en lugar de ir a la escuela o al campamento.

El New York Times encuestó recientemente a cientos de epidemiólogos sobre cuándo se sentirían cómodos para reanudar las diferentes actividades diarias. Con respecto al envío de niños al campamento, la escuela o la guardería, el 30% dijo que lo haría ahora o este verano boreal y otro 40% dijo que los enviaría de regreso en el otoño. En todos los casos, señala el Times, dijeron que considerarían el campamento u otras actividades similares para los niños «mucho antes de lo que la mayoría dijo que reanudarían otras actividades que involucraran a grandes grupos de personas reuniéndose puertas adentro». Muchos de los epidemiólogos encuestados en el grupo que dijeron que estarían dispuestos a mandar a sus hijos al campamento pronto proporcionaron comentarios que sugieren que los beneficios emocionales y de desarrollo de los niños que regresan a un lugar donde se les permite sociabilizar con sus compañeros son mayores que los relativamente bajos riesgos de que contraigan y propaguen el virus.

Si bien un gran porcentaje de epidemiólogos (70%) no enviaría a sus hijos al campamento, las circunstancias de mi propia familia me hacen estar más dispuesta a arriesgarme: nadie en nuestro hogar está inmunocomprometido, mi esposo es un trabajador esencial y estuvo trabajando fuera de casa durante toda la pandemia. Recientemente se le hizo una prueba de covid-19 y dio negativa, y mi hija de dos años continuó asistiendo a la guardería con un pequeño número de niños. Además, los campamentos a los que asistirá mi hijo se centran en actividades al aire libre, donde el riesgo de transmisión es bastante bajo.

Mantener a mi hijo y a mí seguros y cuerdos

Más allá de los argumentos de estos expertos, me alientan las extensas pautas publicadas por la Asociación Estadounidense de Campamentos (American Camp Association en inglés) y la Asociacion Cristiana de Jóvenes (YMCA, por sus siglas en inglés) para jóvenes y campamentos de verano, que se basan en la orientación de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) e incluyen muchas modificaciones sugeridas para programas presenciales. Esto incluye dar prioridad a las actividades al aire libre y organizar «el campamento en los grupos prácticos más pequeños y en la medida de lo posible mantener los grupos consistentes a lo largo del programa del campamento».

Si bien todos los niños tienen diferentes realidades de salud física y mental, y algunos están inmunocomprometidos, lo que hace que la perspectiva de covid-19 sea un problema mucho más grave, mi hijo de ocho años tiene un riesgo bajo. Es un niño extrovertido, independiente y muy enérgico que necesita estimulación constante. No es el tipo de niño que puede entretenerse leyendo durante horas; él es del tipo que reclama «¿qué voy a hacer?» hasta que quiero gritar.

A diferencia de otros niños que tienen hermanos de edad cercana, él tiene una hermana pequeña de dos años que está muy por detrás de su desarrollo. Está aburrido mentalmente. Esto se manifiesta de una manera curiosa: mientras que antes de la pandemia siempre me estaba presionando para que lo llevara a lugares y estableciera fechas para jugar, ahora dice que no quiere hacer nada. Todo su mundo social se ha reducido hasta tal punto que prácticamente de todo lo que habla es de su videojuego favorito. Esto es bastante aterrador para mí, pero es comprensible: no tiene nada más que esperar en el día a día.

Un artículo publicado en The Wall Street Journal la semana pasada aborda las preocupaciones que tengo sobre el distanciamiento social prolongado. Andrea Petersen cita a la psicóloga infantil Rebecca Rialon Berry sobre el aumento de la depresión y la ansiedad en ciertas poblaciones que continúan en cuarentena: «Tenemos que comenzar a hablar sobre el riesgo calculado y tomar un poco más». Petersen cita evidencia de una mayor depresión en los estudiantes de primaria en China después de dos o más meses de refugio en el hogar.

Evaluar el riesgo es difícil. Al final, esto es lo mejor para mi hijo

Como mis compañeros y yo hemos aprendido durante este periodo, las citas para juegos digitales generalmente no son un buen sustituto para el juego en persona: mi hijo y la mayoría de sus amigos se cansaron después del primer mes. Como el pediatra Dimitri Christakis le dijo a Petersen, «es inmensamente importante estar físicamente presente cuanto más joven se es. El aprendizaje social y emocional ocurre cuando están físicamente presentes con compañeros aprendiendo a negociar y compartir. No se puede hacer eso por Zoom».

Y es por eso que la salud mental de mi hijo y los efectos negativos del continuo distanciamiento social son una preocupación mucho más apremiante para mí que si está expuesto a covid-19. También estará en un entorno donde se tomarán precauciones para minimizar el riesgo de que pueda exponer a cualquier otra persona. Desde mi punto de vista, es un riesgo mucho mayor mantener a mi hijo en casa, aburrido y (creo) un poco deprimido, que permitirle salir e interactuar con otros niños de su edad.

De hecho, esto me quedó demostrado hace solo unos fines de semana, cuando lo llevé a dos marchas de niños en apoyo de las protestas en curso generalizadas tras la brutal muerte de George Floyd en Minneapolis el mes pasado. Mi hijo dudaba en ir, en línea con su reciente aversión a salir, pero varios de sus amigos más cercanos también asistieron y, aunque tuvieron que limitar el contacto cercano, estaba claramente muy feliz de verlos; luego me dijo que era el mejor fin de semana que podía recordar.

Como es de esperar, enviar a mi hijo al campamento también beneficiará mi propia salud mental y mi capacidad para trabajar. Como Emanuel y sus colegas escribieron: «Para los padres, la carga de trabajar mientras se brinda cuidado infantil y se desempeña como ayudantes de maestros, sin la ayuda de escuelas, deportes, clubes sociales y otras actividades organizadas no familiares es enorme y insostenible. La reapertura de los campamentos de verano en todo el país beneficiará a familias enteras».

Las conversaciones que he tenido con amigos maestros locales en las últimas semanas solo me convencen de que estoy haciendo lo correcto para mi hijo. Todavía no está claro qué tipo de situación escolar le espera en el otoño boreal; es posible que sea un aprendizaje a distancia a tiempo completo. Incluso la posibilidad de esto, que francamente me hace querer arrancarme el cabello, se suma a mi sentido de urgencia por sacar a mi hijo de casa este verano.