CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Covid-19 en Texas: el estado enfrenta un ‘tsunami’ de pacientes y hospitales abrumados

Por Ashley Killough, Ed Lavandera

Dallas (CNN) — Jessica Ortiz dice que ella y su hermano gemelo, Jubal, eran inseparables. Incluso cuando Jubal yacía muerto en un ataúd abierto con plexiglás sobre su cuerpo, por temor a que pudiera contagiar el coronavirus, ella no pudo evitar inclinarse y tocarlo cuando lo vio a principios de este mes.

Ahora, semanas después, ella usa un collar con sus cenizas.

«Él significaba el mundo», dijo Jessica, que es del condado de Hidalgo en el sur de Texas, al recordar a su hermano de 27 años. «Solo desearía que no fuera él».

Nuevas medidas en Texas por aumento de contagios 2:40

Expertos en salud dicen que no hay evidencia de que los cuerpos puedan contagiar el virus después de la muerte, pero el hecho refleja el miedo y la preocupación en el condado de Hidalgo, donde los funcionarios de salud dicen que el covid-19 está causando estragos en las comunidades. Los hospitales comenzaron a alcanzar su capacidad a principios de este mes en el Valle del Río Grande, que se ha convertido en el principal punto de acceso en Texas.

«Es un tsunami lo que estamos viendo en este momento», dijo el Dr. Federico Vallejo, un neumólogo de cuidados críticos. Vallejo dijo que atiende a entre 50 y 60 pacientes por día. A veces atiende a 70. Normalmente, un médico de cuidados críticos atiende a entre 15 y 20 pacientes durante una rotación habitual, según Vallejo.

Vallejo dijo que caminar por los pasillos del hospital es una «conmoción masiva» y le preocupa la salud mental de sus colegas, que están abrumados por la gran cantidad de pacientes. «No es fácil manejar algo como esto».

publicidad

La situación se ha vuelto tan grave que los funcionarios del condado de Hidalgo amenazaron esta semana con enjuiciar penalmente a las personas que no se pongan en cuarentena después de dar positivo por covid-19. El juez del condado de Hidalgo, Richard Cortez, emitió una orden de confinamiento para todos los residentes a partir del miércoles.

La orden incluye un toque de queda, limitaciones de viaje y exigencia de uso de mascarillas y se produce cuando los hospitales del condado han alcanzado su capacidad, dijo Cortez.

«Por favor, manténgase en cumplimiento y protéjase usted y sus seres queridos siguiendo estos pasos importantes», tuitearon funcionarios del condado de Hidalgo el martes. «El incumplimiento podría resultar en un proceso penal».

La respuesta estatal

El estado de Texas había identificado 351.071 casos de covid-19 y 4.199 muertes hasta el martes por la tarde, según datos de la Universidad Johns Hopkins. El lunes, el condado de Hidalgo reportó 34 nuevas muertes debido a complicaciones de covid-19 y 524 casos nuevos.

El Dr. Peter Hotez, del Baylor College of Medicine, dijo que estados del sur como Texas y Florida están viendo un aumento en las muertes porque «los hospitales están abrumados».

«Tuvimos 34 muertes en las últimas 24 horas en un condado no muy grande, por lo que el sur de Texas está siendo golpeado increíblemente duro», dijo Hotez el martes en CNN.

Texas fue uno de los primeros estados en reabrir en mayo después de que el gobernador Greg Abbott puso fin a la orden de confinamiento en el estado y permitió que negocios como tiendas minoristas, centros comerciales, restaurantes y teatros reabrieran ese día a capacidad limitada.

A finales de junio, Abbott anunció que pausaría cualquier otra fase para reabrir el estado a medida que aumentaran los casos.

Si bien Abbott implementó un requisito de uso de mascarilla para casi todos los texanos a principios de julio, mantuvo una prohibición a los funcionarios locales de emitir órdenes de confinamiento, a pesar de la creciente presión de los líderes de las principales áreas como Houston y Dallas.

En una entrevista el martes por la noche con KRGV, afiliada de CNN, en McAllen, Abbott reconoció los dramáticos números que salían del Valle del Río Grande.

Texas reporta más de 7.000 nuevos casos de covid-19 por día 2:05

«Tiene un número récord de personas con resultados positivos, un número récord de personas hospitalizadas, incluso en las unidades de cuidados intensivos, así como, lamentablemente, demasiadas muertes», dijo.

Abbott dijo que apoyaba la decisión del juez del condado de Hidalgo de hacer cumplir los toques de queda, pero no apoyó explícitamente la orden de confinamiento cuando se le preguntó al respecto. La oficina de Abbott dijo el martes temprano que la orden carecía de autoridad legal y era más una recomendación.

«Hay partes de las órdenes que tengo la libertad total para hacer cumplir, como el toque de queda», dijo Abbott. «Esa es la autoridad que los jueces locales del condado siempre han incluido en este momento, y tengo entendido que en Cameron y el Condado de Hidalgo tienen la intención de hacer cumplir los toques de queda. Esa es una de las estrategias para asegurar que reduzcan el número de personas en exteriores».

El gobernador dijo que el estado ya ha enviado 1.200 trabajadores médicos a la región y espera enviar más. La Marina de EE.UU. dijo en un comunicado el martes que también estaba desplegando a unos 70 trabajadores médicos para apoyar hospitales civiles en Texas. El Ejército de Estados Unidos también ha enviado profesionales médicos al Hospital de Río Grande.

Abbott, quien habló con funcionarios y ejecutivos de hospitales en el Valle del Río Grande el martes por la mañana, dijo que el estado está trabajando para asociarse con hoteles para proporcionar habitaciones a las personas que se están recuperando de covid-19 pero que aún no pueden irse a casa para no infectar a otros.

El gobernador suplicó al público que usara mascarillas y tomara el virus en serio.

«Es esencial que todo el mundo, no solo los líderes, sino todos los residentes del Valle del Río Grande entiendan: deben salir con una mascarilla o cubrirse la cara».

El sur de Texas necesita más ayuda, advierte médico

El Dr. Ivan Melendez, la principal autoridad de salud del Condado de Hidalgo y un médico en ejercicio, dijo que la región necesita toda la ayuda que pueda obtener.

«Si encontrara una lámpara en la playa y la frotara y saliera el genio, mi primer deseo sería: presidente Trump, por favor, envíe el USNS Mercy», dijo, refiriéndose al buque hospital de la Marina que se ha utilizado para aliviar el estrés hospitalario durante la pandemia. «Estacionemos en el Golfo, que está, como sabe, a 35 millas de distancia. Eso nos da 1.000 camas con todo el personal adjunto».

Eso también ayudaría a los profesionales médicos que han estado trabajando durante 18 horas durante semanas y horas a que finalmente tengan un descanso, dijo. «Chico, eso sería un regalo de Dios».

Melendez describió los hospitales en el sur de Texas como un universo paralelo: edificios que se ven pacíficos desde afuera pero que están atravesando el infierno por dentro.

«Si (las personas) supieran lo que se esconde detrás de esas paredes mientras conducen por la autopista», dijo. «Si solo pudieran tener visión de rayos X y ver el dolor y el sufrimiento».

Las razones por las cuales la región se ve tan afectada son dos, según Melendez. Primero, señaló las altas tasas de diabetes y obesidad en el Valle del Río Grande. En combinación con la pobreza y el acceso limitado a la atención médica, esas comorbilidades hacen que combatir el coronavirus sea una gran batalla para muchos.

Tijuana y covid-19: en busca de hospitales en EE.UU. 3:36

Melendez también notó la proximidad a México.

«Su infraestructura es inexistente. Ni siquiera puedes ir a un hospital en este momento», dijo. «Entonces, si pones un punto y luego dibujas un círculo alrededor de donde vivimos y vas tres horas en cada sentido, hay 14 millones de personas, la mayoría de ellas viviendo en México».

«Son seres humanos, no nos importa el estado migratorio», agregó. «Entran, tenemos que cuidarlos».

La comunidad hispana se ha visto desproporcionadamente afectada por la pandemia de coronavirus. En el condado de Hidalgo, donde el 92,5% de los 860.000 residentes del condado se identifican como latinos, el Dr. Hotez le dijo a CNN que muchas de las víctimas son pobres, hispanas, que trabajan en empleos que se consideran esenciales y que tienen que continuar laborando para mantener a sus familias.

«Hay muchas historias en todo Texas y en el sur de Estados Unidos entre las comunidades hispanas y latinas que acaban de ser golpeadas, y no estamos teniendo un conteo exacto de todo esto», dijo Hotez.

Retrasos en la notificación de casos y muertes

En el cercano condado de Cameron, que incluye Brownsville, las autoridades afirman que el número de muertos es mucho mayor de lo que se informa.

En una conferencia de prensa el lunes, el juez del condado de Cameron, Eddie Treviño Jr., dijo que el informe de casos positivos y la cantidad de muertes se está quedando atrás en el condado. Dijo que la razón se debe a que el departamento de salud se vio abrumado por la cantidad de casos y muertes que aumentaron en las últimas seis semanas.

«Literalmente no podemos seguir el ritmo», dijo Treviño. Dijo que los hospitales están a un 115% de la capacidad de camas dedicadas regularmente a pacientes de covid-19 y que el 91,7% de las camas de unidades de cuidados intensivos dedicadas a pacientes de covid-19 están en uso.

El Dr. James Castillo, la autoridad de salud pública del departamento de salud del condado, dijo durante la conferencia de prensa que la cantidad de muertes se retrasaría en los informes por un mes o más. El sistema de informes es manual y dijo que el personal está abrumado.

En todo el estado, Texas anunció su mayor número de hospitalizaciones hasta el martes, con 10.848 personas actualmente en hospitales, según los últimos datos del Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas.

Vallejo, el neumólogo de cuidados críticos en McAllen, dijo que está lidiando con la frustración mientras observa a sus colegas trabajar incansablemente en ambientes expuestos, pero aún escucha informes de personas que ignoran las pautas de distancia social en el exterior.

«Están saliendo y están haciendo barbacoas y están haciendo fiestas y están haciendo prácticas de fútbol o van a la playa aquí en South Padre Island», dijo Vallejo. «Es tan difícil tratar de entender … ¿Piensan que su vida tiene más valor que los trabajadores de la salud que eventualmente los cuidarán si se enferman? Porque lo haremos. No importa qué. Lo haremos».

Stephanie Becker, Christina Maxouris, Jen Christensen y Nicole Chavez contribuyeron a este informe.