CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Trump usa el discurso del 4 de julio para exponer una afirmación peligrosa y engañosa

Por Maeve Reston

(CNN) — Mientras la nación celebraba un sombrío 4 de julio con muchos estadounidenses confinados en sus hogares en medio de un aumento alarmante en los casos de coronavirus, el presidente Donald Trump usó su escenario en el South Lawn de la Casa Blanca el sábado para presentar una afirmación desconcertante -y peligrosamente engañosa- de que el 99% de los casos de coronavirus en Estados Unidos son «totalmente inofensivos».

La afirmación sin evidencia del presidente sobre el virus fue su más reciente intento de minimizar la amenaza del coronavirus mientras asola a Estados Unidos con casos que aumentan en todo el país, y un número cada vez mayor de altos funcionarios republicanos, desde los gobernadores hasta miembros del Congreso, que piden a los estadounidenses que redoblen sus esfuerzos para frenar la propagación del virus advirtiendo sobre las peligrosas consecuencias si las tendencias actuales continúan.

Buscando distraer a la nación del aterrador incremento en los casos de covid-19 y el siniestro número de muertes en Estados Unidos cuando superó las 129.000 personas, Trump se ha sumergido más hondo en una estrategia racialmente cargada destinada a reforzar su apoyo entre los estadounidenses blancos que se sienten amenazados por el cambio cultural que se extiende en el país después de la muerte de George Floyd a manos de un agente de policía de Minneapolis.

Con ese fin, repitió muchas de las líneas racialmente divisivas de su discurso en el Monte Rushmore el viernes por la noche, donde afirmó que una mafia fascista de izquierda está tratando de «acabar con Estados Unidos» borrando la historia de la nación y adoctrinando a sus hijos. Aparentemente con la esperanza de superar el lenguaje incendiario del viernes por la noche, comparó su cruzada para derrotar a «la izquierda radical» con los esfuerzos de Estados Unidos por erradicar a los nazis.

«Los héroes estadounidenses derrotaron a los nazis, destronaron a los fascistas, derrocaron a los comunistas, salvaron los valores estadounidenses, defendieron los principios estadounidenses y persiguieron a los terroristas hasta los confines de la tierra», dijo Trump el sábado por la noche en la Casa Blanca. «Ahora estamos en el proceso de derrotar a la izquierda radical, los marxistas, los anarquistas, los agitadores, los saqueadores y las personas que, en muchos casos, no tienen absolutamente ninguna idea de lo que están haciendo».

El discurso del presidente fue parte de un evento que organizó para celebrar el 4 de julio al mostrar la pompa y el poder del ejército de EE.UU. Si bien gran parte de la nación escuchó las recomendaciones de los expertos en salud pública de la administración de Trump para evitar grandes reuniones, CNN observó que parecía haber poco distanciamiento social en South Lawn y que muchos invitados no llevaban máscaras.

Engañoso sobre el virus

Fue en ese mismo discurso en el que hizo su más reciente afirmación desconcertante sobre el virus, ya que describió la respuesta defectuosa y rezagada de la administración a la pandemia como una gran historia de éxito estadounidense y sugirió falsamente, una vez más, que el incremento de casos en  EE.UU. se debe al aumento de las pruebas.

«Ahora hemos probado, casi 40 millones de personas. Al hacerlo, mostramos casos, el 99% de los cuales son totalmente inofensivos, resultados que ningún otro país puede mostrar porque ningún otro país ha hecho las pruebas que hemos hecho», afirmó Trump. «No en términos de números, o en términos de calidad».

No está claro cómo el presidente podría tener la impresión de que el 99% de los casos son «totalmente inofensivos». Hasta el momento se han registrado al menos 2,8 millones de casos de coronavirus en Estados Unidos, según los últimos datos de la Universidad Johns Hopkins. Si bien los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. estiman que alrededor del 35% de los casos son asintomáticos, esos pacientes aún pueden transmitir el virus. A partir del sábado, la Johns Hopkins estimó que la tasa de mortalidad de EE. UU. era del 4.6%. La Casa Blanca no ha devuelto la solicitud de CNN de comentarios sobre la afirmación del presidente.

El comisionado de la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos se negó el domingo a defender al presidente y se negó reiteradamente a decir si el comentario de Trump es verdadero o falso.

«No voy a entrar en quién tiene razón y quién está equivocado», dijo el Dr. Stephen Hahn, miembro del grupo de trabajo sobre coronavirus de la Casa Blanca, a Dana Bash de CNN en el programa «State of the Union».

Con trabajadores médicos de primera línea en la audiencia, Trump también promocionó las medidas de la nación para fabricar más equipos de protección personal y ventiladores que se necesitaban tan desesperadamente al comienzo del brote. Indicó que Estados Unidos «probablemente tendrá una solución terapéutica o de vacuna, mucho antes de fin de año».

Nuevamente culpó a China de la propagación del virus: «El secreto, los engaños y el encubrimiento de China permitieron que se extendiera por todo el mundo, 189 países. Y China debe ser totalmente responsable», aseguró Trump. El país asiático ha negado repetidamente estas afirmaciones.

El lenguaje optimista del presidente sobre el coronavirus estaba muy en contravía con la situación en los puntos críticos de la nación este fin de semana. Estados como Arizona, California, Florida y Texas todavía ven un número récord de casos desde la semana pasada. Y los hospitales en al menos dos condados de Texas estaban a plena capacidad al comienzo del fin de semana festivo, mientras que los jueces del condado de Lone Star State instaron a sus residentes a permanecer en casa.

La negativa de Trump a enfrentar la magnitud de la crisis de salud que enfrenta Estados Unidos tiene pocos paralelos entre otros presidentes en la historia reciente. El historiador Douglas Brinkley señaló en CNN el sábado por la noche que el presidente Woodrow Wilson intentó minimizar la pandemia de gripe española porque Estados Unidos estaba involucrado en una guerra.

Pero ese esfuerzo de Wilson «no se parece en nada a lo que Donald Trump está haciendo aquí, que intenta convertir el 4 de julio en su propia leonización privada», expresó Brinkley, señalando las recientes visitas de Trump al Monte Rushmore en Dakota del Sur, Tulsa, Oklahoma y Arizona, «sin preocuparse por el distanciamiento social, sin usar una máscara».

«¿Te imaginas a Franklin Roosevelt en medio de la Segunda Guerra Mundial sin invocar el espíritu de la Segunda Guerra Mundial?» dijo Brinkley en «Newsroom» de CNN, describiendo el esfuerzo de Roosevelt para reunir a los estadounidenses en un momento de crisis nacional. «Al menos, Donald Trump debería dar un discurso sobre este 4 de julio diciendo que tenemos nuevos héroes, los trabajadores médicos en Estados Unidos, las enfermeras y los médicos y técnicos de los que ahora podemos estar orgullosos y algún día habrá hospitales y monumentos conmemorativos nombrados después de ellos».

«En lugar de eso, solo está jugando a derribar monumentos», apuntó Brinkley, aludiendo a la obsesión de Trump de defender lo que el presidente ve como un ataque a las estatuas de generales confederados y otras figuras clave en la historia de Estados Unidos con pasados racistas. «Ha sido una actuación abismal de él».

El senador Tammy Duckworth, demócrata de Illinois y posible elección vicepresidencial para el presunto candidato presidencial Joe Biden, señaló el domingo que Trump debería centrarse más en la pandemia e informa que Rusia ofreció recompensas a los combatientes talibanes para matar tropas estadounidenses en Afganistán.

«Pasó más tiempo preocupado por honrar a los confederados muertos que hablando de los … 130.000 estadounidenses que perdieron la vida por el covid-19 o advirtiendo a Rusia de la recompensa que están poniendo en las cabezas de los estadounidenses», dijo Duckworth en «State of the Union» de CNN. «Sus prioridades están todas equivocadas aquí».

EE.UU.: El covid-19 modifica los festejos del 4 de julio 3:40

Saboteando a sus propios expertos en salud pública

La aparición del presidente en el evento del viernes en Dakota del Sur, que no tenía distancia social y muy poca máscara, y en su fiesta del 4 de julio en Washington, DC, donde pocos de sus invitados eligieron usar máscaras, llega en un momento en que incluso algunos de sus aliados más cercanos lo instan a asumir un mayor papel de liderazgo para alentar las coberturas faciales y otras medidas que frenarían la propagación del virus.

Trump se ha resistido a las máscaras incluso cuando una larga lista de líderes republicanos, incluido el líder de la mayoría del Senado Mitch McConnell y el líder republicano de la Cámara Kevin McCarthy, así como su propio director general de Sanidad y funcionarios de salud pública, han suplicado al público que se cubran la cara.

En una reversión abrupta el jueves, el gobernador republicano de Texas Greg Abbott hizo que los revestimientos faciales fueran obligatorios para la mayoría de los residentes en todo el estado. El gobernador de Florida Ron DeSantis, otro aliado de Trump, usó una máscara en varios eventos la semana pasada, incluso con el vicepresidente Mike Pence, quien ha seguido una línea cuidadosa, vistiendo una en numerosas apariciones públicas recientes y diciendo que la decisión debería ser tanto de funcionarios locales como individuos.

El gobernador de Georgia Brian Kemp, también republicano, recorrió su estado la semana pasada instando a los georgianos a usar máscaras. E incluso los entusiastas de Trump como Steve Doocy, coanfitrión de «Fox & Friends», dijeron esta semana que si el presidente usara una máscara, sería un «buen ejemplo» y sería un «buen modelo a seguir».

Doocy notó que sus amigos en Nueva Jersey y Nueva York usan máscaras todo el tiempo y le siguen diciendo que si el presidente usara una máscara «parecería que se la está tomando en serio y está escuchando a los CDC».

Mientras tanto, Austin, Texas, el alcalde Steve Adler, un demócrata, dijo el domingo que las acciones de Trump son «peligrosas».

«Me enoja», dijo Adler a Bash. «Es peligroso no enviar un mensaje claro a los estadounidenses, a la gente en mi ciudad».

«Cuando comienzan a escuchar ese tipo de mensaje ambiguo que sale de Washington, hay cada vez más personas que no usan máscaras, que no guardan la distancia social, que no harán lo que sea necesario para mantener una comunidad segura#, afirmó, y agregó que le gustaría que Abbott, un republicano, otorgue a las autoridades locales la capacidad de emitir órdenes de confinamiento».

Pero Trump no prestó atención a ese consejo en ninguno de los eventos de este fin de semana, permitiendo que su espectáculo del 4 de julio se desarrolle como cualquier otro año. Pero en Washington, DC, al menos, muchos de los espectadores habituales que acudirían a la exhibición de poderío militar y fuegos artificiales no lo hicieron este año. La multitud fue escasa, una señal de que muchos estadounidenses ahora prestan más atención a la guía de expertos médicos que al ejemplo de su presidente.

Tami Luhby, Maggie Fox y Jamie Gumbrecht de CNN contribuyeron a este informe.