CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Una mujer con coronavirus en Florida pasó de ser diagnosticada a morir en los brazos de su hija en cuestión de días

Por Madeline Holcombe

(CNN) — Hortencia Laurens estaba a punto de cumplir 70 años cuando le diagnosticaron coronavirus el 2 de julio. Su nieto, Diego Fereira, le dijo a CNN que su abuela pasó sus últimos días navegando por el sistema de salud de Florida con una enfermedad que progresa rápidamente.

«Mi abuela estaba sola, estaba asustada», dijo Fereira.

Más de 3,5 millones de personas han sido diagnosticadas con covid-19 en Estados Unidos desde que comenzó la pandemia, según datos de la Universidad Johns Hopkins. Y Florida ha sido golpeada de una manera particularmente fuerte.

El estado ha reportado más casos de coronavirus que la mayoría de los países del mundo, dejando a los hospitales de Florida abrumados.

Apenas unos días después de su diagnóstico, Laurens murió a causa del virus, envuelta en los brazos de su hija, en su camino de regreso al hospital.

publicidad

Hortencia Laurens, de 69 años, murió en cuestión de días por coronavirus.

«Todos tienen miedo»

Su familia estaba preparada para su viaje anual el 6 de julio a la costa oeste de Florida, pero una semana antes de la reunión, Laurens comenzó a sentirse mal, dijo Fereira.

La enfermedad comenzó con síntomas estomacales, pero las hijas de Laurens pronto notaron que estaba muy débil y estaba diciendo incoherencias, dijo Fereira.

A última hora del miércoles 1 de julio, su hija la llevó al Hospital Memorial en Pembroke Pines, Florida, dijo Fereira. Debido a las precauciones de virus, la tía de Ferreira no pudo quedarse en el hospital con Laurens, quien tenía afecciones subyacentes, como diabetes y no hablaba inglés.

En las primeras horas del jueves por la mañana, el hospital llamó a la familia para decirles que Laurens había sido diagnosticada con coronavirus, dijo Fereira. En esa llamada telefónica del hospital, Laurens le gritó a su familia que estaba asustada.

De acuerdo con un documento médico provisto por Fereira, fue dada de alta alrededor de las 3 a.m. del jueves con instrucciones para recoger unas fórmulas médicas y llamar a su médico para una consulta de seguimiento en dos días. Pero su familia no tenía forma de contactarla directamente, porque no tenía un teléfono celular con ella, y eran las 6 de la mañana, antes de que el hospital les avisara que la podían recoger, dijo.

El sistema hospitalario dijo que no podía comentar sobre el caso específico de Laurens, pero que las decisiones de admisión se basan en una serie de factores y en la evaluación del médico.

Ese jueves por la noche, aún sintiéndose mal, su hija la llevó a otro lugar del Memorial Hospital Miramar, dijo Fereira. Nuevamente le diagnosticaron covid-19 y le recetaron nuevos medicamentos para sus síntomas, según los documentos proporcionados por Fereira.

Aunque los documentos del hospital le indicaron que programara una visita de seguimiento alrededor del 4 de julio, Fereira dijo que los consultorios médicos estaban cerrados durante ese festivo y que tenía una cita a principios de esa semana.

Florida se desborda por contagios de covid-19

Pero Laurens no llegó a ese día, dijo Fereira.

Las hijas de Laurens la cuidaron durante el fin de semana. Tuvo un mal día el sábado, con fiebre, escalofríos y dolores corporales, pero pareció mejorar el domingo, dijo Fereira. Luego, el domingo por la noche hasta el lunes por la mañana, desarrolló dolores en el pecho, le costaba respirar y sudaba profusamente, le dijeron la madre y la tía de Fereira.

Fereira dice que se despertó el lunes por la mañana con un mensaje de texto de su padre a las 2 de la madrugada diciendo que Laurens estaba siendo llevada al hospital en una ambulancia con sus hijas.

En los brazos de su tía, Hortencia Laurens, la abuela de Fereira, perdió el pulso en la ambulancia, dijo. Un médico de emergencia la miró, congelado, y su tía le dijo a Fereira que tuvo que sacudirlo para hacerlo reaccionar.

«Simplemente se nota, todos tienen miedo», dijo.

El personal médico intentó revivirla en el hospital, pero ella no lo logró, dijo Fereira.

Fereira vive cerca del hospital de Pembroke, donde su abuela fue llevada de urgencia en sus últimos momentos, y dijo que revive su muerte todos los días.

«Escucho ambulancias yendo a ese hospital una vez cada una o dos horas», dijo. «Pensar en eso, que mi madre tuvo que ver a mi pobre abuela en una ambulancia atada a dispositivos que salvan vidas… está tan fresco».

Y también en los días que escucha ambulancias que llevan a más pacientes al hospital en el estado con casos crecientes, Fereira dice que está frustrado de ver a las personas sin máscaras como si nada estuviera pasando.

Fereira con su esposa e hija, y su abuela Hortencia Laurens (a la izquierda).

La cuidadora y matriarca llegó a EE.UU. en busca de una mejor atención médica

El miércoles, la familia se reunió en un pequeño grupo para su funeral. La mayoría tuvo que unirse por Internet porque muchos de los que llamaron a Laurens madre, abuela, bisabuela, hermana, tía y amiga viven en Colombia o en Venezuela.

Dondequiera que estén, todos están de luto por una matriarca, dijo Fereira. Ella siempre tuvo el mejor consejo y tuvo un remedio natural o emocional para cualquiera que se sintiera mal o mal, dijo.

Todo el dinero que ganó como cuidadora personal en el hogar para las personas mayores, dijo Fereira, lo envió a sus hijos e hijas que lidian con la pandemia en Colombia y Venezuela, de donde emigró a principios de la década de 2000 con la esperanza de una vida más cómoda y mejor atención médica, dijo Fereira.

«Cuanto peor se pone, peor va a ser en los hospitales»

«Estoy muy agradecido por esas personas pero al mismo tiempo siento que todos los servicios médicos están tan abrumados en este momento. Nuestros profesionales médicos necesitan algún tipo de apoyo», dijo.

El Memorial Healthcare System, que incluye las ubicaciones de Pembroke y Miramar donde se atendió a Laurens, dijo en un comunicado que el sistema hospitalario no puede comentar sobre la atención al paciente debido a las regulaciones de HIPAA.

«Como sistema público de salud, Memorial no permite ni ha permitido que haya disponibilidad de camas para determinar las decisiones de atención, una política que esperamos continuar a pesar del aumento de los casos de covid-19. La admisión a un hospital es una decisión impulsada por un médico basado en muchos factores, incluidos los signos vitales del paciente y la presentación clínica en la sala de emergencias», dijo el sistema hospitalario. «En todo el estado, aproximadamente el 20% de los pacientes que son positivos para covid-19 visitan las salas de emergencia. En última instancia, los datos estatales muestran que aproximadamente el 11% de las personas con covid-19 ingresan en los hospitales».

Fereira espera que la historia aliente a las personas a tomar más medidas para reducir la propagación del virus y apoyar al personal médico a medida que aumentan las restricciones y aumentan los casos.

«Cuanto peor se pone, peor va a ser en los hospitales, y cosas como esta seguirán sucediendo», dijo.

 

— Ben Norbitz de CNN contribuyó a este informe.