CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Racismo

La discriminación racial puede dañar la salud cognitiva de las personas negras, según un estudio

Por Kristen Rogers

(CNN) — El estrés crónico puede cambiar tu cerebro. Experimentar el racismo podría empeorarlo.

La discriminación racial puede aumentar el estrés, provocar problemas de salud y obstaculizar la función cognitiva de las mujeres negras, según un nuevo estudio.

Las mujeres negras que con frecuencia experimentaron racismo diario, incluyendo insultos raciales, mal servicio en tiendas o estereotipos, tenían 2,75 veces el riesgo de tener un mal funcionamiento cognitivo subjetivo que las mujeres que experimentaron niveles más bajos de racismo diario.

Centenarios resistentes al deterioro mental 0:25

La función cognitiva se refiere a la capacidad mental de una persona para aprender, pensar, razonar, resolver problemas, tomar decisiones, recordar y prestar atención.

El estudio fue publicado este martes en la revista Alzheimer’s & Dementia: Diagnosis, Assessment & Disease Monitoring.

publicidad

Aquellos que encontraron los mayores grados de racismo institucional, en lo que respecta al trabajo, la vivienda o la policía, tenían 2,66 veces más probabilidades de reportar un mal funcionamiento cognitivo que las mujeres que experimentaron el racismo institucional con menos frecuencia.

Los hallazgos no fueron «inesperados porque sabemos que los factores estresantes se han relacionado con una función cognitiva deficiente, y las experiencias de racismo son factores estresantes muy grandes en la vida de las personas negras», dijo Lynn Rosenberg, autora principal del estudio y epidemióloga en el Centro de Epidemiología de Slone, en la Universidad de Boston, y profesora de Epidemiología en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Boston.

Las tasas de demencia y enfermedad de Alzheimer, afecciones que inhiben las capacidades cognitivas, son más altas en las personas negras. Los casos de racismo se han relacionado con afecciones que aumentan el riesgo de problemas cognitivos, incluida la depresión y la falta de sueño, por lo que los investigadores pensaron que las experiencias frecuentes de racismo entre las mujeres negras podrían afectar negativamente sus habilidades subjetivas para pensar críticamente, comprender, seguir conversaciones o navegar.

«La depresión y el trastorno de estrés postraumático (TEPT) pueden tener efectos cognitivos a largo plazo», dijo la doctora Danielle Hairston, psiquiatra y profesora adjunta en el Colegio de Medicina de la Universidad de Howard, que no participó en el estudio.

«La experiencia emocional del trauma psicológico (como el racismo) puede alterar procesos cognitivos como la memoria, la atención, la planificación y la resolución de problemas», dijo Hairston, quien también es presidenta del Black Caucus de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, en un correo electrónico.

«El racismo es una fuente de estrés y depresión, por lo que esperaría que el racismo pueda afectar negativamente el funcionamiento cognitivo».

Racismo: La modificación de la cultura 4:03

Prejuicios y salud cognitiva

El estudio incluyó a 17.323 mujeres del Black Women’s Health Study, que se estableció en 1995. El objetivo del estudio longitudinal era comprender qué impulsa las tasas más altas de enfermedades entre las mujeres negras y qué mejoraría su salud.

Mientras tenían más de 40 años, en 2009, las mujeres respondieron preguntas sobre cómo experimentan el racismo diario e institucional. Entre sus experiencias diarias, informaron haber recibido un servicio peor que otras personas en restaurantes y tiendas, siendo tratadas como si fueran poco inteligentes y experimentando que otras personas les temían.

También informaron de experiencias de racismo institucional: ser tratados injustamente debido a su raza en circunstancias que incluyen el trabajo; alquilar o comprar una casa; tratar con la policía y los tribunales; colegio; y atención médica.

A los 55 años o más, en 2015, las mujeres respondieron preguntas por teléfono sobre recordar cosas como eventos recientes o una breve lista de artículos, y si tuvieron dificultades para comprender las instrucciones habladas o las tramas de programas de televisión.

Mientras más informaban las mujeres de racismo durante su vida diaria, peor eran sus habilidades cognitivas.

Cómo el racismo podría afectar el cerebro

El efecto de las experiencias discriminatorias en la función cognitiva podría estar en el hipocampo, la unidad de almacenamiento del cerebro para los recuerdos a largo plazo, según el estudio.

Debido a que el hipocampo también regula la emoción y el estrés, tiene una alta concentración de receptores que son los principales sitios de unión del cortisol, la hormona del estrés: estos receptores detectan el estrés y comunican el estado al resto del cuerpo.

El estrés crónico se asocia con un volumen reducido del hipocampo, y en los adultos mayores se ha relacionado con un deterioro del tipo de memoria que depende del hipocampo. La región también se encuentra entre las primeras áreas del cerebro en declinar cuando se padece la enfermedad de Alzheimer, que las personas negras tienen un mayor riesgo de tener que las personas blancas.

Entre las mujeres que experimentaron los peores niveles de racismo, los investigadores atribuyeron entre aproximadamente el 25% y el 45% de su pobre funcionamiento cognitivo subjetivo a la depresión y el insomnio. Las mujeres que experimentan racismo, según el estudio, tienen más probabilidades de estar deprimidas y tener problemas para dormir, lo que afecta la cognición.

El estrés relacionado con el racismo «puede conducir a condiciones relacionadas con un mayor riesgo de una función cognitiva deficiente, como la diabetes», dijo Rosenberg. «Por lo tanto, podría ser que existan estos mecanismos específicos que podrían estar en juego, o podría estar simplemente causando otras condiciones que están relacionadas con un mayor riesgo de mala cognición», dijo.

Si bien los investigadores encontraron una asociación entre experiencias discriminatorias y falta de función cognitiva subjetiva, no controlaron los factores potencialmente influyentes, incluidas las probabilidades de las mujeres de diabetes tipo 2, actividad física e hipertensión.

«Si vas a cualquier sitio web de alzhéimer, siempre le dicen a las personas que deben hacer ejercicio y comer una dieta saludable … porque estos comportamientos saludables parecen reducir la incidencia de la enfermedad de Alzheimer», dijo Rosenberg. «Eso sería muy alentador si descubriéramos que ese es el caso en esta cohorte de mujeres».

Destacando construcciones sociales como predictores de salud

Se necesitan más estudios para examinar si la exposición al racismo acelera el desarrollo de la demencia por  alzhéimer o eleva los niveles de marcadores biológicos que predicen la condición, dijo Rosenberg. Y las evaluaciones cognitivas más completas y objetivas requieren métodos más profundos que un control telefónico, dijo Hairston.

La atención reciente hacia las injusticias raciales y los esfuerzos para corregir la discriminación podrían ser el refuerzo que los estudios de salud necesitan para marcar la diferencia.

«La gente está mucho más dispuesta a ver la evidencia de todas las cosas que están sucediendo y aprender lo que las experiencias de racismo le hacen a la vida de las personas en términos de vivienda, educación, oportunidades laborales e interacciones con la policía», dijo Rosenberg. «Lo que muestran nuestros estudios (es que) hemos analizado el racismo en relación con otras afecciones y no tengo dudas de que el racismo tiene un efecto adverso en la salud de las personas».

«Hay pacientes afroestadounidenses y de otras minorías raciales / étnicas que admiten una disminución de la capacidad para concentrarse, recordar cosas, etc. en el contexto de los actuales disturbios raciales y sociales», dijo Hairston en un correo electrónico.

«Los profesionales de la salud deben prestar atención a estos informes subjetivos».