CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Donald Trump está en disputa abierta con funcionarios de salud mientras el virus arrecia

Por Kevin Liptak, Nick Valencia

(CNN) — Cinco meses después de una pandemia aún feroz que ha matado a más de 130.000 estadounidenses, las tensiones entre el presidente Donald Trump y los expertos en salud que trabajan en su gobierno han pasado de quejas privadas a inconformismo hasta una disputa abierta.

El resultado, dice gente de esas agencias, es una nueva sensación de desmoralización a medida que continúan sus intentos de luchar contra una crisis de salud única en la historia mientras navegan simultáneamente por los caprichos de un presidente que ha mostrado poco interés o comprensión de su trabajo.

Que Trump no confía ni sigue los consejos de expertos como el Dr. Anthony Fauci, el principal especialista en enfermedades infecciosas de la nación, no es algo nuevo. El presidente no asistió a una reunión de su grupo de trabajo sobre coronavirus en meses y recientemente sus sesiones se llevaron a cabo fuera de la Casa Blanca, incluso el miércoles en la sede del Departamento de Educación. Se le dijo a Fauci que participara en la reunión de forma remota por videoconferencia, evitando que participara en una rueda de prensa de mediodía.

La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, dijo más tarde que es una «decisión del grupo de trabajo» que aparece en las sesiones informativas sobre coronavirus. Cuando se le preguntó si el presidente todavía tiene confianza en Fauci, McEnany dijo que Trump «tiene confianza en las conclusiones de nuestros expertos médicos».

Aún así, el presidente se les ha quejado a sus ayudantes durante meses que las apariciones en televisión de Fauci, que han sido severamente restringidas por la Casa Blanca, a menudo parecen contradecir su propio mensaje. Ya en marzo, Trump estaba cada vez más frustrado porque las previsiones de Fauci para el virus parecían menos optimistas que las suyas, pero en gran medida evitaban las reprimendas públicas.

Al mismo tiempo, muchos de los colaboradores de Trump han visto a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC, por sus siglas en inglés) con profundo escepticismo durante meses, creyendo que su papel en los primeros pasos en las pruebas fue un fracaso crítico y viendo filtraciones más recientes de la guía preliminar de la agencia como intentos de soslayar a la Casa Blanca.

publicidad

Sin embargo, a medida que aumentan los casos en todo el país y el manejo de la crisis por parte de Trump hace que sus perspectivas de reelección se atenúen, se está enfrentando a Fauci y a los CDC de una manera completamente nueva.

El desarrollo es un mal augurio para aquellos que esperan que la respuesta del gobierno federal al virus se coordine más a medida que los recuentos diarios de casos continúan estableciendo registros y otros países impiden la entrada de estadounidenses.

LEE: El Dr. Anthony Fauci dice que está «muy a favor» de los mandatos locales sobre el uso de máscaras

En cambio, Trump está señalando que después de meses de disputas internas y ataques privados sobre las agencias y funcionarios encargados de combatir el virus, ahora está preparado para cuestionar abiertamente su autoridad y socavar sus consejos.

«Creo que estamos en un buen lugar. No estoy de acuerdo con él», dijo Trump en una entrevista el martes cuando se le preguntó sobre la afirmación de Fauci de que Estados Unidos aún está «hasta las rodillas en la primera ola» de la pandemia.

Trump acusó a Fauci de vacilar en las primeras decisiones en la crisis, diciendo que era mejor ignorar a los expertos y confiar en sus instintos.

«El Dr. Fauci dijo que no usáramos máscaras y ahora dice que las usemos», le dijo a Greta Van Susteren de Grey Television. «Y dijo muchas cosas. No cierres China. No prohíbas la llegada de China. Lo hice de todos modos. No escuché a mis expertos y prohibí a China. Hubiéramos estado en una situación mucho peor. No creerías en la cantidad de muertes más que habríamos tenido si no hubiéramos hecho la prohibición».

Las críticas de Trump a Fauci no se sostienen por completo; la decisión de desaconsejar el uso de máscaras se debió en gran medida a la escasez nacional de estas, y Fauci respaldó públicamente la prohibición de viajes desde China cuando se anunció.

Aún así, las críticas de Trump al director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas reflejan su convicción de que los expertos en salud que reunió al principio de la pandemia lo han guiado mal, una opinión respaldada por algunos medios conservadores que han acusado a Fauci y otros en la administración por imponer medidas de bloqueo draconiano a pesar de ser funcionarios no elegidos.

Un día después de criticar a Fauci, Trump acusó a los CDC de producir «pautas muy difíciles y costosas para abrir escuelas», diciendo que no estaba de acuerdo con las recomendaciones de la agencia de salud.

«Mientras quieren que abran, les piden a las escuelas que hagan cosas muy poco prácticas», escribió Trump. «Me reuniré con ellos!!!»

Algunas horas después, el vicepresidente, Mike Pence, dijo que los CDC emitirán una nueva guía la próxima semana sobre la reapertura de las escuelas y dijo que no deberían verse como una barrera para el regreso de los niños a las aulas.

Por qué Trump no se reunió con la principal agencia de salud de la nación para reabrir las escuelas antes de que publicaran sus directrices y antes de que Trump convocara una mesa redonda para discutir el asunto no estaba claro.

LEE: Trump dice que presionará a los gobernadores para la reapertura de las escuelas incluso cuando los casos de coronavirus aumentan

Atacando por su cuenta

Lo que quedó claro fue la renovada sensación de que Trump está atacando solo en medio de una pandemia que en las encuestas muchos estadounidenses dicen que la ha manejado mal y no la tomó en serio.

Antes de la crisis, los desacuerdos de Trump con funcionarios como Fauci parecían menos claros. Después de que Fauci rompió públicamente con Trump en temas como la hidroxicloroquina y el momento en que estaría lista una posible vacuna, el presidente se esforzó por decir que respetaba a sus expertos en salud y estaba escuchando sus consejos.

Incluso cuando se quejó en privado de que estaba siendo socavado, Trump dijo durante las reuniones de prensa que había poca distancia entre él y los médicos en la fuerza especial de coronavirus de la Casa Blanca. Y después de que retuiteó un mensaje con el hashtag #FireFauci, Trump restó importancia a sus diferencias.

Cuando Fauci y la Dra. Deborah Birx, la coordinadora de la respuesta al coronavirus de la Casa Blanca, le aconsejaron a Trump que mantuviera las recomendaciones de cierre a principios de abril, aceptó.

Pero eso parecía ser el tope de su influencia. Desde entonces, Trump ha socavado constantemente sus recomendaciones y ha ofrecido información contradictoria sobre la gravedad del brote y los pronósticos para los próximos meses.

La brecha entre la Casa Blanca y los CDC no está contenida solo para Trump. Algunos funcionarios del Ala Oeste han acusado en voz baja a la agencia de haber empeñado los esfuerzos iniciales para aumentar las pruebas, uno de los pasos críticos en el manejo de la crisis por parte de Estados Unidos.

Otros en la Casa Blanca han cuestionado algunos de los datos que han recibido de los CDC, incluida Birx, diciendo que pueden estar incompletos o retrasados.

LEE: Las máscaras de tela no funcionan tan bien como las versiones de grado médico, dicen investigadores

Dilema sobre las escuelas

Esta semana, cuando la administración ha lanzado un esfuerzo agresivo para convencer a las escuelas de que vuelvan a abrir, los CDC citaron varias pautas para mantener a los estudiantes seguros, incluida la reconfiguración de las aulas para permitir el distanciamiento social y la actualización de los sistemas de ventilación.

El director de la agencia, sin embargo, ha insistido en que sus directrices no deben actuar como una barrera para abrir escuelas.

«Lo que no es la intención de las pautas de los CDC es que sean utilizadas como una razón para mantener cerradas las escuelas», dijo el Dr. Robert Redfield. «Creo que es crítico y personalmente sería muy decepcionante para mí y conozco a mi agencia si vemos que las personas están usando estas pautas como una razón para no reabrir nuestras escuelas».

Durante una mesa redonda sobre la reapertura de las escuelas y en tuits posteriores, Trump tildó la decisión de reabrir las escuelas como política y dijo que presionaría a los gobernadores para que permitieran que los estudiantes volvieran al aula.

Después del evento, algunos líderes de los CDC expresaron su disgusto porque el tema de la reapertura de las escuelas se había politizado.

«La verdadera tragedia en todo esto es la politización de la misma», dijo un alto funcionario de los CDC a CNN hablando sobre la mesa redonda el martes.

«Realmente pasamos tiempo armando la ciencia detrás de esto y creemos que es la decisión correcta. Pero ahora, debido a que el presidente lo ha convertido en un problema político, es probable que no suceda», agregó un segundo alto funcionario.

LEE: Todo lo que pasó en EE.UU. antes de que superara los 3 millones de casos de coronavirus

Desaliento

Los expertos en salud pública de la agencia se han desanimado en las últimas semanas al ver que los casos de covid-19 pasaron las 130.000 muertes en EE.UU.

En las últimas dos semanas, la agencia ha estado plagada de luchas internas, que incluyen señalamientos entre dos laboratorios que aún se ocupan de las consecuencias del lanzamiento inicial y la investigación sobre los kits de prueba fallidos, según un científico involucrado en el proceso.

Un funcionario de salud federal le dijo a CNN que también está preocupado por quién está filtrando documentos oficiales al público, incluidos borradores de algunas recomendaciones que causaron tensión entre la agencia y la Casa Blanca.

Mientras tanto, otros se preguntan por qué los datos sobre quién está contrayendo el virus, que muestra a los negros y latinos en mayor riesgo y enfatiza la creciente disparidad racial de quién contrae el virus, no se divulga de manera más amplia.

«Eso es lo que hacemos, publicamos datos. No entiendo por qué no publicamos esta información», dijo un funcionario. «Eso es lo que hace nuestra agencia. No tiene ningún sentido por qué habría una orden de arriba hacia abajo para evitar que esto salga».

Demandan al Gobierno de EE.UU. por medida contra estudiantes internacionales 1:08

LEE: Es posible que los estudiantes internacionales tengan que irse de EE.UU. si sus universidades deciden dictar solo clases en línea

Para el miércoles por la mañana, la perspectiva desalentadora en los CDC se sintió en todas sus divisiones a medida que la agencia continuó luchando contra cuestionamientos sobre su propia confianza y credibilidad, especialmente después de los informes de que estaba planeando publicar una nueva guía sobre cómo los estudiantes pueden regresar físicamente de manera segura a aulas.

Eso fue antes de que Trump tuiteará despreciando las pautas de los CDC sobre el regreso de los estudiantes a la escuela.

Kaitlan Collins de CNN contribuyó a este informe.