CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

OPINIÓN | Trump está desesperado y es peligroso

Por Michael D'Antonio

Nota del editor: Michael D’Antonio es el autor del libro «Never Enough: Donald Trump and the Pursuit of Success» y coautor con Peter Eisner de «The Shadow President: The Truth About Mike Pence». Las opiniones expresadas en este comentario son propias del autor. Ver más opiniones en CNNE.com/opinion.

(CNN) — Algo está realmente mal con este presidente.

Yo sé, yo sé. Este es un hombre que fue impugnado en su primer mandato y es tan horrible trabajar para él que sus exfuncionarios despedidos lo destrozan rutinariamente. (Véase al exasesor de Seguridad Nacional, John Bolton, al exsecretario de Defensa, James Mattis y al exsecretario de Estado, Rex Tillerson, por nombrar algunos). Lo que quiero decir, es que el presidente Donald Trump ahora parece herido y desesperado, y esto lo hace peligroso.

Su abatimiento se hizo obvio en la caminata solitaria y nocturna de Trump por el jardín de la Casa Blanca el domingo, después de que el mitin de Tulsa no lograra atraer a las multitudes esperadas (según el Departamento de Bomberos de Tulsa, asistieron menos de 6.200 personas). Agarró un arrugado sombrero rojo MAGA, mientras su característica corbata roja rubí estaba suelta, colgando de su pecho. Caminó como un oso pesado y, aunque logró saludar a los fotógrafos, ni siquiera intentó sonreír.

Trump se debe haber molestado por la lamentable participación en Tulsa, donde esperaba el banquete de adoración que necesitaba para energizar su ego. No ayuda que las encuestas muestren que está siendo superado por su rival demócrata, el exvicepresidente Joe Biden.

publicidad

Ahora herido, Trump está recurriendo a una especie de campaña de terror político, difundiendo mentiras flagrantes sobre el fraude electoral en el extranjero y unas “ELECCIONES 2020 FRAUDULENTAS”. Las falsas afirmaciones de Trump, que han sido desacreditadas repetidamente por CNN y otros medios, destruyen la confianza pública en los cimientos de nuestra democracia y preparan el escenario para una crisis potencialmente peligrosa si los votantes terminan cuestionando los resultados el día de las elecciones.

Después de tres años y medio de su reinado engañoso y caótico, las mentiras de Trump sobre la votación no son una sorpresa. Lo mismo es cierto para la serie de horribles elecciones que lo han metido en un hoyo con los votantes. En este caso, la prueba A es la respuesta fallida de su administración a la pandemia de covid-19. Si bien Trump afirmó que todo estaba bien y jugó al vendedor de aceite de serpiente para un tratamiento que no fue efectivo, el virus mató a más de 120.000 estadounidenses. Y ahora solo está empeorando. En estados como Arizona, Texas y Florida, donde los gobernadores republicanos siguieron su ejemplo, los picos de infecciones han ayudado a impulsar a la nación a romper el récord anterior de nuevos casos en un solo día.

La actitud desdeñosa de Trump hacia el distanciamiento social y las mascarillas, ambas recomendadas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, también ha avivado una guerra cultural en torno a estas herramientas efectivas de salud pública. De las multitudes a las que Trump se dirigió en Oklahoma la semana pasada y en Arizona el miércoles, parece que estos verdaderos creyentes demostraron su devoción al presidente desafiando a la ciencia al reunirse en interiores sin cubrirse la cara. Con el aumento de las infecciones en ambos estados, los mítines fueron festivales de riesgo que desafiaban a la muerte.

La pandemia, agravada por su liderazgo fallido, ha destruido el récord económico que Trump esperaba que le valiera la reelección. Luego vinieron las protestas a nivel nacional contra el tratamiento policial de los negros, provocado por los asesinatos captados en cámara de George Floyd en Minneapolis y Rayshard Brooks en Atlanta. La mayoría de los estadounidenses, según el Centro de Investigación Pew, dicen que apoyan el movimiento Black Lives Matter. Pero Trump ha respondido a sus preocupaciones con poca empatía y repetidos llamados a la «ley y el orden». También propuso sanciones penales por la quema de banderas, instó a largas penas de prisión para aquellos que derriben estatuas en honor a los confederados y personalmente instruyó al secretario del Interior, David Bernhardt, a restaurar la única estatua confederada en Washington, DC, después de que fue derribada la semana pasada.

Acosado por estas crisis, el presidente se ha negado a cambiar de rumbo. (Al parecer, este es un hombre que preferiría doblar una decisión mortal que admitir un error). Fiel a su forma peligrosamente divisiva, está arriesgando la seguridad de los asiáticoestadounidenses, que ya habían sido atacados como chivos expiatorios de la pandemia: mediante el uso de una frase racista para describir al covid-19. También ha seguido utilizando las redes sociales para difundir videos incendiarios; retuiteó clips que muestran a personas negras atacando físicamente a personas blancas y compartió un video manipulado del «bebé racista». (El video, que fue manipulado para parecerse a un segmento de CNN, fue eliminado por Facebook y Twitter después de que uno de los padres de los niños presentó quejas de derechos de autor).

¿Qué está pasando aquí? Una encuesta reciente del New York Times y el Siena College muestra que Trump está a 14 puntos de Biden. Trump, que nunca aprendió nuevos trucos, responde presionando todos los botones que funcionaron para él como candidato externo en 2016. Se entrega a las quejas de la corriente de conciencia, como la que explica sus recientes luchas físicas en West Point. Les estampa apodos feos a sus oponentes. Y continúa criticando la inmigración. En Arizona, el presidente no se reunió con valientes enfermeras que trataban a pacientes con coronavirus ni consolaron a las familias de los fallecidos por covid-19. Sin embargo, recorrió una barrera recientemente construida en la frontera con México.

El problema con el enfoque de repetición de Trump es que ya no es un extraño. Él es el presidente, lo que significa que tiene la responsabilidad del estado en el que se encuentra actualmente nuestro país. Las cosas son tan malas que incluso perdió su oportunidad de presumir sobre la economía, que una vez fue el centro de su reclamo de éxito. El desempleo está por encima del 13%, y se estima que la economía se contraerá un 5% en 2020. Y mientras otras naciones están saliendo del encierro y acelerando sus economías gracias a las fuertes medidas de salud pública, la pandemia de Trump amenaza con hacer que el precio económico sea aún más alto para los estadounidenses.

Trump ha tenido casi cuatro años para «hacer que Estados Unidos vuelva a ser grandioso«. Él ha fallado. La gran mayoría de los estadounidenses piensa que el país está en el camino equivocado, según una encuesta de NORC en la Universidad de Chicago, y un presidente típico trataría de reconocer el sufrimiento y demostrar que tiene un plan para terminarlo. Trump no ha hecho ninguno de los dos, optando por cesar las sesiones informativas diarias sobre coronavirus y pasar por alto las protestas legítimas de los manifestantes al tiempo que enfatiza los casos de saqueo y vandalismo.

Los asistentes han observado recientemente las tendencias autodestructivas de Trump y temen que se esté convirtiendo en un perdedor de la campaña de reelección. Incluso sus manifestaciones de campaña, que no exigen mascarillas faciales o hacen cumplir el distanciamiento social, parecen autodestructivas si se considera que los votantes mayores que favorecieron a Trump en 2016 son más vulnerables al coronavirus. Alentar a las personas mayores a arriesgar su salud al asistir a manifestaciones bajo techo donde la mayoría de las personas no usan mascarillas (siguiendo el ejemplo de Trump) difícilmente parece un buen movimiento. ¿Por qué arriesgarse a enfermarlos o empeorarlos?

Dentro de la campaña de reelección de Trump, los estrategas se centran en aquellas mujeres votantes que lo ayudaron en 2016. Corre el riesgo de perder su apoyo y necesita ofrecerles más que malicia y caos. El problema es que es más probable que los instintos de Trump lo hagan duplicar la división, la ira, la mezquindad y la ira. Sin embargo, es capaz de un gran gesto o actuación que robaría algo de la atención que su oponente demócrata Joe Biden recibirá cuando anuncie una compañera de carrera, como se espera que haga pronto.

Trump tiene el instinto de un showman por lo dramático. En estas circunstancias, deberíamos esperar algo audaz, como reemplazar al vicepresidente Mike Pence con una prominente mujer republicana. ¿Cómo suena la vicepresidenta Nikki Haley?