CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

OPINIÓN | El estado indio que tuvo una respuesta eficaz a covid-19

Por Saju Mathew

Nota del editor: El Dr. Saju Mathew es analista médico de CNN, médico de atención primaria y especialista en salud pública. Síguelo en Facebook, Instagram y Twitter, @drsajumathew. Las opiniones expresadas en este comentario pertenecen al autor. Ver más opinión en CNNe.com/opinion

(CNN) — Crecí en África occidental con padres del este de la India. Cada año, pasábamos nuestras vacaciones de verano en Kerala, un estado a lo largo de la costa sur de la India.

Si bien es conocido por sus hermosos remansos y centros ayurvédicos, hoy Kerala está en los titulares debido a su éxito en contener el covid-19. A pesar de que Kerala confirmó su primer caso de coronavirus el 30 de enero, el estado, con una población de alrededor de 35 millones, tenía 3.726 casos activos hasta este viernes, con 22 muertes, aproximadamente una muerte por cada 1.5 millones de personas, según lo informado por el gobierno indio.

Kerala, que es un estado comunista, ha invertido en sistemas sólidos de salud pública y educación. También tiene la tasa de alfabetización más alta (más del 92%) de cualquier estado indio y, a partir de 2016, la tasa de esperanza de vida más alta, de aproximadamente 75 años de edad. Todos estos factores contribuyen a crear una población que comprende la naturaleza mortal de este virus, y que tiene una gran confianza en sus líderes.

Una autoridad clave en el esfuerzo por combatir el coronavirus ha sido la ministra de Salud de Kerala, KK Shailaja, también conocida como Masetra Shailaja o la «cazadora de coronavirus». Ella se une a una lista de mujeres líderes en todo el mundo que han ganado respeto por su disposición a escuchar y actuar de manera temprana y agresiva.

publicidad

Mientras Shailaja es elogiada por su enfoque de salud eficaz en este momento de crisis, su reclamo de fama en realidad llegó antes de la pandemia de coronavirus. En 2018 se descubrió en Kerala un virus mortal llamado Nipah. Entre sus síntomas se encuentran el dolor de cabeza, la confusión y la somnolencia. Puede avanzar rápidamente como una enfermedad grave del sistema nervioso e incluso provocar la muerte.

Shailaja fue agresiva en su enfoque. Se quedó en el área donde el virus estaba matando personas, movilizó a un equipo de atención médica, y rastreó y aisló a las personas expuestas al virus. Aunque dejó 17 muertos, Kerala lo contuvo rápidamente y evitó su propagación por todo el estado.

Esta experiencia la preparó para llevar a Kerala a través de la pandemia actual. Mucho antes de que Kerala tuviera su primer caso de covid-19 y solo tres días después de leer sobre el nuevo virus en China, Shailaja comenzó a tomar medidas, estableciendo una sala de control e instruyendo a otros 14 distritos de salud para que hicieran lo mismo. La experiencia de la ministra de Salud con el virus Nipah aparentemente le dio la confianza para ser agresiva contra la pandemia.

Cuando el primer caso llegó de Wuhan, China, a fines de enero, ella siguió el protocolo de prueba, rastreo, aislamiento y apoyo de la OMS. Las autoridades verificaron las temperaturas de los viajeros provenientes de China y los que tenían fiebre fueron aislados en hospitales, mientras que a otros pasajeros que pudieron haber estado expuestos se les permitió ponerse en cuarentena en su casa, lo que contenía una mayor propagación del virus. Se reservaron dos hospitales en cada distrito para tratar a los pacientes de covid-19 y se asignaron entradas y salidas separadas.

Kerala es única cuando se trata de esta estrategia de salud pública muy efectiva de rastreo de contactos debido a su movimiento de base. En un momento había más de 150.000 personas bajo estricta cuarentena.

Además de emplear pruebas agresivas, localización de contactos y cuarentenas extendidas, el estado proporcionó una red de seguridad para algunos de sus residentes más necesitados, ofreciendo refugio y comidas para miles, incluidos alrededor de 150.000 trabajadores migrantes que fueron alimentados durante el período de cuarentena.

Con Kerala saliendo del confinamiento y las personas regresando de otros países y estados dentro de la India, los casos han ido en aumento. Si bien queda por ver si Kerala puede contener el virus, Shailaja dijo que había planeado que habría una segunda ola una vez que se levantaran las restricciones de viaje. Los funcionarios se apegan a la estrategia: probar y rastrear a las personas en los centros de transporte como el aeropuerto y las estaciones de ferrocarril, con puntos de control adicionales en las carreteras principales. Por ahora, el estado continúa celebrando bajas tasas de muertes por covid-19.

La estrategia de coronavirus de Kerala debería servir como modelo tanto para la India como para el resto del mundo. La India podría sufrir una paliza si este virus se sale de control. Con más de 1.000 millones de personas viviendo en espacios reducidos y un sistema de atención médica que no está equipado para un aumento repentino, India debería mirar a Kerala, que ha tomado medidas agresivas contra este enemigo invisible que se está extendiendo por el mundo.