CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Cómo encontrar resistencia durante la pandemia de coronavirus

Por Ryan Prior

(CNN) –– Unas semanas después de la cuarentena de coronavirus, Emmy Apfel, de 16 años, estaba sentada en su casa en Palo Alto, California, sin nada que hacer. Eran las vacaciones de primavera de su escuela, todo fue cancelado y el abrumador aburrimiento la dejó ansiosa por algo, cualquier cosa, para ocupar su tiempo.

Publicó un anuncio en el sitio web Nextdoor, ofreciendo darles tutoría a los estudiantes más jóvenes en riesgo de quedarse atrás mientras las escuelas cambiaban a clases en línea. En 30 minutos, había recibido 50 respuestas.

«Está bien», pensó la estudiante de décimo. «Tenemos que armar las tropas».

Apfel organizó a ocho amigos en un equipo de gestión para dar clases particulares a estudiantes locales desde kindergarten hasta octavo grado.

Rápidamente lo convirtieron en una floreciente organización sin fines de lucro llamada Beyond the Book. Uno de sus amigos construyó el sitio web de la nueva empresa en dos días para que padres e hijos pudieran inscribirse en las sesiones de tutoría de Zoom.

A mediados de junio, Beyond the Book ofrecía 200 sesiones semanales para niños dirigidos por más de 100 estudiantes voluntarios de secundaria, principalmente en Estados Unidos, pero uno proveniente de lugares tan lejanos como Irlanda.

The New York Times: Pandemia cambió uso de internet en EE.UU. 2:55

«Estaba muy sorprendida (por la respuesta)», dijo. «Solo quería retribuir a mi comunidad y encontrar algo que hacer».

Comienza simple con resistencia

No te preocupes. Si la pandemia te afecta, no necesariamente necesitas comenzar una nueva organización. Un viaje hacia la resiliencia puede comenzar con una sola acción.

«Todos podemos desarrollar los músculos y las habilidades de resistencia. Puede que no los tengas inherentemente, pero puedes desarrollarlos», comentó Mary Alvord, psicóloga clínica y profesora adjunta de psiquiatría y ciencias del comportamiento en la Universidad George Washington.

Una de las primeras formas de volverte resistente es comenzar por comunicarte con amigos, familiares u otras personas de tu comunidad inmediata para conectarte. «Es tan importante que no estés solo en tu cabeza», dijo Alvord, coautora del «Programa de desarrollo de resiliencia para niños y adolescentes».

A partir de ahí, puedes asegurarte de concentrarte en las cosas que puedes controlar, para que también puedas aceptar la incertidumbre de lo que no puedes cambiar.

LEE: Si tus hijos se están portando mal o haciendo berrinches, podrían estar tristes debido al estrés por el coronavirus

A pesar de lo que sucede afuera con la salud pública o la economía, aún mantenemos nuestro poder de autorregulación sobre nuestros propios cuerpos. Eso significa que establecer rutinas para un sueño reparador y comer alimentos saludables son formas clave en las que cada uno de nosotros puede ejercer el control en un entorno dinámico.

«La incertidumbre es certera en este momento», explicó Alvord, quien también contribuyó a la hoja de ruta en línea de la Asociación Americana de Psicología para ayudar a las personas a desarrollar la resiliencia.

Ella recomendó crear un plan de acción para cuando las cosas no van bien. Por ejemplo, si estás desempleado recientemente, intenta aprender una nueva habilidad o adquirir un nuevo pasatiempo.

Construir o reconstruir la propia confianza durante un momento tumultuoso a nivel mundial puede significar trabajar en nuestras propias áreas de confianza. Puede que no te haya ido bien en la escuela. Pero si eras una ‘mariposa social’, puedes encontrar formas creativas de llegar a otros, ya sean tarjetas de correo o improvisadas horas de Zoom. Estás ayudando a otros y a ti mismo.

«Ser capaz de ser resistente es ser capaz de pensar de manera más divergente que en línea recta», agregó.

Sepa cuándo ser gentil

La columna vertebral de la resiliencia, sostuvo Alvord, es el apoyo de la comunidad. El hecho de que eso sea más difícil de lograr ahora con el distanciamiento físico establecido es uno de los aspectos más perniciosos de la vida pandémica.

Esa disminución en la interacción humana durante la pandemia tiene efectos reales en nuestra química cerebral, dijo. Saber que esto es la mitad de la batalla para crear trucos de vida mientras buscamos remediarlo.

«No tenemos suficientes interacciones significativas con las personas. Tenemos un déficit de oxitocina», aseveró Arthur Brooks, profesor de la Harvard Kennedy School y presentador del podcast «El arte de la felicidad».

La oxitocina, a menudo llamada la hormona del «amor», se libera cuando nos abrazamos, besamos o hacemos el amor. A los padres los inunda cuando ven los ojos de sus recién nacidos por primera vez.

La ciencia muestra que los humanos y los perros sienten una oleada cuando se miran a los ojos. La lección aquí, dijo Brooks, es que un truco para mantener la cabeza fría durante el distanciamiento físico es tener un contacto visual más sostenido con los animales y humanos con los que compartes tu hogar.

Y cuando estés fuera de casa, mira a tu cajero a los ojos cuando hables con él o ella. Eso ayuda. Brooks les dijo a sus estudiantes que la investigación mostró que no es incómodo hasta que uno mira a un transeúnte por más de 2,3 segundos. Entonces, incluso puedes robar un ligero tinte de la hormona del amor por una mirada pasajera con alguien en el pasillo del mercado.

Si bien los funcionarios de salud pública no le han recomendado que abrace a todos, puede volver a su línea de base de oxitocina durante la pandemia buscando abrazos largos y profundos entre los miembros de su familia, compañeros de casa o amigos cercanos en su burbuja inmediata.

resistencia durante pandemia coronavirus perros

Tu cuerpo puede producir oxitocina después del contacto visual sostenido con otras personas (y perros).

Conoce cuándo estar vigilante

En una crisis, los humanos están conectados para responder primero con miedo y vigilancia, indicó Brooks.

No es ningún secreto que durante los bloqueos y las cuarentenas en todo el mundo, todos vivimos esa atmósfera global de miedo y vigilancia. A veces, algunas personas pueden haber sentido que los bloqueos eran demasiado severos, señaló. Todos queríamos volver a la normalidad, lo que sea que eso significara.

Nuestros cuerpos son simplemente incapaces de mantener la respuesta de lucha o huida durante años. Después de unos meses, los cuerpos de las personas se adaptan naturalmente al statu quo, un estado de estabilidad interna que los biólogos llaman homeostasis. De hecho, la fatiga de la cuarentena se ha establecido.

MIRA: Campamentos de verano en la pandemia de coronavirus: ¿con qué medidas?

«La gente todavía está en crisis, aunque podría no sentirse de la misma manera», observó Brooks. «Hemos regresado homeostáticamente a la línea de base. Antes estabas sufriendo por demasiado miedo. Ahora estás sufriendo porque no hay suficiente. La homeostasis nos ha hecho estar menos vigilantes».

El coronavirus sigue siendo una amenaza tan grande como siempre y los casos están surgiendo en muchos estados. Pero ahora que hemos procesado la primera ola, corremos el riesgo de concebir la pandemia como una forma tolerable de riesgo más parecida a los accidentes automovilísticos.

«Incluso si tenemos una segunda ola, no le tendremos miedo de la misma manera», dijo Brooks. «No puedes permanecer ‘anormal’ por mucho tiempo».

Comprende tu cerebro

En su podcast y en sus clases, Brooks explica que hay formas de comprender tu propia química cerebral para que puedas tomar mejores decisiones.

A medida que hacemos frente a la posibilidad de una segunda ola, sus lecciones son aptas.

Una regla general es que debemos tener en cuenta cómo y cuándo consumir noticias e información. Buscamos noticias que nos ayuden a traducir la incertidumbre vertiginosa en un conjunto más tangible de riesgos calculados que podemos gestionar.

Pero ese motivo puede ser contraproducente debido a cómo nos estimula el neurotransmisor dopamina, un mensajero químico que juega un papel en cómo pensamos y planificamos.

MIRA: Así se disfrutan unos quince años y una boda en medio de la pandemia

«La gente está tratando de convertir la incertidumbre en riesgo leyendo demasiadas noticias», dijo Brooks. «Pero estás alimentando un conjunto de algoritmos que iluminan tu cerebro como un casino de Las Vegas».

Los últimos titulares impactantes no crean la atmósfera que necesitas para construir una vida saludable y productiva durante la pandemia.

Sin embargo, descubrir lo que ya había dentro puede.

«Todos tenemos la oportunidad de encontrar cuál era nuestro propósito más profundo», aseguró Brooks. «No tener que hacer lo que solía hacer es una gran oportunidad. Cuando se elimina lo urgente, se deja lo importante».

Encuentra una misión a largo plazo

Mientras tanto, en Palo Alto, lo que comenzó como el esfuerzo de Apfel para superar el aburrimiento se ha convertido en una misión que planea continuar por el resto de sus estudios en la escuela secundaria.

«Se les ha enseñado mucho a todos, incluyéndome a mí», dijo. «Es como una pasantía de negocios para nosotros».

La organización ha estado retomando donde los adultos y el sistema educativo en sí se han quedado cortos, incluidos los casos en los que los tutores de Beyond the Book fueron tutores de estudiantes de una escuela de inmersión en español que no habían practicado el idioma en meses.

Apfel es tutora de tres estudiantes y recientemente pasó varias sesiones ayudando a enseñar a leer a un niño de kindergarten.

«Siempre quise comenzar algo en la comunidad», contó. «Mi mayor consejo sería encontrar algo que te interese en tu comunidad», dijo. «Comienza con algo pequeño. Si a la gente le encanta, crecerá».

«Lo más importante es identificar un problema. Involucra a otras personas e inspíralas».