CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Opinión | Las dos razones por las que el covid-19 empeora en EE.UU.

Por Frida Ghitis

Nota del editor: Frida Ghitis, exproductora y corresponsal de CNN, es columnista de asuntos mundiales. Es colaboradora frecuente de opinión de CNN, columnista colaboradora de The Washington Post y columnista de World Politics Review. Síguela en Twitter @fridaghitis. Las opiniones expresadas en este comentario son las del autor. Leer más opinión en CNNE.COM/OPINION.

La pandemia de 2020 está devastando Estados Unidos cada día más rápido. Mientras que muchos otros países desarrollados vuelven gradualmente a la normalidad, los estadounidenses están contrayendo covid-19 en números que son difíciles de comprender, superando marcas todos los días.

Lo más inquietante es que la cantidad de muertes diarias ha comenzado a aumentar. Los condados de Texas, donde las morgues se están quedando sin espacio, le están pidiendo a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA por sus siglas en inglés) camiones refrigerados para guardar los muertos. Docenas de estados se detienen o vuelven a abrir; Michigan ha pedido a la Guardia Nacional que se quede y continúe ayudando. Texas, cuyo gobernador fue uno de los primeros en animar la reapertura, ha extendido su declaración de desastre.

¿Por qué? ¿Por qué la Unión Europea, Canadá, Nueva Zelandia y otros aplanan la curva mientras que los estadounidenses no pueden?

La respuesta se encuentra en dos factores. Uno es el mito más peligroso que rodea a covid-19: que hay una compensación costo-beneficio entre vencer a la pandemia y restaurar la economía. El otro factor es un presidente que no solo parece creer esa falacia, sino que está preparado para hacer lo que sea necesario para conjurar un sentido de normalidad en aras de ganar la reelección.

publicidad

Primero, el mito. Puede parecer contradictorio, pero combatir el contagio no es contrario a ayudar a la economía. La salud pública y el crecimiento económico no son incompatibles; van de la mano. Combatir la pandemia es un paso indispensable para volver al crecimiento. No hay compensación. Todos queremos que la economía se recupere, pero permitir que el coronavirus se incremente no es el camino.

Sin las medidas necesarias (distanciamiento físico, uso de mascarillas faciales, etc.), el virus se propaga como llamas en un pincel seco. Si no actuamos, se incendiará la economía. Eso se está volviendo dolorosamente claro a medida que vemos que los casos que se disparan, cumpliendo la predicción de los epidemiólogos que advirtieron que era un error mortal volver a abrir demasiado pronto.

Los datos del New York Times muestran que estados como la Florida, Texas y Arizona, todos los que reabrieron en forma temprana y agresiva, se están convirtiendo en los nuevos epicentros de covid-19, con la Florida reportando 15.299 casos nuevos este domingo, el número más alto en un solo día para cualquier estado desde que comenzó la pandemia.

El presidente Donald Trump presionó implacablemente para reabrir, con la creencia errónea de que dispararía la economía, y los devotos gobernadores republicanos fueron obligados rápidamente. La reapertura crea un parpadeo en la actividad económica, una fugaz ilusión de recuperación, seguida de una explosión de enfermedad y muerte, que exige más frenos.

Esto no debería venir como sorpresa. Un estudio sobre la pandemia de gripe de 1918 descubrió que las ciudades de EE.UU. que tomaron las medidas más rápidas y agresivas para reducir la propagación finalmente experimentaron el mayor crecimiento económico.

La reapertura puede salvar algunos trabajos, algunos ingresos, por un corto tiempo. Pero luego tenemos que agacharnos. Incluso si las autoridades no ordenan los cierres, la mayoría de las personas no quieren arriesgarse a contraer el virus covid-19 potencialmente mortal, por lo que toman decisiones personales que limitan la actividad económica. Por el contrario, las medidas de seguridad fuertes crean confianza, confianza en las autoridades, tasas más bajas de infección y un retorno a algo más cercano a la normalidad.

Si todo el país hubiera continuado un estricto confinamiento más allá de unas pocas semanas en la primavera boreal, se podrían haber salvado decenas de miles de vidas. No tendríamos cerca de 70.000 personas diagnosticadas con covid-19 en un solo día, como tuvimos este viernes. Los estadounidenses no tendrían prohibido ingresar a Europa. El mito sobre la reapertura de la economía está matando gente.

Florida se desborda por contagios de covid-19

Entre los que propagan el mito está Trump. Pero en sus manos, la creencia está armada y turboalimentada por el calendario electoral.

El presidente actúa y habla como si viviera en un planeta diferente. «Creo que estamos en un buen lugar«, dijo esta semana, cuando un experto advirtió que estamos en camino a «uno de los momentos más inestables en la historia de nuestro país», con hospitales abrumados, su personal exhausto y enfermo, con una pandemia que se descontrola y las muertes que vuelven a aumentar. Trump afirmó absurdamente que el 99% de los casos de covid-19 es «totalmente inofensivo».

El Dr. Anthony Fauci, probablemente el hombre más confiable del país en el tema, dijo lo obvio: «No creo que pueda decir que lo estamos haciendo bien … simplemente, no lo estamos«. En cambio, Fauci señaló que tenemos un «problema grave en curso«, una «tormenta perfecta», lo llamó. Días antes, había advertido al Congreso que podíamos ver 100.000 nuevos casos diarios. Parecía un poco exagerado. Pero ahora nos precipitamos hacia ese marcador horrible.

En este punto del desastre, un guionista de películas de terror diabólicamente inteligente lanzaría un nuevo giro en la trama: un líder al que no le importa; uno que hace todas las cosas equivocadas mientras se acumulan las muertes.

El presidente fue a la guerra contra las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. con respecto de las escuelas. Los epidemiólogos escribieron que las escuelas y las universidades representan el «mayor riesgo» para la propagación. Pero a Trump no le gustó eso, así que él y su principal cómplice en el coronavirus, el vicepresidente Mike Pence, trataron de presionar a los CDC para que reescribieran las pautas, porque eran demasiado «duras«. (El director de los CDC, Robert Redfield, se negó a hacerlo).

Trump también podría ordenar que el virus sea menos mortal. Parece creer que de alguna manera puede convencer al país para que ignore la catástrofe y finja que los días felices están aquí. Pero la gente no lo está comprando. Es por eso que el 67% de los estadounidenses desaprueba su manejo de la pandemia.

Aún así, él persiste. El viernes fue a la Florida, un nuevo epicentro de un desastre devastador, a un lugar donde aproximadamente una de cada tres pruebas de coronavirus es positiva, y actuó como si todo fuera como de costumbre. (El sábado, apareció brevemente con una mascarilla en una visita a miembros del servicio heridos en el Hospital Walter Reed, diciendo que pensaba que las mascarillas tenían «un tiempo y un lugar»).

Trump está separado de la realidad sobre el virus, o al menos él actúa como si lo estuviera. Para el resto de nosotros, para las personas y los funcionarios públicos, es crucial comprender que la única forma de volver a la normalidad y proteger los empleos y los ingresos es salvar vidas. No hay compensación. Ignore los desvaríos del hombre con el curioso bronceado. La economía no se recuperará hasta que el virus esté bajo control.