CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Análisis | La escandalosa negativa de Trump a liderar está empeorando la pandemia

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — Estados Unidos acaba de registrar más de 77.000 nuevos casos de covid-19, la mayor cantidad de contagios en un solo día. Pero el presidente Donald Trump quiere hablar sobre la reforma del lavavajillas.

La negativa de Trump a usar todos los poderes de su oficina y el Gobierno para enfrentar la peor amenaza interna desde la Segunda Guerra Mundial se está viendo más negligente, insensible y políticamente autodestructiva cada día devastado por el virus.

Trump no solo se niega a actuar de una manera apropiada para la magnitud de la emergencia, sino que está utilizando el megáfono más ruidoso del país de una manera que casi seguramente lo empeorará, presidiendo una campaña de la Casa Blanca para desacreditar el trabajo de toda la vida del Dr. Anthony Fauci —un nuevo frente en su guerra contra la ciencia y la verdad—, socavar los esfuerzos de los funcionarios locales para convencer a las personas de que usen mascarillas para frenar la propagación de la enfermedad.

Seis meses de crisis en EE.UU. ¿Qué dicen las encuestas? 3:08

La intransigencia de Trump es más notable ya que está feliz de usar el poder presidencial, a menudo de manera anticonstitucional, en busca de ganancias personales y políticas. Por ejemplo, al obligar a Ucrania a interferir en las elecciones y al conmutar el tiempo en la cárcel de su sucio y tramposo amigo Roger Stone.

Esta semana, a medida que estados como Florida, Texas y Arizona han establecido registros de contagios por coronavirus y se han llenado unidades de cuidados intensivos y morgues, ha expuesto la ceguera deliberada de una Casa Blanca que parece estar sellada de la realidad de la pandemia.

«Creemos que este presidente tiene una gran aprobación en este país. Su histórica respuesta al covid habla por sí misma», dijo, el jueves, la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, resumiendo el extraño universo paralelo de una administración que considera un gran éxito político uno de los fracasos gubernamentales más desastrosos de la era moderna.

McEnany elogió las pruebas estadounidenses y el impulso de vacunas y terapias, que tienen tanto que ver con la innovación de la industria farmacéutica estadounidense como cualquier cosa que Trump haya hecho. Estados Unidos aún carece de un programa nacional de pruebas y rastreo, todavía no puede equipar adecuadamente a todos los trabajadores médicos con equipos de protección y está perdiendo la lucha gravemente contra el virus durante cinco meses.

Sus asesores celebran su decisión de suspender los viajes a algunos viajeros provenientes de China y por priorizar la fabricación de respiradores hace meses. Tales pasos fueron importantes, pero en retrospectiva han resultado menos significativos de lo que parecían en ese momento. Más importante aún, están haciendo poco para sofocar el resurgir del virus en la mayor parte del país. Y jactarse de los respiradores parece perverso cuando miles de estadounidenses mueren de todos modos.

«El presidente ha tomado muchas decisiones ejecutivas malas», dijo el jueves la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, demócrata de California.

«Observando su comportamiento, he concluido que él es como el hombre que se niega a pedir direcciones. Todas las respuestas están ahí. Los científicos tienen las respuestas. Sabemos que las pruebas, el rastreo, el tratamiento, el distanciamiento, el uso de máscaras, el saneamiento pueden detener la propagación de este virus. Y, sin embargo, el presidente continúa por el camino equivocado y se niega a pedir instrucciones a los científicos que saben más que ninguno de nosotros».

Estados Unidos sigue a sus compañeros en la lucha contra el virus

El desastre en Estados Unidos quizás se expresa mejor en comparación con otras naciones industrializadas. Estados como Corea del Sur sofocaron el virus con medidas agresivas mientras Trump seguía negando su amenaza. Francia e Italia sufrieron terriblemente, pero los confinamientos basados en la ciencia se mantuvieron en su lugar hasta que se suprimió el patógeno, a diferencia de las aperturas estatales prematuras exigidas por Trump. Gobiernos extranjeros, desde Australia hasta Hong Kong y Alemania, optaron por estrategias agresivas y ahora se lanzan a brotes en un intento por prevenir un resurgimiento importante.

Francia, con una población de 67 millones, reportó 534 nuevos casos de covid-19, el jueves, y 18 muertes más. Florida, donde viven 21 millones, presentó 13.965 nuevos contagios y un nuevo récord de 156 muertes en un día en que el gobernador pro Trump, Ron DeSantis, culpó a los medios por el virus que se está descontrolando.

Otro acólito de Trump, el gobernador republicano de Georgia, Brian Kemp, emitió un decreto, el miércoles por la noche, bloqueando que las ciudades del estado emitan órdenes que exijan que se usen mascarillas en lugares públicos, una medida probada para disminuir la transmisión del virus, y el jueves demandó a la alcaldesa de Atlanta,  Keisha Lance Bottoms, por apegarse a su orden de usar mascarillas en su ciudad.

«¿Cómo puedes no darte cuenta? Más de 3 millones de casos, más de 135.000 muertes, muertes evitables aquí en Estados Unidos», dijo el Dr. Ali Khan, decano de la Facultad de Salud Pública del Centro Médico de la Universidad de Nebraska en «New Day», de CNN, este jueves. «Y somos el único caso atípico entre todos nuestros países pares. Toda Europa ha contenido su enfermedad. Y muchas partes del mundo, no solo lo han contenido, han eliminado la enfermedad».

El presidente, sin embargo, desvió la mirada de este empeoramiento de la calamidad y la vergüenza internacional. Raramente menciona el virus en público, a menos que sea para negar su terrible realidad. El presidente nunca aparece con sus funcionarios de salud pública y da la impresión de que ha seguido hacia adelante. El jueves, reunió a miembros del gabinete y legisladores republicanos en la Casa Blanca para celebrar la erradicación de más «regulaciones para matar empleos».

«Lo hicimos para que los lavavajillas ahora tengan mucha más agua y en muchos lugares, en la mayoría de los lugares del país, el agua no es un problema, no saben qué hacer con ella. Se llama lluvia, tienen un problema», dijo Trump, en un evento en el que varios invitados fueron llamados al micrófono por el genuflexivo vicepresidente Mike Pence para rendir homenaje a su» liderazgo».

El evento de Trump se produjo un día después de que voló a Atlanta, uno de los puntos críticos de la pandemia, no para sesiones de lluvia de ideas de emergencia en los convenientemente ubicados Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, sino para un evento sobre proyectos de transporte.

Con el país de rodillas debido al virus, que ahora está aumentando en 38 estados, la Casa Blanca está llenando el día de Trump con el tipo de eventos escalonados de baja potencia para resaltar una agenda típica de los tiempos en que los presidentes se quedan sin influencia política.

«Está haciendo muchas cosas a la vez», dijo. «Eso es lo bueno de la administración Trump», dijo McEnany.

Mientras ignora el empeoramiento de la crisis nacional, Trump también ha encontrado tiempo para reorganizar su campaña de reelección, y el ex jefe de campaña, Brad Parscale, pagó el precio de la debacle y la escasez de público ante lo que se suponía que era el regreso triunfal del presidente al campaña electoral en Oklahoma.

A pesar de la frenética remodelación menos de cuatro meses antes del día de las elecciones, Trump afirmó que las encuestas de opinión que lo mostraban detrás del casi seguro candidato demócrata, Joe Biden, a doble dígito eran ficción. Si bien se negó a tomarse la pandemia en serio, Trump convirtió el escritorio en la Oficina Oval en un puesto de mercado para los productos Goya, luego de que el presidente ejecutivo de la empresa se enfrentara a una reacción violenta por alabarlo. Su hija Ivanka mostró su oído político al lanzar un programa que insta a millones de personas que perdieron sus empleos «encontrar algo nuevo» en medio de la pandemia que su padre ignoró.

Usuarios de Tiktok plantan a Trump 0:58

«Esperábamos más»

La asombrosa negligencia de la Casa Blanca y el aparente olvido de la tragedia que se desarrolla bajo la supervisión de Trump son notables porque parece que ahora hay poca expectativa de los gobernadores o expertos en salud pública de que el liderazgo proteja a los estadounidenses —el deber fundamental de un presidente durante una crisis nacional — se cumpla.

«Esperábamos algo más que el constante interrogatorio del hombre que se suponía que era nuestro líder», escribió el gobernador republicano de Maryland, Larry Hogan, en un devastador artículo de opinión en The Washington Post este jueves.

«Trump pronto nos desengañó de esa expectativa».

El impulso de la administración para abrir escuelas a tiempo completo se ha convertido, esta semana, en un emblema de su miopía y de la forma en que los funcionarios locales y estatales están tomando decisiones, en este caso preparándose solo para clases en línea, que ignoran las demandas de Trump que están claramente más motivados por sus propios requisitos políticos que la preocupación por la seguridad.

McEnany afirmó que la investigación científica demostró que los niños tenían muchas menos probabilidades de infectarse por el coronavirus y tener complicaciones graves, por lo que las escuelas deben volver a abrir. Pero su punto ignora las serias preocupaciones de que los maestros, el personal administrativo y los trabajadores auxiliares, como los conserjes y los guardias de seguridad, en contacto cercano con los niños, puedan tener un alto riesgo de enfermedad en espacios confinados. Y aunque los niños pueden no enfermarse, pueden infectar a parientes mayores y más vulnerables en el hogar.

«Todos los demás en el mundo occidental, nuestras naciones pares, lo están haciendo. Somos los atípicos aquí», dijo McEnany, ignorando el punto obvio de que el resto del mundo occidental se beneficia de los líderes que pusieron la pandemia bajo control.

«La ciencia no debe interponerse en el camino de esto», dijo, en un comentario que resume todo el enfoque fallido de Trump de la crisis.