CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

Científicos descubren por accidente bacterias que comen metal

Por Amy Woodyatt

(CNN) — Los científicos descubrieron un tipo de bacteria que come y obtiene sus calorías del metal, luego de sospechar por más de cien años que existen pero sin haberlo comprobado.

Ahora, los microbiólogos del Instituto de Tecnología de California (o Caltech) descubrieron accidentalmente la bacteria después de realizar experimentos no relacionados con un tipo de manganeso similar a la tiza, un elemento químico que se encuentra comúnmente.

El Dr. Jared Leadbetter, profesor de microbiología ambiental en Caltech en Pasadena, dejó un frasco de vidrio cubierto con la sustancia para remojarlo en el agua del grifo en el fregadero de su oficina, y dejó el recipiente durante varios meses cuando se fue a trabajar fuera del campus. Cuando regresó, Leadbetter encontró el frasco cubierto con un material oscuro.

«Pensé, ‘¿Qué es eso?'», explicó Leadbetter en un comunicado de prensa. «Comencé a preguntarme si los microbios tan buscados podrían ser responsables, por lo que realizamos pruebas sistemáticamente para resolverlo».

Los investigadores descubrieron que el revestimiento negro encontrado en el frasco era manganeso oxidado que había sido generado por bacterias recientemente descubiertas que probablemente se encontraban en el agua del grifo.

«Hay evidencia de que los familiares de estas criaturas residen en el agua subterránea, y una parte del agua potable de Pasadena se bombea de los acuíferos locales», dijo.

En una nueva investigación publicada en la revista Nature el martes, los científicos señalan que estas son las primeras bacterias en usar manganeso como fuente de energía.

«Estas son las primeras bacterias que utilizan manganeso como fuente de combustible», dijo Leadbetter. «Un aspecto maravilloso de los microbios en la naturaleza es que pueden metabolizar materiales aparentemente poco probables, como los metales, produciendo energía útil para la célula».

La nueva investigación también revela que la bacteria puede usar manganeso para un proceso llamado quimiosíntesis, que convierte el dióxido de carbono en biomasa.

Los investigadores habían especulado que los microbios no identificados podrían aprovechar el proceso para estimular el crecimiento, pero solo sabían de bacterias y hongos que podrían hacerlo.

Los científicos creen que los hallazgos los ayudarán a comprender mejor las aguas subterráneas y los sistemas de agua que pueden ser obstruidos por los óxidos de manganeso.

«Existe un conjunto completo de literatura de ingeniería ambiental sobre sistemas de distribución de agua potable que se obstruyen con óxidos de manganeso», dijo Leadbetter. «Pero cómo y por qué motivo se genera dicho material ha seguido siendo un enigma. Claramente, muchos científicos han considerado que las bacterias que usan manganeso como energía podrían ser responsables, pero la evidencia que respalda esta idea no estaba disponible hasta ahora».

Los investigadores también creen que el descubrimiento podría ayudarnos a comprender los nódulos de manganeso: grandes bolas metálicas que pueden alcanzar el tamaño de una toronja y que a menudo se encuentran en el fondo del mar. Las bolas, que a menudo contienen metales raros, a veces se cosechan del fondo del océano, pero poco se entiende sobre ellas.

«Este descubrimiento de Jared y Hang llena un vacío intelectual importante en nuestra comprensión de los ciclos elementales de la Tierra, y se suma a las diversas formas en que el manganeso, un metal de transición abstruso pero común, ha dado forma a la evolución de la vida en nuestro planeta», dijo Woodward Fischer, profesor de geobiología en Caltech, en un comunicado. Fischer no participó en el estudio.