CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
EE.UU.

Muere John Lewis, leyenda de los derechos civiles en EE.UU., a los 80 años

Por Lauren Fox, Faith Karimi, Brandon Griggs, Suzanne Malveaux

(CNN) — John Robert Lewis, hijo de aparceros que sobrevivió a una brutal golpiza policial durante una marcha histórica de 1965 en Selma, Alabama, para convertirse en una figura destacada del movimiento de derechos civiles y un congresista estadounidense de larga data, murió después de una batalla de seis meses contra el cáncer. Tenía 80 años.

«Es con dolor inconsolable y tristeza duradera que anunciamos el fallecimiento del representante estadounidense John Lewis», dijo su familia en un comunicado. «Fue honrado y respetado como la conciencia del Congreso de Estados Unidos y un ícono de la historia de Estados Unidos, pero lo conocíamos como un padre y hermano amoroso. Fue un campeón incondicional en la lucha en curso para exigir respeto por la dignidad y el valor de cada ser humano. Dedicó toda su vida al activismo no violento y fue un defensor abierto en la lucha por la igualdad de justicia en Estados Unidos. Se le extrañará profundamente».

Lewis murió el mismo día que el líder de los derechos civiles, el reverendo Cordy Tindell «C.T.» Vivian, que tenía 95 años. La doble muerte de los íconos de los derechos civiles se produce cuando la nación todavía lidia con la agitación racial a raíz de la muerte de George Floyd y las posteriores protestas de Black Lives Matter que se han extendido por todo el país.

Es otra angustia en un año lleno de ellas, ya que Estados Unidos llora la muerte de casi 140.000 estadounidenses por el covid-19 y lucha por controlar el virus.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, anunció su muerte en un comunicado.

publicidad

«Hoy, Estados Unidos llora la pérdida de uno de los héroes más grandes de la historia del país: el congresista John Lewis, la conciencia del Congreso», expresó la demócrata de California.

Lewis había prometido combatir la enfermedad después de anunciar a fines de diciembre de 2019 que había sido diagnosticado con cáncer de páncreas en etapa 4, que se descubrió como resultado de una visita médica de rutina y pruebas posteriores.

«He estado en algún tipo de lucha, por la libertad, la igualdad, los derechos humanos básicos, durante casi toda mi vida. Nunca me he enfrentado a una lucha como la que tengo ahora», afirmó en un comunicado en ese momento.

Lewis, un demócrata que se desempeñó como representante de Estados Unidos en el quinto distrito del Congreso de Georgia durante más de tres décadas, fue ampliamente visto como una conciencia moral del Congreso debido a su encarnación de lucha no violenta por los derechos civiles durante décadas. Su apasionante oratoria fue respaldada por un largo historial de acción que incluyó, según su recuento, más de 40 arrestos mientras se manifestaba contra la injusticia racial y social.

Un seguidor y colega de Martin Luther King Jr., participó en sentadas en el mostrador del almuerzo, se unió a los Freedom Riders en desafío a los autobuses segregados y, a la edad de 23 años, fue un orador principal en la histórica Marcha de 1963 en Washington.

«A veces, cuando miro hacia atrás y pienso en ello, ¿cómo hicimos lo que hicimos? ¿Cómo lo logramos? No teníamos un sitio web. No teníamos un teléfono celular», dijo Lewis sobre el movimiento de derechos civiles.

«Pero sentí que cuando estábamos sentados en esos taburetes de la barra del almuerzo, o yendo al Freedom Ride, o marchando de Selma a Montgomery, había un poder y una fuerza. Dios Todopoderoso estaba allí con nosotros».

Lewis ha dicho que King inspiró su activismo. Enfurecido por la injusticia del Jim Crow South, lanzó lo que llamó «buenos problemas» con protestas organizadas y sentadas. A principios de la década de 1960, era un jinete de la libertad, desafiando la segregación en las terminales de autobuses interestatales en todo el sur y en la capital de la nación.

«No queremos que nuestra libertad sea gradual; queremos ser libres ahora», expresó en ese momento.

A los 25 años, Lewis ayudó a liderar una marcha por los derechos al voto en el puente Edmund Pettus en Selma, donde él y otros manifestantes fueron recibidos por policías estatales y locales fuertemente armados que los atacaron con palos, fracturando el cráneo de Lewis. Las imágenes de ese «Domingo sangriento» conmocionaron a la nación y estimularon el apoyo a la Ley de Derechos Electorales de 1965, promulgada por el presidente Lyndon B. Johnson.

«Dejé un poco de sangre en ese puente», dijo años después. «Pensé que iba a morir. Pensé que veía la muerte».

A pesar del ataque y otras palizas, Lewis nunca perdió su espíritu activista, llevándolo de las protestas a la política. Fue elegido al consejo de la ciudad de Atlanta en 1981, y luego al Congreso seis años después.

Una vez en Washington, se centró en luchar contra la pobreza y ayudar a las generaciones más jóvenes mejorando la educación y la atención médica. También coescribió una serie de novelas gráficas sobre el movimiento de derechos civiles, que le valió un National Book Award.

Nacido en una granja de algodón en Troy, Alabama, en una nación segregada el 21 de febrero de 1940, Lewis vivió para ver a un presidente electo afroamericano, un momento que dijo que nunca pensó que llegaría a pesar de sus décadas de lucha por la igualdad.

Describió asistir a la toma de posesión del presidente Barack Obama en el 2009 como una experiencia «extracorporal».

«Cuando organizábamos campañas de registro de votantes, yendo a los Freedom Rides, sentados, viniendo aquí a Washington por primera vez, siendo arrestados, yendo a la cárcel, golpeados, nunca pensé, nunca soñé, la posibilidad de que un afroamericano algún día sería elegido presidente de Estados Unidos», afirmó en ese momento.

En 2011, después de más de 50 años en la primera línea del movimiento de derechos civiles, Lewis recibió el mayor honor civil de la nación, la Medalla Presidencial de la Libertad, que el primer presidente negro de Estados Unidos le puso en el cuello.

Antes de la toma de posesión de Donald Trump en 2017, Lewis dijo que no lo consideraba un presidente «legítimo», una asombrosa reprimenda de un miembro del Congreso en funciones hacia un presidente entrante.

«Creo que los rusos participaron en ayudar a este hombre a ser elegido. Y ayudaron a destruir la candidatura de Hillary Clinton», dijo Lewis.

Trump respondió, llamando a Lewis «pura charla» y «sin acción» y dijo que debería centrarse más en «arreglar y ayudar» a su distrito en lugar de «quejarse» de Rusia.

Lewis no asistió a la toma de posesión de Trump.

«Les dije a los estudiantes: ‘Cuando ves algo que no está bien, que no es justo, tienes la obligación moral de hacer algo, de decir algo'», dijo Lewis en la primavera de 2018. «Y el Dr. King nos inspiró a hacer precisamente eso».

Lewis también creía en el perdón.

Una vez describió un incidente de su juventud, cuando fue golpeado hasta sangrar por miembros del Ku Klux Klan después de intentar ingresar a una «sala de espera blanca».

«Muchos años después, en febrero de 2009, uno de los hombres que nos había golpeado vino a mi oficina de Capitol Hill, tenía unos 70 años, su hijo tenía unos 40, y dijo: ‘Sr. Lewis, soy una de las personas que te golpearon a ti y a tu compañero de asiento «en un autobús», contó Lewis, y agregó que el hombre dijo que había estado en el KKK. «Dijo: ‘Quiero disculparme. ¿Aceptarás mis disculpas?'»

Después de aceptar sus disculpas y abrazar al padre y al hijo, los tres lloraron juntos, recordó Lewis.

«Es el poder en el camino de la paz, el camino del amor», dijo Lewis. «Nunca, nunca debemos odiar. El camino del amor es un mejor camino».

Jim Acosta y Haley Byrd de CNN contribuyeron a este informe.