CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Judicial

Multan a Deutsche Bank con US$ 150 millones por no reportar transacciones sospechosas de Jeffrey Epstein

Por Matt Egan, Erica Orden

(CNN Business) –- Reguladores de Nueva York criticaron duramente y multaron este martes al Deutsche Bank con 150 millones de dólares por “errores y descuidos” en su relación con el fallecido Jeffrey Epstein, quien estaba acusado de tráfico sexual.

Las autoridades aseguraron que las “fallas significativas de cumplimiento” del Deutsche Bank le permitieron a Epstein realizar cientos de transacciones por millones de dólares que deberían haber provocado un escrutinio adicional.

Las sanciones ––que también se relacionan con los lazos entre el Deutsche Bank y las instituciones financieras cargadas de escándalos Danske Bank Estonia y FBME Bank–– son las primeras acciones de los reguladores contra un banco por negocios con Epstein.

El Departamento de Servicios Financieros del Estado de Nueva York sostuvo que Deutsche Bank no detectó “muchas transacciones sospechosas posteriores” que realizó el fallecido multimillonario, quien murió por suicidio en agosto de 2019 a la espera de su juicio por cargos federales que lo acusaban de operar una red de tráfico sexual con niñas, algunas de tan solo 14 años, en su mansión de Manhattan y su finca de Palm Beach.

Las transacciones sospechosas detectadas por los reguladores incluyeron pagos a personas que han sido señaladas públicamente de supuestamente ser cómplices de Epstein en el abuso sexual a mujeres jóvenes, así como pagos a modelos rusas, matrículas escolares para varias mujeres, gastos de hotel y pagos directos a numerosos mujeres con apellidos de Europa del Este.

Los reguladores sostuvieron que Deutsche Bank, el banco más grande de Alemania que acumula un historial de problemas legales en Estados Unidos, no supervisó adecuadamente la actividad de la cuenta a nombre del delincuente sexual registrado “a pesar de la amplia información que estaba disponible públicamente” vinculada a su conducta criminal previa.

En un comunicado, Deutsche Bank reconoció su “error de integrar a Epstein en 2013 y las debilidades en nuestros procesos, y hemos aprendido de nuestras equivocaciones y deficiencias”. El banco dijo que contactó a las agencias de seguridad inmediatamente después del arresto de Epstein para ofrecer asistencia. También ha invertido casi 1.000 millones de dólares en capacitación, controles y procesos operativos, y ha contratado a más de 1.500 personas para su equipo de delitos financieros.

“Nuestra reputación es nuestro activo más valioso y lamentamos profundamente nuestra asociación con Epstein”, aseguró el banco. El Departamento de Servicios Financieros (DFS, por sus siglas en inglés) acreditó la “cooperación ejemplar” de Deutsche Bank con la investigación.

La orden arroja algo de información sobre los negocios financieros de Epstein, que durante mucho tiempo han sido una fuente de misterio y, según el DFS, pueden ser objeto de una investigación criminal.

El ascenso y la caída de Jeffrey Epstein 4:41

Entre varias señales de alarma, Epstein estaba usando más de 200.000 dólares en efectivo anualmente, según el DFS. En ese sentido, la agencia añadió que “si Epstein utilizó o no esos pagos o ese efectivo para encubrir crímenes anteriores, facilitar nuevos o para otro propósito son preguntas que deben dejarse a las autoridades penales, pero el hecho de que eran sospechosas debió haber sido obvio para el personal del banco en varios niveles”.

“Una terrible historia criminal”

Epstein enfrentó una investigación federal en 2006 vinculada a las acusaciones que acosó y abusó sexualmente de niñas menores de edad. Finalmente, el multimillonario firmó un acuerdo de no enjuiciamiento con fiscales federales en Miami al año siguiente, lo que le permitió declararse culpable de dos cargos estatales de prostitución y cumplir solo 13 meses en una prisión estatal de Florida.

“A pesar de conocer el terrible historial criminal de Epstein, el banco falló inexcusablemente en detectar o evitar millones de dólares de transacciones sospechosas”, sostuvo Linda Lacewell, superintendente del Departamento de Servicios Financieros del Estado de Nueva York, en un comunicado.

Según los reguladores, el banco fue informado repetidamente acerca de las acusaciones anteriores contra Epstein y de sus presuntos cómplices tan pronto como se convirtió en cliente de Deutsche Bank.

El DFS señaló que en abril de 2013 un ejecutivo de cuentas junior alertó sobre el acuerdo de culpabilidad de Epstein y la sentencia de prisión en un memorándum que debía ser enviado a los altos ejecutivos del banco. Otra persona que trabajaba en la cuenta envió el mensaje a los altos ejecutivos y destacó “cuán lucrativa podría ser la relación”, de acuerdo a la orden del DFS, citando “flujos estimados de 100 a 300 [millones] de dólares a lo largo del tiempo [sic] (posiblemente más) con ingresos de 2 a 4 millones de dólares anuales a lo largo del tiempo”.

El documento del DFS afirmó que a finales de 2014 y en 2015, el departamento de delitos antifinancieros del banco detectó señales de alarma sobre Epstein, incluida la decisión de un tribunal federal que otorgaría a las presuntas víctimas acceso a los detalles de su acuerdo de culpabilidad y “acusaciones adicionales en la prensa sobre las relaciones del señor Epstein con un destacado expolítico estadounidense y un miembro de una familia real europea”.

Dos de los ejecutivos del banco acordaron explorar los problemas y se reunieron con Epstein en su casa de Nueva York, donde uno le preguntó “sobre la veracidad de las recientes acusaciones y pareció estar satisfecho con la respuesta de Epstein”, añadió el DFS.

Cuando los ejecutivos del banco se reunieron para discutir la relación con Epstein, aproximadamente una semana después, no guardaron ninguna grabación de la reunión, a pesar de que la política del banco la exige, según la orden. El documento de DFS añadió que posteriormente ese día un ejecutivo le envió un correo electrónico a otro para decirle que el comité estaba “cómodo con continuar las cosas” con Epstein, y que otro miembro del comité había “notado una serie de acuerdos importantes recientemente”.

18 transferencias a por lo menos tres cómplices no identificados

La orden del DFS también menciona a supuestos cómplices de Epstein, sobre quienes los fiscales federales han seguido investigando desde la muerte de Epstein. Hace solo unos días, fiscales federales acusaron a la presunta cómplice Ghislaine Maxwell, de 58 años, de reclutar, seducir y abusar sexualmente de niñas menores de edad. Ella ha negado previamente cualquier delito.

Caso Jeffrey Epstein: ¿de qué acusan a Ghislaine Maxwell? 3:26

El documento afirma que Epstein realizó pagos a supuestos cómplices a través de sus cuentas de Deutsche Bank, incluidas 18 transferencias electrónicas de al menos 10.000 dólares cada una a por los menos tres personas no identificadas.

El regulador destacó que el banco, algunas veces, no estuvo al tanto sino hasta después que los destinatarios eran presuntos cómplices, pero señaló que no siempre fue así.

Según el DFS, Deutsche Bank también abrió cuentas corrientes y del mercado monetario en 2014 para “The Butterfly Trust”, propiedad de Epstein, cuyos beneficiarios incluían a las tres personas a las que les había hecho transferencias electrónicas, y que en ese momento el banco sabía que al menos una de ellas había sido un presunto cómplice de Epstein.

Abogado personal realizó 97 retiros de la cuenta de Epstein

La orden también plantea preguntas sobre otras personas vinculadas con Epstein, incluido un abogado personal no identificado sobre quien el DFS dice que tuvo la autoridad para retirar efectivo de las cuentas de Epstein… y lo hizo 97 veces entre 2013 y 2017, por un total de más de 800.000 dólares.

Dos o tres veces al mes, el abogado sacaba la cantidad máxima de 7.500 dólares por día para retiros de terceros, indica la orden. Epstein le dijo al banco que su abogado necesitaba el efectivo para viajar, propinas y gastos.

Las regulaciones exigen que las instituciones financieras reporten las transacciones en efectivo de un individuo cuando son por encima de 10.000 dólares por día, y la “estructuración” o división de transacciones para evitar los requisitos de informar es un delito penal.

Dos veces, entre 2014 y 2017, el abogado le preguntó al banco con qué frecuencia podía retirar efectivo sin activar una alerta, señaló el DFS, y en 2017 el abogado interrumpió un retiro durante dos días después de preguntarle a un cajero sobre el proceso de alerta. Los funcionarios del banco confrontaron al abogado, pero él negó tener la intención de eludir las reglas de informes y se le permitió continuar con los retiros, según la orden.

Serie de multas contra Deutsche Bank

El Deutsche Bank tiene una larga historia de problemas regulatorios.

En 2017, el banco fue sancionado por el estado de Nueva York con 630 millones de dólares en multas debido a un escándalo de lavado de dinero ruso de 10.000 millones de dólares, en el que supuestamente no logró enfrentar un esquema de comercio de acciones que permitió a los clientes en Rusia transferir grandes cantidades de dinero a cuentas en paraísos fiscales.

La compañía también llegó a un acuerdo 7.200 millones de dólares a finales de 2016 con el Departamento de Justicia de Estados Unidos sobre activos hipotecarios, aproximadamente un año después de que acordó pagar 2.500 millones de dólares en multas por la manipulación de las tasas de interés.

Deutsche Bank también tiene una relación larga y complicada con el presidente Donald Trump. En las últimas dos décadas, Deutsche Bank le ha prestado a Trump más de 2.000 millones de dólares, lo que ubicó al banco como el mayor prestamista del mandatario al momento de su elección, según el diario The New York Times.

Trump ha presentado demandas para bloquear las citaciones que obligan al Deutsche Bank a entregar sus registros financieros. La Corte Suprema está debatiendo la capacidad del presidente de proteger sus documentos, incluidos los registros de impuestos, de las autoridades.