CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Coronavirus

Trump se niega a liderar mientras la pandemia empeora y sus aliados lo abandonan en el tema del uso de mascarillas

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — La mayoría de los presidentes tratarían de evitar que Estados Unidos se precipite hacia el desastre. Pero Donald Trump no tiene nada que decir y no tiene respuestas para mitigar una calamidad que se desarrolla frente a él, y que él parece decidido a ignorar.

El día en que el principal especialista en enfermedades infecciosas del Gobierno, Anthony Fauci, dijo que no le sorprendería ver que Estados Unidos registra 100.000 nuevos casos de coronavirus por día, Trump se negó a romper su silencio ensordecedor.

Y el día después de que su Casa Blanca describiera nuevas contagios récord que están arrasando la nación como «brasas que deben ser apagadas«, la campaña de Trump se atribuyó el éxito «fenomenal» de su fallido liderazgo pandémico.

¿Cuáles son las excusas para no usar tapabocas? 2:14

Trump ahora es más o menos la única figura de autoridad en cualquiera de los partidos, incluidos sus principales aliados republicanos, que se niegan a usar o respaldar las mascarillas, que, se ha demostrado, ralentizan la propagación del nuevo coronavirus, pero que ha estigmatizado como un complot liberal para dañarlo políticamente.

«No debemos tener ningún estigma, ninguno, sobre usar máscaras cuando salimos de nuestras casas y nos acercamos a otras personas. El uso de cubiertas faciales simples no se trata de protegernos a nosotros mismos, se trata de proteger a todos los que nos encontramos», dijo el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell en el Congreso, este lunes.

publicidad

Pero Trump, el martes, tuiteó crípticamente «¡EL SOLDADO GUERRERO!» —aparentemente abrazando su aislamiento incluso de aliados políticos y los enfoques científicos, que han demostrado en otros lugares, al menos, desacelerar la propagación del nuevo coronavirus a corto plazo.

Sin inmutarse por la profundización de la crisis nacional, Trump sigue adelante con los planes para una celebración previa al Día de la Indepencia en el Monte Rushmore que lo colocará simbólicamente y sin ironía junto a cuatro de los presidentes más venerados de Estados Unidos, George Washington, Thomas Jefferson, Abraham Lincoln y Theodore Roosevelt . El distanciamiento social aconsejado por el gobierno de Trump no se hará cumplir.

La Casa Blanca realizó una sesión informativa, el miércoles, pero parecía ser un intento premeditado de la secretaria de Prensa, Kayleigh McEnany, de empañar el agua en torno a otro drama que sacudía a Trump: se afirma que no hizo nada sobre un plan de inteligencia militar ruso para pagar recompensas por las cabezas de soldados estadounidenses en Afganistán. McEnany salió de la sala de reuniones antes de que pudiera ser interrogada sobre la pandemia.

El casi seguro candidato presidencial demócrata Joe Biden, cuyo amplio liderazgo actual en la mayoría de las encuestas electorales generales puede explicarse en parte por el desempeño de Trump durante la pandemia, se abalanzó sobre los últimos acontecimientos graves para arremeter contra el presidente.

Aprovechando el comentario de Trump, en abril, de que ahora era un «presidente en tiempos de guerra», Biden adoptó un tono de burla mordaz.

«¿Qué pasó? Ahora es casi julio, y parece que nuestro presidente en tiempos de guerra se rindió, agitó la bandera blanca y abandonó el campo de batalla», dijo el demócrata en un discurso en su ciudad natal de Wilmington, Delaware.

Pence reaparece usando tapabocas 0:41

En el vacío dejado por la orientación resuelta que solo la persona en la Oficina Oval puede proporcionar, el coronavirus está acelerando su marcha mortal en todo el país, con 36 estados que ahora ven casos en aumento, y al menos 16 ralentizan los planes de reapertura defendidos por el presidente mientras que las salas de emergencia de los hospitales ven un aumento en las admisiones, que sugieren que un aumento rápido en el número de muertes podría estar a solo unos días.

Lejos de los cuatro presidentes cuyas imágenes contemplará en Dakota del Norte, el fracaso perverso de Trump para poner en marcha un esfuerzo del Gobierno federal para luchar contra una pandemia cada vez mayor sobre la cual ha dicho que Estados Unidos ha «prevalecido» comienza a parecerse a la indiferencia de Herbert Hoover durante la Gran Depresión, en la década de 1930.

Se niega a liderar

Mientras el resto del mundo occidental sigue adelante con cuidadosos planes de reapertura después de que los gobiernos aplanaron sus curvas, y prohíben la entrada a los turistas estadounidenses debido a las tasas de infección en Estados Unidos, Trump parece haber hecho un cálculo político de que el mejor enfoque es negarse a liderar.

Montar una respuesta exitosa del Gobierno federal en esta etapa requeriría la capacidad de unir al país y generar una lluvia de ideas de soluciones innovadoras, así como un presidente que sea un maestro de los detalles y pueda desatar la promesa de la ciencia y empatizar con sus compatriotas en una hora trágica.

Pero el método alternativo de Trump de liderazgo presidencial se ha despegado. Dividir el país, entre gobernadores republicanos con ganas de abrir economías y demócratas preocupados por un resurgimiento viral, ha resultado desastroso para los estados que lo apoyan. La táctica de Trump de demonizar a los oponentes, mentir sobre los hechos y construir una realidad alternativa, en la que todo está bien, ha sido expuesta por la pandemia.

Y a pesar de todas sus afirmaciones de ser un constructor, Trump no ha logrado construir soluciones en sus casi cuatro años en el poder.

Muchos partidarios de Trump votaron por el presidente en 2016 porque se sintieron traicionados por el status quo y el poder establecido. Sus niveles de aprobación aún saludables entre su base sugieren que no todos los votantes comparten el horror de muchos en Washington por su negligencia o incluso piensan que Trump debería estar liderando un papel en la lucha contra la pandemia, que casi todos sus predecesores seguramente se habrían exigido a sí mismos.

Y el presidente no tiene la culpa directa de los jóvenes estadounidenses que continúan acudiendo en masa a bares o playas o aquellos que se niegan a obedecer las reglas de distanciamiento social o usar las máscaras en comportamientos que podrían hacer que el negocio o la reapertura de las economías sean más seguros y sostenibles.

Pero la negativa de Trump, incluso de dar un ejemplo y explicar la gravedad de la situación, junto con su hábito de priorizar sus propias perspectivas e intereses políticos sobre el interés nacional, ha dejado a gran parte del resto del país en la estacada.

Un ex alto funcionario de la administración, quien habló con Jim Acosta, de CNN, el martes, se refería a la frustración del presidente con los informes de inteligencia en relación con el último drama de Rusia, su comentario también fue una lección de su papel en la pandemia.

«Normalmente está frustrado con la inteligencia porque muestra un problema, pero no proporciona una respuesta», dijo el exfuncionario.

Como han señalado varios presidentes anteriores, los únicos problemas que llegan al escritorio de la Oficina Oval son aquellos que otros no han podido resolver.

Estadísticas de miedo, pero podría empeorar

Los días de estadísticas de miedo cuentan una historia devastadora que no puede ser disfrazada por el giro del Equipo Trump. Estados Unidos representa solo el 4% de la población mundial, pero tiene una cuarta parte de todos los casos de coronavirus. En promedio, más de 1.000 estadounidenses mueren todos los días a causa de la enfermedad. Unos 126.000 ya han sucumbido. Los estadounidenses negros tienen más del doble de probabilidades de morir a causa de ello, en cifras que reflejan las disparidades raciales, que actualmente están impulsando otra crisis nacional.

Es una medida del extraño limbo causado por los confinamientos que el costo humano que representan estas cifras—así como la grave crisis económica causada por una pandemia y que Trump negó durante meses, administró mal, politizó y luego ignoró de nuevo– esté oculto de muchos estadounidenses.

Por muy malas que sean las últimas estadísticas, Fauci planteó la horrible posibilidad de que las cosas empeoren, una perspectiva desalentadora en un país que ya se ha visto afectado por meses de distanciamiento social y confinamientos.

«Ahora tenemos más de 40.000 casos nuevos al día. No me sorprendería que aumentemos a 100.000 al día si esto no cambia, así que estoy muy preocupado», dijo Fauci a una comisión del Senado, este martes.

Fauci expresó su consternación por las personas que se congregaban en multitudes y no usaban mascarillas y la atención inadecuada que se le presta a las pautas federales sobre reapertura, que el presidente se negó a aplicar.

«Vamos a seguir teniendo muchos problemas, y habrá mucho dolor si eso no se detiene», dijo.

Como Trump no está dispuesto a cambiar de rumbo y dar un ejemplo nacional o liderar una respuesta federal al virus, otros expertos médicos expresan su temor de que el próximo feriado del 4 de julio pueda provocar un aumento similar en las infecciones, que parece haber sido causado por el Día de los Caídos, a finales de mayo.

«El virus se está propagando rápidamente. El momento de actuar es ahora», dijo el presidente ejecutivo y gerente del Hospital Metodista de Houston, Marc Boom. Texas en su conjunto, que está experimentando una curva en rápido aumento, informó un récord de 6.975 nuevos casos de covid-19, este martes.

Otro estado que es un epicentro del aumento prolongado del nuevo coronavirus es Florida, que presentó más de 6.000 casos nuevos, el martes. Pero el gobernador republicano Ron DeSantis, un aliado de Trump, continuó minimizando la situación, alegando que era una buena noticia que las personas más jóvenes, que tradicionalmente se habían visto menos afectadas por el covid-19, eran una parte proporcional más alta de las que resultaron positivas en el pasado.

«No vamos a volver, cerrando cosas», dijo DeSantis.