CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
México

Personas con coronavirus cruzan la frontera entre Estados Unidos y México para recibir atención médica

Por Catherine E. Shoichet

(CNN) — Chris Van Gorder dice que está viendo una tendencia reveladora en los hospitales que dirige.

Pacientes con coronavirus se están presentando en las salas de emergencia después de llamar al 911 desde la frontera entre Estados Unidos y México.

“Literalmente llegan a la frontera y llaman a una ambulancia”, dice Van Gorder, director y presidente ejecutivo de Scripps Health, un sistema hospitalario en el sur de California.

El aumento del tráfico de ambulancias desde la frontera, que varios funcionarios describieron a CNN, es un síntoma de la propagación de la pandemia en la región, y una señal de las muchas conexiones entre comunidades en ambos países.

“Simplemente no hay un muro para los virus en la frontera”, dice Josiah Heyman, director del Centro de Estudios Interamericanos y Fronterizos de la Universidad de Texas en El Paso. “El muro es una ilusión, porque los dos lados están realmente entrelazados”.

Un aumento en los casos transfronterizos de coronavirus, que comenzaron a llamar la atención pública en mayo, abrumaron a algunos hospitales de California e impulsaron al estado a crear un nuevo sistema de transferencia de pacientes.

“Es un aumento sin precedentes a través de la frontera”, dice Carmela Coyle, presidenta y directora ejecutiva de la Asociación de Hospitales de California.

En las últimas cinco semanas, más de 500 pacientes han sido transferidos a hospitales de todo el estado desde el Condado Imperial de California, que tiene la tasa más alta per capita de casos de coronavirus en el estado y, según las autoridades, ha visto un gran número de pacientes cruzando de Mexico.

Pero Van Gorder, Coyle y otros funcionarios en California dicen que esto no es un problema de inmigración.

La mayoría de los pacientes con coronavirus que cruzan la frontera, dicen, son estadounidenses.

En una llamada con los líderes de los hospitales estatales a principios de este mes, el jefe de la autoridad de servicios médicos de emergencia de California, el Dr. David Duncan, describió el flujo constante de pacientes que llegan al Condado de Imperial como “echarle gasolina al fuego”.

“Tenemos este flujo continuo de covid cruzando la frontera en forma de ciudadanos estadounidenses que llevan y continúan escalando y alimentando las presiones de covid que vemos”, dijo Duncan.

Así se ve desde la frontera

Las autoridades estiman que aproximadamente un cuarto de millón de ciudadanos estadounidenses viven al otro lado de la frontera en el estado mexicano de Baja California. Muchos trabajan en Estados Unidos y tienen familiares allí. Algunos van regularmente a hospitales de EE. UU. cuando necesitan atención médica. Otros decidieron cruzar esta vez porque los hospitales mexicanos estaban abrumados por una gran cantidad de casos de coronavirus.

“Lo que sucedió a medida que la situación empeoró en el lado mexicano es que varios ciudadanos estadounidenses están regresando a Estados Unidos para buscar atención para el covid-19”, dice Coyle, de la Asociación de Hospitales de California.

Funcionarios en el estado mexicano de Baja California dicen que la cantidad de casos activos de coronavirus allí ahora está disminuyendo. Pero el estado, que alberga grandes ciudades como Tijuana y Mexicali, se ha visto muy afectado por la pandemia. Con más de 1.700 muertos, se encuentra entre los estados mexicanos con los mayores índices de mortalidad y tasas de mortalidad por habitante de covid-19.

Sergio A. Beltrán, oficial de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. a cargo de los puertos de entrada de Calexico, dijo en un comunicado a CNN que comenzó a ver un creciente flujo de personas que cruzan la frontera para recibir atención médica hace unos meses.

“Si bien varía de un día a otro y de un turno a otro, hemos experimentado un aumento significativo en las llamadas relacionadas con la atención médica en los puertos de entrada de Calexico que se pueden vincular directamente con la pandemia de covid-19 en los últimos meses”, dijo. “Definitivamente estamos viendo personas a diario. Y todavía tenemos nuestras llamadas regulares relacionadas con la medicina que no están relacionadas con covid de personas en accidentes o que tienen otros problemas médicos y que vienen para recibir tratamiento médico en Estados Unidos”.

A veces, las personas caminan hacia el puerto de entrada o se dirigen al cruce fronterizo, luego llaman a una ambulancia para llevarlos a un centro médico de EE. UU. cuando llegan. Y a veces, dijo, los viajeros llegan a la frontera en ambulancias mexicanas y ya han acordado que las ambulancias estadounidenses los encuentren allí.

Lo que sucedió en los hospitales de California a medida que cruzaban más pacientes con coronavirus

En el Centro Médico Regional El Centro en el Condado Imperial, los casos de coronavirus comenzaron a aumentar a principios de mayo a medida que la situación al otro lado de la frontera en Mexicali empeoró, dice Adolphe Edward, presidente ejecutivo del hospital.

“Ese repunte simplemente tomó un movimiento rápido y creciente”, dice Edward.

En un momento de ese mes, el hospital de 161 camas vio tantos casos de coronavirus que tuvo que dejar de aceptar pacientes nuevos en la sala de emergencias.

Edward dice que escuchó de primera mano de su propio personal una razón por la cual los números estaban subiendo.

“Tengo más de 60 miembros del personal que viajan de ida y vuelta todos los días. Viven en Mexicali, pero vienen a trabajar aquí”, dice. “Me dijeron que a Mexicali le tomó un tiempo llegar al punto en que pusieron restricciones (de distanciamiento social). Creo que esa es una de las razones por las cuales el número es tan alto como lo es ahora”.

Alrededor de 144 km al oeste, el Hospital Scripps Mercy Chula Vista, que está al otro lado de la frontera con Tijuana, también estaba viendo que los casos comenzaban a aumentar.

Los funcionarios comenzaron a rastrear las historias de viaje de los pacientes allí, y rápidamente detectaron una tendencia: muchos habían estado recientemente en México.

“Aproximadamente la mitad de los pacientes que dan positivo indican que han cruzado la frontera la semana anterior”, dice Van Gorder.

“Los pacientes que cruzan la frontera parecen estar más enfermos que los pacientes que normalmente hemos estado viendo”, dice. “Puede ser que hayan esperado demasiado tiempo en México o que hayan ido a un hospital mexicano y hayan decidido recibir su atención aquí”.

‘Es casi como una cascada’

El flujo de pacientes a través de la frontera ha sido constante durante semanas, dice Coyle, de la Asociación de Hospitales de California. Y ahora los hospitales de todo el estado, incluido el norte de Sacramento, están recibiendo pacientes con coronavirus del Condado de Imperial como parte de un nuevo sistema de transferencia de pacientes creado para aliviar la presión, dijo Coyle.

Un desafío en toda la región, dice, es que muchos pacientes están enfermos con la misma afección, que requieren el mismo equipo para el tratamiento, al mismo tiempo.

“Eso es lo que impulsa la escasez de servicio y suministro en Mexicali, impulsando a estos expatriados a ir de regreso a Estados Unidos y luego impulsando un movimiento muy único de pacientes hacia el estado de California y de manera más amplia”, dice. “Es casi como una cascada”.

A pesar de que la frontera entre Estados Unidos y México ha estado cerrada a todos los viajes, excepto los esenciales, desde marzo, miles de personas todavía cruzan diariamente.

Van Gorder dice que le preocupa que los funcionarios se estén moviendo demasiado rápido hacia la reapertura.

“Todavía no tenemos control completamente del covid y de la propagación de covid”, dice. “Y como comunidad fronteriza, creo que tenemos un doble riesgo”.

El viernes, el gobernador Gavin Newsom dijo que el porcentaje de pruebas positivas de coronavirus en el Condado Imperial era tan alto que estaba recomendando que los funcionarios restablecieran allí una orden de quedarse en casa. Las autoridades estatales han dicho que los ciudadanos estadounidenses que cruzan a California para recibir atención médica son algunos de los factores que impulsan el aumento. El gobernador dijo el viernes que “es demasiado pronto para saber” si la gran cantidad de casos en la vecina Arizona también es un factor contribuyente, y agregó que un estudio de “inmersión profunda” realizado por los CDC está en marcha.

¿Qué está pasando en otras partes de la frontera?

Heyman, de la Universidad de Texas en El Paso, dice que hay algo que es importante recordar sobre el coronavirus, y otros problemas, a lo largo de la vasta frontera entre Estados Unidos y México.

“Las dos partes no pueden mantenerse separadas”, dice. “Si hay un problema en un lado de la frontera, fluye hacia el otro lado”.

En los primeros días de la pandemia, los funcionarios mexicanos expresaron su preocupación por los viajeros de Estados Unidos que traían coronavirus al país.

En mayo, en la ciudad fronteriza mexicana de Nogales, los funcionarios instalaron “túneles desinfectantes” que rociaron una solución desinfectante a las personas que acababan de llegar de Estados Unidos.

“No sé qué pensaban que estaban haciendo”, dice Arturo Garino, alcalde de la ciudad hermana en el lado estadounidense de la frontera, Nogales, Arizona.

Pero Garino dice que también le preocupa el flujo de personas que cruzan la frontera.

Si bien los casos de coronavirus están aumentando, particularmente en dos condados de Arizona a lo largo de la frontera, Santa Cruz y Yuma, Garino dice que las autoridades no han identificado la causa.

“Tiene que ver mucho con el distanciamiento social. Tiene mucho que ver con las reuniones”, dice. “Y sé que muchos residentes aquí van a México y viceversa”.

Garino, quien recientemente firmó una orden que requiere que las personas en su ciudad usen máscaras en lugares públicos, dice que está preocupado por los frecuentes viajes transfronterizos que son parte de la vida diaria allí y que intensifican la propagación del virus.

“Estoy preocupado por el aumento en los casos que tenemos”, dice. “Estamos tratando de hacer todo lo posible para frenar este virus, y seguimos subiendo, subiendo y subiendo”.

Cheri Mossburg de CNN contribuyó a este informe.