CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

¿Qué es la inmunidad pasiva y cómo puede ayudar en el tratamiento del covid-19?

Por Dr. Elmer Huerta

(CNN Español) – Han transcurrido más de seis meses desde que el mundo conoció la existencia de un nuevo coronavirus: el covid-19. Desde ese entonces, científicos luchan por encontrar un tratamiento eficaz contra la enfermedad. Una de las opciones planteadas es la inmunidad pasiva, un tratamiento antiguo pero que podría ayudar durante la pandemia.

En este episodio, el doctor Elmer Huerta explica los conceptos de inmunidad activa y pasiva y analiza por qué esta última podría ser de beneficio para tratar la enfermedad.

Puedes escuchar este episodio en Spotify o tu plataforma de podcast predilecta o leer la transcripción a continuación.

🔊 ESCUCHA: ¿Qué es la inmunidad de grupo y cuán lejos estamos de ella?

Hola, soy el Dr. Elmer Huerta y esta es su dosis diaria de información sobre el nuevo coronavirus, información que esperamos sea de utilidad para cuidar de su salud y la de su familia. Hoy veremos qué es la inmunidad pasiva y cómo este antiguo tipo de tratamiento puede ayudar a enfrentar el covid-19.

Para entender la inmunidad pasiva, y diferenciarla de la inmunidad activa, es conveniente primero entender qué es y cómo funciona el sistema inmunológico o de defensa del cuerpo.

Nuestro organismo está constantemente sometido al ataque de múltiples enemigos, tanto externos como internos.

Los enemigos externos son los llamados microorganismos patógenos, entre los que están los virus, bacterias, hongos y parásitos.

Los enemigos internos son nuestras propias células, las que, por cambiar su comportamiento biológico, empiezan a dividirse anormalmente formando el cáncer.

Nuestro sistema de defensa, entonces, está en la sangre que constantemente patrulla al organismo, defendiéndonos, tanto de los ataques externos, para evadir infecciones, como de los cambios internos, para evitar el cáncer.

LEE: El aumento en los casos muestra que el coronavirus no desaparecerá pronto

El sistema de defensa del ser humano está formado esencialmente por dos elementos: células inteligentes llamadas linfocitos -uno de los tipos de glóbulos blancos- y los productos que forman estas células, unas proteínas gigantes llamadas anticuerpos.

El funcionamiento del sistema de defensa es muy interesante y puede compararse a las guerras modernas, las cuales basan su fuerza en inteligencia y armas teledirigidas a distancia.

Imaginemos que un virus entra al cuerpo, pongamos que sea uno de los tantos virus de la gripe que atacan todos los años.

Al llegar a la nariz -lugar por donde entran los virus respiratorios- ese virus de la gripe es inmediatamente interceptado por un tipo de linfocitos, el que tiene un archivo de todos los tipos de microbios con los que la persona ha entrado en contacto alguna vez en su vida.

Si el virus de la gripe que acaba de entrar al cuerpo ya había atacado antes, el linfocito lo reconoce y se transforma en una célula especial que empieza a producir una enorme cantidad de defensas o anticuerpos para neutralizar o impedir la entrada del virus invasor al interior de las células.

Ahora imaginemos que entra un virus desconocido -como el nuevo coronavirus que esta causando la pandemia- y, por no estar en los archivos, los linfocitos no lo reconocen.

LEE: Los CDC desarrollan una prueba para identificar tanto las cepas de la gripe como del coronavirus

Al no reconocerlo, el nuevo virus, en este caso el SARSCoV-2, causa la enfermedad covid-19 que estamos viendo en todo el mundo.

Es solo después de unos días que los linfocitos logran mapear al nuevo virus y empiezan a producir los anticuerpos para neutralizarlo.

Ahora sí podemos dar paso a la explicación sobre inmunidad activa e inmunidad pasiva y hablar sobre los medicamentos que se pueden usar para combatir al virus.

Inmunidad activa significa dar una vacuna, es decir, administrar -ya sea una versión modificada o una parte del virus- para que sean los propios linfocitos de la persona los que fabriquen los anticuerpos neutralizantes e impidan el ingreso de los virus a las células.

Inmunidad pasiva significa administrarle directamente los anticuerpos neutralizantes al paciente, para que estos puedan controlar la entrada del virus a las células.

En otras palabras, en la inmunidad activa, el sistema de defensa trabaja por la persona. En la inmunidad pasiva, el medicamento hace el trabajo del sistema de defensa.

En una serie de artículos publicados en la revista Science a mediados de junio, se dan a conocer los esfuerzos de los investigadores para identificar y sintetizar los anticuerpos neutralizantes más efectivos contra el nuevo coronavirus, con la esperanza de que, al ser inyectados a los pacientes, puedan servir para el tratamiento de la infección.

El concepto de su desarrollo es el mismo. En primer lugar, se analiza la sangre de los recuperados de covid-19 para identificar a estos anticuerpos neutralizantes. Una vez identificados, son sintetizados para ser usados como agentes de inmunidad pasiva contra el nuevo coronavirus.

Su aplicación puede comprender trabajadores de salud, personas ya infectadas con cuadro clínico en riesgo, o incluso hospitalizados ya sea que estén en cuidados intensivos o no.

Las pruebas de anticuerpos ya han empezado en humanos. Se calcula que podría empezar a producirse seis a doce meses antes que las vacunas y podría ser complementaria a ellas ya que presentan un diferente mecanismo de acción.

No hay duda de que el mundo espera un tratamiento efectivo contra el nuevo coronavirus. Mientras, es importante recordar que tan importante como la solución –que aún no ha llegado- es la prevención. Esta última la logramos a través de la higiene de manos, el uso de mascarillas al estar en público y mantener una sana distancia –de más de un metro y medio- entre las personas.

Envíeme sus preguntas por Twitter, intentaremos responderlas en nuestros próximos episodios. Puede encontrarme en @DrHuerta.

Si cree que este podcast es útil, ayude a otros a encontrarlo, calificándolo y revisándolo en su aplicación de podcast favorita. Volveremos mañana, así que asegúrese de suscribirse para obtener el último episodio en su cuenta.

Y para obtener la información más actualizada, siempre puede dirigirse a CNNE.com. Gracias por su atención.

Si tienes alguna pregunta puedes enviarla al doctor Elmer Huerta a través de Twitter. También puedes dirigirte a CNNE.com/coronaviruspodcast para todos los episodios de nuestro podcast “Coronavirus: Realidad vs. ficción”.