CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

OPINIÓN | Los CDC fuera de la gestión de datos de covid-19, una receta para el caos

Por Kent Sepkowitz

Nota del editor: Kent Sepkowitz es analista médico de CNN y médico y experto en control de infecciones en el Centro de Cáncer Memorial Sloan Kettering en Nueva York. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opinión en CNNE.COM/OPINIÓN

(CNN) — La Casa Blanca reveló el martes que está derivando la gestión de la recopilación y análisis de ciertos datos estadísticos sobre covid-19 del receptor histórico, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés).

Cuando Michael Caputo, subsecretario de Asuntos Públicos del departamento, confirmó la decisión, dijo en un comunicado que «lo que nuestra nación necesita es un nuevo sistema de datos más rápido y completo para derrotar al covid-19 y los CDC, una división operativa de El HHS, sin duda, participarán en esta respuesta simplificada de todo el Gobierno. Simplemente ya no la controlarán … La antigua operación de recopilación de datos hospitalarios de los CDC funcionó bien en su momento, monitoreando la información hospitalaria en todo el país, pero hoy es un sistema inadecuado».

Este cambio repentino, que funcionarios que no revelaron su identidad le dijeron al New York Times y tomó por sorpresa a los CDC, ha despertado la preocupación de muchos sobre la centralización en Washington, DC, que podría permitir una tergiversación deliberada de los datos de covid-19 con fines políticos.

Categóricamente, comparto la preocupación.

Hemos visto que acusan a los gobernadores de Georgia y Florida de informar incorrectamente datos para mostrarlos de la manera más alegre. Candice Broce, portavoz del gobernador de Georgia, Brian Kemp, se disculpó en un tuit del 11 de mayo por un gráfico de nuevos casos confirmados, que fue engañoso y causó confusión. La imagen fue eliminada.

La presunta tergiversación en Florida fue tan dura que la analista principal de datos del estado, Rebekah Jones, afirma que fue despedida por negarse a manipular los datos. El gobernador Ron DeSantis ha disputado los reclamos de Jones, calificando la situación de «no problemática«.

Y los gobiernos liderados por autócratas admirados por el presidente Donald Trump, incluidos Brasil (Jair Bolsonaro) y Rusia (Vladimir Putin), también han sido acusados de meter mano en los datos, tratando de “ficcionalizar” la pandemia. En Rusia, una tasa de mortalidad inesperadamente baja relacionada con covid-19 provocó muchas sospechas internacionales, pero poco ha cambiado en los métodos utilizados para definir una muerte asociada a la enfermedad, y el país continúa negando que haya manipulado la información.Es fácil imaginar que este tipo de manejo de los datos por parte de “tipos duros” atrae cada vez más al presidente Trump, cuando Estados Unidos lucha con la realidad de una pandemia desastrosa y mal gestionada.

En Brasil, la Corte Suprema tuvo que intervenir para sofocar los planes de Bolsonaro en la supresión de datos completa. Pero sus informes actuales siguen siendo, a mi parecer, sospechosos. Al igual que con Rusia, la cantidad de casos y muertes reportados se ha reducido a pesar de la falta de recursos suficientes o la atención gubernamental aplicada al problema.

Es fácil imaginar que este tipo de manejo de los datos por parte de “tipos duros” atrae cada vez más al presidente Trump, cuando Estados Unidos lucha con la realidad de una pandemia desastrosa y mal gestionada.

Pero tengo el presentimiento de que la Casa Blanca sufrirá el remordimiento por este cambio en la gestión estadística más temprano que tarde. Irónicamente, es la falta de un solo sistema de monitoreo de la atención médica de pago en Estados Unidos, lo que probablemente frustrará cualquier esfuerzo por suprimir o tergiversar los datos. La atención médica aquí se compone de una serie de grupos de diverso tipo que no tienen una forma estandarizada de sistematizar casi nada.

Un intento de los vendedores libres de imponer un proceso clásico de pagador único en el sistema Rube Goldberg que usamos ahora parece condenado al fracaso.

Caputo y otros funcionarios de la administración probablemente no tienen idea de cuán grande es la tarea de recolectar decenas de miles de casos al día, organizarlos, mostrarlos gráficamente y despertarse nuevamente al día siguiente para hacer exactamente lo mismo. El HHS ha seleccionado TeleTracking, una compañía con buena reputación de Pittsburgh que tiene experiencia en suavizar el hipo y los baches en la recopilación de datos de cualquier hospital. Hace meses, la compañía también desarrolló un hermoso panel de seguimiento del covid-19.

Antes de entrar en el negocio de gestionar datos de covid-19, TeleTracking era conocido por desarrollar sistemas para asegurar un flujo de información electrónica eficiente. Esto podría usarse para ayudar a un hospital a determinar rápidamente cuándo, por ejemplo, una habitación de la sala está limpia y lista para recibir a un paciente de urgencias.

Pero ponerlos en la palestra durante el apogeo de una pandemia histórica es esencialmente como decidir el 14 de abril (14 de julio de este año) que TurboTax asumirá las funciones del Servicio de Impuestos Internos, en nombre de la eficiencia.

Aunque es probable que TeleTracking se haya estado preparando para esta tarea durante varias semanas, en vigor ahora, con la tasa de infección diaria actual de más de 50.000 casos nuevos por día, recibirán información sobre más de un millón de casos por mes y administración administrativa diaria. informes de miles de centros de salud.

Se darán cuenta rápidamente de que existen grandes diferencias en prestar servicios a clientes privados que los contrataron versus la avalancha de información pública que están a punto de recibir. Después de todo, los hospitales que anteriormente podían permitirse llamar a TeleTracking para pedir ayuda son el tipo de instituciones con suficiente personal para reportar datos limpios y pulidos.

Pero muchos hospitales tienen poco dinero y no tienen la cantidad de empleados necesaria para dedicar tiempo suficiente para esta tarea, especialmente durante una pandemia que ha agotado los recursos y la moral. Al hacer el cambio, Caputo y el HHS han abordado un problema real en la calidad de los datos. Pero el problema no es, como Caputo sugirió en su declaración, que los CDC no puedan manejar los datos, es que la mayoría de los sistemas de atención médica simplemente no pueden proporcionarlos oportunamente.

Sabiendo cuán ardua puede ser la tarea de recopilación de datos sobre cada caso y cada cama de hospital, los CDC prepararon y actualizaron los módulos de educación antes de que fueran retirados recientemente.

Según el anuncio de Caputo (un agente político instalado para dirigir el programa del HHS), y la guía de instrucciones del HHS de 13 páginas, el programa TeleTracking contará con formas diferentes (¡y más simplificadas!), con definiciones y procesos ligeramente diferentes. Capacitar a las personas para usarlos … eso es otro asunto.

Además, no está claro que Caputo sepa lo que quiere. La guía del HHS se emitió para «Informes de datos de hospitales, laboratorios hospitalarios y centros de atención aguda». Pero no brinda una nueva guía para recopilar información sobre la gran mayoría de los pacientes con covid-19: aquellos diagnosticados en clínicas, sitios de pruebas de manejo y, con suerte, pronto, usando kits de prueba en el hogar. Para mejorar realmente la situación, la respuesta “todo en uno” del Gobierno también tendrá que seguir las tendencias en los nuevos casos, ya que eso es lo que impulsa la utilización del hospital.

Además, no hay orientación sobre lo que los grandes laboratorios privados, que ejecutan la mayoría de las pruebas de diagnóstico, tienen que ver con sus resultados. Y ¿qué pasa con las compañías de seguros que recopilarán todos estos datos para sus propósitos y empresas funerarias y el equipo de expertos en estadísticas vitales que registran el destino de cada ser humano?

También existe la extraña ejecución final incorporada en la guía del HHS, que permite a los hospitales el «derecho» de informar datos directamente al estado, no al gobierno federal, una estación local que se ajustará a los estándares científicos, no políticos.

La declaración de Caputo de que con este cambio los CDC «ya no controlarán» los datos críticos es escalofriante. Pero en verdad, los CDC nunca lo hicieron, y tampoco lo hará el HHS. Los datos están en todas partes; o en lenguaje político, el sistema es extremadamente permeable. Con la enfermedad, la verdad saldrá a la luz y antes de lo que la administración se dé cuenta. La muerte es imposible de ocultar, la tragedia no puede ser «racionalizada».

Quizás la Casa Blanca es consciente de todo esto y el plan real es simplemente crear más caos y más desconfianza sobre los datos como un método para confundir a la población, como se ha sugerido.

Sin embargo, la única lección de la pandemia aprendida por todos, excepto por los de la Casa Blanca, es esta: el covid-19 no es un problema con una solución política, es una tragedia de proporciones históricas.

La mala dirección, el dominio brutal, el caos por sí mismo, culpar a los demás… todo eso se cae de bruces ante miles de estadounidenses enfermos y moribundos. Se recomienda que el HHS haga todo lo posible para controlar la pandemia, en lugar de las noticias sobre la pandemia.