Crimen

Breaking News

Crimen

Los países que más personas ejecutan, los avances hacia la abolición y más: 5 datos sobre la pena de muerte en el mundo

(CNN Español) — Daniel Lewis Lee fue el primer ejecutado por el gobierno federal de Estados Unidos en 17 años. La última ejecución federal había sido en 2003.

En el mundo en más de 50 países es legal la pena de muerte, incluyendo a Estados Unidos, donde la práctica es legal en 28 estados, pero en tres de ellos (California, Oregon y Pensilvania) los gobernadores decretaron moratorias para las ejecuciones. A pesar de esto, las noticias sobre la pena capital en el mundo han sido alentadoras en el último año, según el reporte publicado por Amnistía Internacional en 2020 llamado «Condenas a muerte y ejecuciones 2019». La ONG dijo en su reporte que a pesar de que el año pasado ningún país abolió la pena de muerte, «el deseo de mantener esta pena disminuye entre los países que aún no la han abolido».

Miles de personas esperan en el corredor de la muerte ser ejecutados por sus gobiernos, con diversos métodos como ahoracamiento, inyección letal, entre otros; la práctica es condenada por Amnistía Internacional, pues dice, una vez ejecutada la pena, no hay vuelta atrás, sin importar la inocencia del individuo.

Estos son algunos datos sobre la pena de muerte en el mundo:

1. Las cifras

Según Amnistía Internacional, en 2019:

– 56 países del mundo mantienen en sus legislación la pena de muerte, y 28 países la tienen en sus leyes, pero llevan al menos una década sin llevar a cabo ejecuciones.

Los países y territorios en América que aún tienen esas leyes en curso son Belicé, Bahamas, Cuba, Estados Unidos, Guayana, Jamaica, Santa Lucía, Granada y Trinidad y Tobago.

El resto de los países están sobre todo África y Asia.

Los países del continente que son «abolicionistas solo para delitos comunes» son Brasil, Chile, El Salvador, Guatemala y Perú.

Y en 8 países del mundo la pena de muerte aplica solo para delitos graves, «como los cometidos en épocas de guerra», dice el reporte.

2. Los cinco países donde más se han registrado ejecuciones

«Sólo 20 países son responsables de todas las ejecuciones conocidas que se llevaron a cabo en el mundo» en 2019, dice Amnistía Internacional.

En 2019 las ejecuciones de presos vieron una disminución del 5% en comparación con 2018, registrándose una cifra récord en la última década de 657 penas de muerte en 20 países, según AI. Además en 142 países han abolido la pena de muerte en la ley o en la práctica.

Los cinco donde más ejecuciones estatales se han llevado a cabo son China, Irán, Arabia Saudí, Irak y Egipto, que siguen » liderando esta terrorífica lista».

China: Este país sigue liderando el ranking de mayor cantidad de ejecuciones estatales del mundo, «aunque se desconoce la verdadera magnitud del empleo de la pena de muerte en ese país», dijo AI en su reporte de 2019. Allí los datos sobre las ejecuciones son secreto de Estado y aunque existe una cifra oficial de casos (657), Amnistía cree que «miles de ejecuciones» tuvieron lugar en ese país asiático.

Solo China tiene el 14% de todas las ejecuciones a nivel mundial.

Irán: En el segundo lugar de la lista, en 2019 las autoridades iraníes ejecutaron a al menos 251 personas, entre ellas cuatro que eran menores de edad cuando cometieron los delitos. Aquí también hay una falta de transparencia en los datos, dice la organización internacional, algo que «hace que resulte difícil confirmar el número real de ejecuciones, que podría ser mucho mayor».

Arabia Saudí: En 2019 este país árabe ejecutó «a un número sin precedentes de personas» —al menos 184— el mayor número en un solo país en un año, según AI. «La mayoría de las ejecuciones se llevaron a cabo por delitos relacionados con las drogas y por asesinatos, pero además, creció el empleo de la pena capital como arma política contra la disidencia de la minoría musulmana chií en Arabia Saudí», dice AI.

Iraq: En el último año Iraq casi que duplicó el número de ejecutados, pasando de 52 en 2018 a al menos 100 el año pasado. Allí la mayoría de personas que fueron ejecutadas fueron acusadas de pertenecer a ISIS, según AI.

Egipto: Este país vio ejecutar a 32 personas el año pasado y condenar a la pena capital a 435, haciendo el 62% «de las condenas a muerte confirmadas en el Norte de África y Oriente Medio». Los delitos por los que fueron acusados los ejecutados son los relacionados con el terrorismo, asesinato, violación, atentado contra el presidente, intento de asesinato e incitación a la violencia.

3. El gobierno federal de EE.UU. volvió a ejecutar un preso luego de casi dos décadas

La pena capital en EE.UU. es legal en 28 estados, según información actualizada al 11 de junio de 2020. Según el Centro de Información sobre Pena de Muerte, 22 personas fueron ejecutadas en Estados Unidos en 2019 y el número de condenas a muerte impuestas fue de 34.

El 14 de julio de 2020 fue ejecutado por inyección letal Daniel Lewis Lee, un supremacista blanco que mató a una familia de tres, incluida una niña de 8 años, en 1996. En su declaración final antes de morir, Lee defendió su inocencia: “no lo hice. He cometido muchos errores en mi vida pero no soy un asesino”.

Según el Proyecto de Justicia Penal de la NAACP, al 1 de enero de 2020, había 2.620 personas condenadas a muerte en Estados Unidos, la mayoría de ellas en California (725), Florida (347), Texas (218), Alabama (175) y Pennsilvania (147).

Desde 1976, cuando la Corte Suprema de los Estados Unidos restableció la pena de muerte, hasta el 15 de julio de 2020, 1.513 personas han sido ejecutadas en el país. Y 170 condenados a muerte han sido absueltos desde entonces. En algunos casos, la absolución llegó cuando ya habían sido ejecutados.

La mayor parte de ellas han sido personas blancas (55,9%), negras (34%), hispanas (8,5%) y de otras razas (1,6), según un reporte de la organización Death Penalty Information Center.

4. Los pasos hacia la abolición, según Amnistía

Las buenas noticias reportadas el año pasado sobre la pena de muerte tienen que ver con que en los países donde está vigente la pena capital ha disminuido «el deseo de mantener esta pena», dice Amnistía.

La organización señaló en su informe de 2019 que varios países han aplicado «sendas moratorias» de las ejecuciones de presos.

Por ejemplo, en Estados Unidos, en 2019, Nueva Hampshire se convirtió en el vigésimo primer estado en abolir la pena de muerte. Y en marzo del año pasado, en California, donde hay el mayor número de personas en el corredor de la muerte, el gobernador Gavin Newsom firmó un decreto para aplazar las ejecuciones. Newsom dijo en un discurso emocional tras firmar el decreto que quiere prohibir y parar las ejecuciones en el estado, diciendo que moralmente no podía permitir que estas avancen en el Estado Dorado.

Estas son algunas buenas noticias en torno a la pena de muerte, según Amnistía Internacional:

– En países como en Kazajistán, Rusia, Malasia, Tayikistán y Gambia se continúan aplicando «sendas moratorias» para las ejecuciones.
– Barbados eliminó la pena de muerte de su Constitución.
– Se esperan aboliciones de estas leyes en varios países de África.
– En 2019, se indultaron penas capitales en 24 países.
– Por primera desde 2011 se «disminuyó el número de países que llevaron a cabo ejecuciones en la región de Asia y Oceanía», dice Amnistía.
– Y el año pasado, por primera vez desde 2010, no se llevaron ejecuciones en Afganistán, y en 2018, no se registraron en países como Taiwán y Tailandia.

Amnistía Internacional, que aboga por la eliminación de la pena de muerte, dice que la pena de muerte «niega derechos los derechos humanos», «es irreversible y se comenten errores», «no disuade contra el crimen» y «suele emplearse en sistemas de justicia sesgados».

5. Siguen las ejecuciones

Aunque la organización celebró algunos avances, en 2019 países como Bahréin y Bangladesh reanudaron las ejecuciones, en 56 países registraron las penas de muerte. Para el final de ese año había había por lo menos 26.600 personas condenadas a pena de muerte y que pueden perder su vida por métodos como electrocución, ahorcamiento, decapitación, inyección letal y fusilamiento, según dijo Amnistía Internacional en su reporte de 2019 sobre la pena capital.