CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Estados Unidos se asegura casi todo el suministro mundial de remdesivir, medicamento clave para el covid-19

Por Emma Reynolds

(CNN) — Estados Unidos se ha asegurado casi todo el suministro de remdesivir de los próximos meses, el único medicamento que se sabe que funciona directamente contra el covid-19.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) anunció el lunes que había asegurado el 100% de la producción proyectada del fabricante de medicamentos Gilead para julio, y el 90% de su producción para agosto y septiembre, y más para ensayos clínicos.

«El presidente Trump llegó a un acuerdo sorprendente para garantizar que los estadounidenses tengan acceso al primer producto terapéutico autorizado para covid-19″, dijo el secretario de Salud, Alex Azar, en un comunicado de prensa.

El HHS ha asegurado más de 500.000 cursos de tratamiento del medicamento antiviral para hospitales de EE.UU. hasta septiembre, según el comunicado. El remdesivir es el único medicamento que tiene una autorización de uso de emergencia de la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para tratar el coronavirus, y está patentado por Gilead Sciences.

Otra droga, el esteroide dexametasona, ampliamente disponible, es útil para proporcionar atención de apoyo a los pacientes más enfermos de covid-19 que requieren ventilación u oxígeno, según una investigación preliminar del Reino Unido.

LEE: La dexametasona, el primer medicamento que reduce la mortalidad del covid-19

Gilead había donado un suministro de 1,5 millones de dosis de remdesivir a países de todo el mundo, lo que dice que es suficiente para alrededor de 140.000 cursos de tratamiento. Según el HHS, se reservaron casi un millón de dosis para EE.UU., pero el suministro se está agotando.

El último envío del Gobierno de Estados Unidos del medicamento antiviral donado salió esta semana. Gilead está intensificando su capacidad para hacer más, pero no está claro cuánto estará disponible este verano.

La compañía ha dicho que planea tener más de 500.000 cursos de tratamiento disponibles para octubre y más de 2 millones para diciembre, pero no está claro cómo se distribuirán internacionalmente.

CNN ha contactado a Gilead para hacer comentarios.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo el miércoles que estaba trabajando para verificar los informes de que Estados Unidos está acaparando remdesivir.

«Somos conscientes de los informes en los medios sobre esta compra o adquisición de existencias de remdesivir, y obviamente estamos trabajando a través de nuestros colegas y nuestros socios y el acceso al Acelerador de Herramientas Covid para aclarar y verificar este informe», dijo Mike Ryan, director ejecutivo del Programa de Emergencias de Salud de la OMS, en una sesión informativa.

«Obviamente, hay muchas personas en todo el mundo que están muy enfermas y queremos asegurarnos de que todas tengan acceso a las intervenciones necesarias para salvar vidas», dijo Ryan.

«Estamos totalmente comprometidos como organización y con nuestros socios para un acceso equitativo a las intervenciones que salvan vidas», agregó.

LEE: El director general de la OMS dice que la pandemia «no está ni cerca de terminar»

Ryan dijo que la OMS continúa trabajando con Estados Unidos, a pesar de que el presidente Trump ha dicho que se ha alejado de la organización. «Estamos agradecidos y continuamos colaborando con nuestros homólogos técnicos en Estados Unidos en todos los asuntos relacionados con la ciencia y la salud pública», dijo.

Gilead anunció en una carta abierta el lunes por la mañana que había decidido establecer un precio de US$ 390 por vial para los gobiernos de los países desarrollados. Un curso de tratamiento típico de cinco días incluiría seis viales, lo que equivaldría a US$ 2.340 por paciente, dijo Daniel O’Day, presidente y director ejecutivo de Gilead Sciences.

El precio para el paciente típico de EE.UU. (aquellos con seguro privado o los programas gubernamentales de Medicare y Medicaid) será de US$ 520 por vial. Eso es un total de US$ 3.120 por un tratamiento de cinco días.

El fabricante de medicamentos también ha llegado a acuerdos con cinco fabricantes de medicamentos genéricos en la India, Egipto y Pakistán, lo que les permite producir remdesivir para una lista de 127 países en su mayoría de bajos y medianos ingresos.

«En el mundo en desarrollo, donde los recursos sanitarios, la infraestructura y la economía son tan diferentes, hemos celebrado acuerdos con fabricantes de genéricos para brindar tratamiento a un costo sustancialmente menor. Estas soluciones alternativas están diseñadas para garantizar que todos los países del mundo puedan brindar acceso al tratamiento «, escribió O’Day.

Sin embargo, muchos países no están en esa lista, incluidos Brasil, China, Japón, México y muchas naciones europeas.

Y remdesivir se ha sometido a pruebas en muchos de estos países, incluidos China, Francia, Alemania, Japón y el Reino Unido. Un estudio ha demostrado que puede reducir cuatro días de hospitalización, de 15 a 11 días.

LEE: Gilead revela el precio del remdesivir, un medicamento para combatir el covid-19

Andrew Hill, investigador principal visitante en el Departamento de Farmacología de la Universidad de Liverpool, dijo a CNN que entiende que Estados Unidos había comprado la mayor parte del suministro de Gilead del medicamento, que es muy solicitado en países de altos ingresos en Europa y América.

«Nunca en mi carrera médica, nunca he conocido una situación en la que un solo país requiera el suministro completo de un medicamento para enfermedades potencialmente mortales, simplemente no tiene precedentes», agregó.

«Piensa en los ensayos clínicos de remdesivir, y los pacientes en el Reino Unido participaron en esos estudios y arriesgaron su propia salud por un medicamento, que en ese momento no tenía ningún beneficio comprobado. Asumieron los riesgos y, sin embargo, dado que todos estos pacientes en diferentes países han tomado este medicamento, ¿por qué deberían ser solo los estadounidenses los que se beneficien de la investigación?»

«En realidad, llevar todo el medicamento a Estados Unidos cuando se ha probado en una gran variedad de países cuestiona los estándares éticos más básicos».

«No es la forma de lidiar con una pandemia. Si todos entran en su silo y comienzan a acumular medicamentos, equipos y vacunas, entonces los medicamentos no se distribuirán de manera justa».

El ministro de Negocios del Reino Unido, Nadhim Zahawi, respondió a las noticias sobre el remdesivir diciéndole a Sky News que los gobiernos y las empresas deberían «cooperar» para encontrar tratamientos para el coronavirus «porque el mejor resultado para todo el mundo es que trabajamos juntos».

Señaló los acuerdos internacionales de la compañía farmacéutica británica AstraZeneca para suministrar cientos de millones de dosis de una vacuna a nivel mundial si se produce una en la Universidad de Oxford.

«Al intentar competir, creo que en última instancia socavamos todas nuestras estrategias. Es mucho mejor trabajar juntos que trabajar para socavarnos mutuamente, por lo que continuaremos con ese espíritu», dijo Zahawi.

Penny Ward, profesora visitante de medicina farmacéutica en el King’s College de Londres y presidenta del Comité de Educación y Normas de la Facultad de Medicina Farmacéutica, dijo en un comunicado al Science Media Center con sede en el Reino Unido: «Gilead ha dejado claro que la capacidad de fabricación es limitada por una serie de problemas y ha establecido los pasos que han estado tomando para ampliar para tratar de satisfacer la demanda».

Ward agregó que debe tenerse en cuenta que Estados Unidos es el país más afectado por covid-19, con más de 2,6 millones de casos y 127.000 muertes hasta la fecha, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins.

«No es razonable esperar que el Gobierno de Estados Unidos niegue a su población el acceso a los medicamentos fabricados en Estados Unidos», dijo en el comunicado.

«Estas leyes también existen en muchos otros países, y de hecho el Gobierno del Reino Unido ha promulgado leyes para prohibir la exportación de medicamentos esenciales del Reino Unido en esta misma situación».

Ward dijo que las declaraciones de Gilead «indican que han trabajado duro para tratar de ampliar un proceso de fabricación difícil tan rápido como puedan» y poner a disposición los suministros para ensayos clínicos y uso compasivo, así como en los países en desarrollo.

«Sería injusto para la compañía culpar a Gilead por las acciones del presidente Trump», agregó en el comunicado.

El Dr. Ohid Yaqub, profesor titular de la Unidad de Investigación de Políticas Científicas de la Universidad de Sussex, dijo en un comunicado al Science Media Center: «La compra del remdesivir es una noticia decepcionante, no necesariamente por la escasez que implica para otros países, pero porque claramente indica una falta de voluntad para cooperar con otros países, y el efecto escalofriante que esto tiene en los acuerdos internacionales sobre los derechos de propiedad intelectual».

El último anuncio plantea preguntas sobre si EE.UU. podría tener prioridad sobre otros países cuando se trata del suministro de otros medicamentos vitales en la lucha contra el coronavirus.

Paul Hudson, director ejecutivo del gigante farmacéutico francés Sanofi, causó controversia a mediados de mayo cuando pareció sugerir que Estados Unidos sería el primero en recibir una vacuna contra el coronavirus si la compañía logra desarrollarla.

Posteriormente fue convocado al Palacio del Elíseo por el presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien subrayó la necesidad de fabricar una vacuna disponible para todos lo antes posible. Más tarde, Sanofi dijo que los comentarios de Hudson fueron «mal interpretados».

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, también ha dicho que si se encuentra una vacuna «no pueden ser solo los países más ricos que produzcan esa vacuna para sus ciudadanos».

Amanda Watts, Jacqueline Howard, Elizabeth Cohen y Arman Azad contribuyeron con los informes.