CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
China

China toma represalias y ordena el cese de las operaciones del consulado de EE.UU. en Chengdu

Por James Griffiths

Hong Kong (CNN) — China ordenó el cierre del consulado de Estados Unidos en Chengdu, días después de que Washington obligara al consulado chino en Houston a suspender sus operaciones.

Un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores indica que los diplomáticos estadounidenses en China habían sido notificados el viernes por la mañana de que Beijing revocaba la licencia para el consulado de Chengdu en el suroeste de China, al que se le ordenó «detener todos los negocios y actividades».

Agregó que Estados Unidos había «provocado unilateralmente el incidente» al ordenar el cierre de la oficina de Houston, una acción que Beijing dijo que «violó seriamente el derecho internacional y las normas básicas de las relaciones internacionales».

«La situación actual entre China y Estados Unidos es algo que China no quiere ver y la responsabilidad recae completamente en Estados Unidos», dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores chino. «Una vez más, instamos a Estados Unidos a revocar de inmediato la decisión errónea para crear las condiciones necesarias para que las relaciones bilaterales vuelvan a la normalidad».

En una conferencia de prensa regular el viernes, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin, acusó al personal del consulado de Chengdu «de interferir en los asuntos internos de China y dañar los intereses de seguridad nacional de China».

Wang agregó que cerrar Chengdu fue una «respuesta legítima y necesaria» a la exigencia de Estados Unidos de cerrar el consulado chino en Houston. Funcionarios estadounidenses han hecho acusaciones similares sobre diplomáticos chinos que actúan más allá de sus deberes y se dedican a actividades relacionadas con el espionaje.

publicidad

El Departamento de Estado de Estados Unidos no pudo ser contactado de inmediato para hacer comentarios.

Represalias

Chengdu, la capital de la provincia de Sichuan, suroeste de China, es un importante puesto de avanzada diplomática para Estados Unidos, el cual cubre una gran franja del país, incluida la Región Autónoma Tibetana.

El consulado también fue el sitio del dramático intento de deserción en 2012 por el jefe de policía de Chongqing, Wang Lijun, cuyas acciones iniciaron una serie de eventos que llevaron a la caída del principal funcionario del Partido Comunista, Bo Xilai.

En declaraciones a CNN antes del anuncio, James Green, un analista chino en Georgetown y exdiplomático estadounidense, dijo que dado que Washington había actuado recientemente para sancionar a funcionarios chinos por los abusos de los derechos humanos en el Tíbet, «cerrar el consulado de Chengdu podría tener algún significado».

Los observadores habían sugerido previamente que Beijing podría ordenar el cierre del consulado de EE.UU. en Wuhan, que está emparejado informalmente con Houston y es el más reciente en China. Pero los diplomáticos no han estado trabajando desde el consulado durante varios meses, tras haber evacuado temprano en la pandemia de coronavirus. Los intentos de regresar al trabajo se vieron obstaculizados por la insistencia de China de que los diplomáticos se sometieran a pruebas de coronavirus a su llegada, exponiendo potencialmente su ADN a los servicios de seguridad chinos, en lugar de proporcionar un resultado negativo.

Jeff Moon, quien fue el cónsul general de Estados Unidos en Chengdu desde 2003-2006 y ahora dirige una consultoría centrada en China, dijo que la elección de la capital de Sichuan mostró que Beijing estaba optando por «continuar intensificando el conflicto en lugar de pausar o calmar las tensiones».

«Si China hubiera cerrado el consulado de Wuhan, el asunto podría haber terminado allí porque el problema en Wuhan era que China impedía a los diplomáticos estadounidenses regresar a China después del brote de covid-19», dijo. «Eso podría haberse resuelto con el tiempo a medida que las tensiones se enfriaran».

Chengdu es importante para Washington, dijo Moon, «porque es el único consulado en el oeste de China», donde varias de las principales compañías estadounidenses operan como parte de una importante estrategia de reconstrucción impulsada por Beijing.

Efectivamente, esto significa que dos consulados de EE.UU. en China pronto estarán fuera de acción, mientras que la oficina china en Houston todavía estaba en funcionamiento hasta el viernes, hora de Beijing, y la fecha límite para su cierre se acerca rápidamente.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sugirió que podría ordenar el cierre de más consulados chinos, mientras algunos funcionarios y el FBI vinculan los puestos de avanzada diplomáticos con el espionaje y el robo de propiedad intelectual por parte de China en EE.UU.

Los fiscales federales están buscando a una científica china acusado de fraude de visas que, según dicen, se está escondiendo en el consulado de China en San Francisco.

Tensiones en aumento

Las relaciones entre China y Estados Unidos se han desplomado en el último año, en medio de una guerra comercial en curso, la pandemia de coronavirus y las críticas de Estados Unidos a los abusos de los derechos humanos de China en Hong Kong y Xinjiang.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, criticó el jueves lo que dijo que fueron décadas de políticas fallidas hacia China, en un discurso en la Biblioteca Nixon en California.

«Como el presidente Trump ha dejado muy claro, necesitamos una estrategia que proteja la economía estadounidense y, de hecho, nuestra forma de vida. El mundo libre debe triunfar sobre esta nueva tiranía», dijo Pompeo. «La verdad es que nuestras políticas, y las de otras naciones libres, resucitaron la economía en quiebra de China, solo para ver a Beijing morder las manos internacionales que le daban de comer. Abrimos nuestros brazos a los ciudadanos chinos, solo para ver al Partido Comunista Chino explotar nuestra sociedad libre y abierta».

El principal diplomático de Estados Unidos estuvo recientemente en Europa, donde cabildeó con los gobiernos del continente para tomar una línea más dura con Beijing.

Su postura ha convertido a Pompeo en una figura de odio en China. En respuesta a su discurso del viernes, Hua, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, acusó a Pompeo de «lanzar una nueva cruzada contra China en un mundo globalizado».

«Lo que está haciendo es tan inútil como una hormiga tratando de sacudir un árbol», agregó. «Ya es hora de que todas las personas amantes de la paz en todo el mundo den un paso adelante para evitar que haga más daño al mundo».