CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Brasil

Brasil

‘Están enviando a la población al matadero’: abren restaurantes y bares en Río de Janeiro; expertos advierten que lo peor está por venir

Por Rodrigo Pedroso, Marcia Reverdosa, Shasta Darlington

(CNN) — Un viento frío revolvió manteles en los restaurantes al aire libre a lo largo de la playa de Copacabana en Río de Janeiro el jueves. Pero hizo poco para amortiguar el entusiasmo de Pedro Assy mientras se preparaba para abrir su restaurante por primera vez en más de tres meses.

«Mi equipo y yo estamos emocionados de volver al trabajo», dijo a CNN sobre su local llamado Cabanna, que sirve bocadillos, sándwiches y cócteles. «Será diferente, con todas las medidas de precaución que debemos tomar, la distancia de las mesas, la cantidad de personas sentadas juntas, pero se siente bien estar trabajando de nuevo».

Assy dijo que apenas evitó la bancarrota, despidiendo a cuatro de sus 11 empleados y congelando o reduciendo los salarios de los siete restantes cuando Río de Janeiro ordenó el cierre de todas las empresas, excepto las esenciales, en marzo, en un intento por detener la propagación de covid-19.

«Otro mes como este y tendría que cerrar por completo», dijo. «Hoy tengo más miedo de quedarme en casa y no trabajar que del coronavirus«.

LEE: El desempleo se dispara en América Latina a raíz del coronavirus

Al igual que muchas ciudades de Brasil, bajo la presión del creciente desempleo y una economía en decadencia, Río de Janeiro está relajando las restricciones, a pesar de las advertencias de los expertos de que la ciudad hasta ahora no ha logrado controlar el covid-19.

A partir del jueves se permitió la reapertura de restaurantes, bares y gimnasios, siguiendo nuevas pautas de salud que requerían el uso de mascarillas y distanciamiento social. El primer día, había pocos clientes en el paseo marítimo, aunque no estaba claro si se debió al clima o al temor aún muy presente al coronavirus, que según los expertos podría no alcanzar su punto máximo en Brasil hasta mediados de agosto.

A finales de mayo, los investigadores de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) calcularon que la pandemia en Río alcanzaría su punto máximo al mes siguiente y recomendaron mantener medidas de aislamiento social.

Pero el 2 de junio, el alcalde de Río, Marcelo Crivella, anunció un plan para relajar gradualmente las restricciones, comenzando con la reapertura de los concesionarios de automóviles y las tiendas de decoración del hogar. Luego vinieron el comercio, los centros comerciales y algunos espacios públicos.

Un mes después, el número de muertos por covid-19 aumentó un 70% a 6.550 y el número total de infecciones en la ciudad aumentó casi un 50% a 57.879, según el secretario de Salud del estado de Río. Y si bien el número de muertes registradas en la segunda mitad del mes fue ligeramente menor, 1.303 frente a 1.372, el número de casos nuevos fue un 16% mayor con 13.675.

En general, Brasil tiene el segundo mayor número de casos de coronavirus en el mundo, solo superado por Estados Unidos. Hasta el jueves, hubo más de 60.000 muertes y 1,4 millones de casos confirmados del virus.

MIRA: Brasil supera las 60.000 muertes por covid-19

Otra ciudad se arrepiente

Pero los planes para reabrir permanecen sin cambios. Los expertos advierten que Río podría seguir los pasos de otras ciudades brasileñas que se movieron demasiado rápido para reabrir y terminaron teniendo que cerrar nuevamente.

Una de las primeras capitales estatales brasileñas en implementar una cuarentena, Belo Horizonte en Minas Gerais, comenzó a reabrir su economía a finales de mayo. Pero esta semana ordenó el cierre de actividades no esenciales debido al aumento de muertes y hospitalizaciones.

El hecho de que el virus se diseminó a medida que las restricciones se relajaban en Río no fue una coincidencia, según Roberto Medronho, epidemiólogo de la UFRJ y uno de los creadores del «covidímetro», una herramienta que calcula la tasa de transmisión. El 7 de junio, la capital tenía una tasa de transmisión de 1,03. Tres semanas después, la tasa de transmisión fue de 1,46.

«Esto indica que la decisión de ampliar la reapertura se basó en criterios económicos y no científicos», dijo Medronho a CNN.

El covid-19 ha golpeado fuertemente a la economía brasileña incluso cuando el presidente, Jair Bolsonaro, ha minimizado en repetidas ocasiones el impacto del virus al insistir en que el hambre y el desempleo podrían matar a más personas que la pandemia. Si bien una gran mayoría de brasileños inicialmente apoyó el cierre de negocios no esenciales, el mensaje de Bolsonaro ha resonado cada vez más.

Unos 7,8 millones de brasileños perdieron el trabajo entre marzo y mayo, según las cifras publicadas esta semana por el instituto de estadísticas brasileño, IBGE. El instituto dijo que por primera vez desde que comenzó a rastrear los datos, menos de la mitad de la población en edad laboral estaba trabajando. La cifra exacta fue del 49,5%.

Los economistas pronostican una recesión histórica debido a covid-19. El Banco Central de Brasil estimó una caída del 6,4% en el PIB para este año, mientras que el Fondo Monetario Internacional es más pesimista y ve que la economía se reducirá un 9,1% en 2020.

LEE: Tres gráficas que muestran el sombrío panorama económico en el continente americano a causa del coronavirus

Crivella de Río dijo que sus decisiones fueron tomadas después de discusiones con su comité científico, que determinó que los gimnasios, bares y restaurantes podrían reabrir porque el número de muertes se había ralentizado y el porcentaje de camas ocupadas en la UCI también había disminuido.

A principios de junio, el 90% de las camas de UCI en Río estaban ocupadas. Esta semana, la tasa había caído al 69%. Sin embargo, los expertos dicen que no debería ser la única estadística utilizada para tomar decisiones.

«Los gobernadores y alcaldes abrieron hospitales de campaña y compraron ventiladores, y los números mejoraron», dijo Domingos Alves, un experto en modelado de computadoras del Grupo Covid-19 Brasil, que reúne a científicos de varias universidades brasileñas.

«Pero esto tiene un límite: los médicos no están disponibles como camas, y no hay forma de aumentar esta capacidad indefinidamente. Confiar solo en la ocupación de camas en la UCI como base para la reapertura es un truco que se está utilizando para calmar a la población».

Alves dijo que los planes de la próxima semana para abrir al público los partidos de fútbol en la ciudad solo agravarán la ya delicada situación.

LEE: Coronavirus en Latinoamérica: Así comenzó la semana del 29 de junio en los países más afectados de la región

La ciudad de Belo Horizonte también basó su decisión de reabrir a finales de mayo en la ocupación de camas en la UCI, una decisión que el alcalde, Alexandre Kalil, ahora lamenta.

«Lo que estamos haciendo como país es comprar más camas. Fue un error pensar que esto lo resolvería. Ahora tuvimos que cerrar nuevamente en Belo Horizonte porque los casos se dispararon. Veo este drama como una guerra, y en una guerra, cambias tu estrategia todo el tiempo «, dijo Kalil en una entrevista.

Para finales de mayo, el número de camas de hospital en Belo Horizonte se había cuadruplicado desde el comienzo de la pandemia y Kalil permitió que abrieran tiendas minoristas y salones de belleza.

A diferencia de Río de Janeiro, Belo Horizonte no permitió la reapertura de centros comerciales, iglesias y parques, pero aun así, en un mes los casos aumentaron de 1.852 a 4.942, y el número de muertos pasó de 49 a 106. A principios de esta semana, el 92% de las camas de cuidados intensivos estaban ocupadas.

Kalil volvió a imponer medidas de aislamiento social el 26 de junio. Dijo que se mantendrán durante al menos otras dos semanas.

«No se puede decir que todo está bien cuando los medios informan que el número de muertos en el país ha superado los 60.000. En Belo Horizonte no creemos que la Tierra es plana. El cierre o la apertura dependerán de la ciencia y los números», dijo.

Los científicos del Grupo Covid-19 Brasil predicen que las ciudades que relajen las medidas de distanciamiento social podrían ver un aumento del 150% en el número de casos registrados de covid-19 en las próximas dos semanas.

«Los gobernadores y alcaldes envían a la población al matadero con la prerrogativa de una recuperación económica», dijo Domingos Alves.