CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Puerto Rico

Puerto Rico da marcha atrás en la reapertura por aumento de casos de covid-19

Por Rafy Rivera

(CNN Español) — A poco más de un mes de haber activado la tercera fase de reapertura económica de Puerto Rico en medio de la pandemia del covid-19, la gobernadora Wanda Vázquez firmó un decreto en el cual ordenó nuevamente el cierre de varios establecimientos ya autorizados para operar. El decreto será efectivo del 17 hasta el 31 de julio.

El gobierno informó que con base en las tendencias de los casos confirmados, se estima que para la semana del 13 de agosto, habrá alrededor de 5.000 casos acumulados y que a partir de los modelos matemáticos, infieren que la tendencia proyectada señala un incremento semanal sostenido. Hasta el 16 de julio el Departamento de Salud de Puerto Rico registró 3.119 casos confirmados de coronavirus, 7.455 casos probables y 172 muertes.

Algunos de los comercios que tendrán que cerrar sus servicios son gimnasios, salas de cine, discotecas, casinos, parques de atracciones, teatros y bares.

El toque de queda se mantendrá diariamente de 10:00 p.m. a 5:00 a.m. La venta de bebidas alcohólicas estará prohibida desde las 7:00 p.m.

También se ordena el cierre de las playas para uso de bañistas con el propósito de tomar sol, socialización o agrupamiento. Las marinas estarán cerradas para fines recreativos, incluyendo motoras acuáticas. Las playas solo se podrán utilizar para que las personas lleven a cabo ejercicio físico, o practicar el surf o buceo. Las actividades competitivas de índole profesional o no profesional quedan prohibidas.

Los restaurantes y comercios autorizados podrán recibir solo un 50 por ciento de su capacidad de clientes. No se permitirá filas fuera de los establecimientos.

A principios de mayo, el gobierno de la isla autorizó comenzar una primera fase de reapertura de la economía, incluyendo instituciones financieras, sectores de la construcción y negocios como ferreterías, servicios de mantenimiento de autos, así como oficinas médicas y de abogados.

Cuando los primeros casos positivos de coronavirus se registraron en Puerto Rico, a mediados de marzo, las autoridades decretaron una cuarentena y toque de queda para evitar el aumento de contagios.

La segunda fase de reapertura de la economía comenzó el 25 de mayo, cuando algunos comercios reabrieron con un esquema gradual que dependía de la superficie y capacidad de los locales, las mercaderías o servicios que venden y si se trataba de centros comerciales abiertos o cerrados. Los centros comerciales de formato cerrado iniciaron el martes 26 de mayo las tareas de adiestramiento, capacitación y preparación de los empleados e inquilinos para volver a recibir público.

Sin embargo, no fue sino hasta el 8 de junio que comenzaron a recibir clientes en horario de 9 a.m. a 5 p.m., siguiendo el estricto cumplimiento de medidas de prevención como uso de mascarillas y distanciamiento físico. La ocupación máxima es a razón de una persona por cada 30 metros cuadrados.

Por su parte, los centros comerciales de formato abierto comenzaron a operar con 50% de su capacidad de personas. Los servicios de lavandería, ferretería, agencias de viajes, cuidado de mascotas y salones de belleza también reabrieron.