CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Estados Unidos registra más de 1.000 muertes por coronavirus durante cuatro días seguidos mientras los expertos instan al país a cerrar

Por Christina Maxouris

(CNN) — A medida que se rompen más récords de covid-19, los debates sobre si mandar a los niños a la escuela o cerrar la economía nuevamente están llegando a un punto crítico.

Más de 1.000 personas murieron cada día durante cuatro días consecutivos la semana pasada debido al covid-19. Eso lleva el número total de muertes en Estados Unidos por el virus a más de 146.000 hasta el domingo, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

Y los investigadores proyectan hasta 175.000 muertes relacionadas con el virus antes del 15 de agosto, según un pronóstico conjunto publicado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés).

Con hospitales abrumados y demoras prolongadas en las pruebas, algunos líderes locales, incluidos el alcalde de Houston, Sylvester Turner, y el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, dijeron que podría ser posible una segunda orden de confinamiento.

Ese tipo de medidas drásticas cuenta con el respaldo de más de 150 destacados expertos médicos, científicos, maestros, enfermeras y otros especialistas que firmaron una carta instando a los líderes a cerrar el país y comenzar de nuevo a contener la propagación desenfrenada del virus.

«Lo mejor para la nación es no reabrir lo más rápido posible, es salvar tantas vidas como sea posible», escribieron en la carta, que se envió la semana pasada a la administración Trump, a los principales miembros del Congreso y a los gobernadores estatales.

publicidad

LEE: Expertos médicos instan a Estados Unidos a cerrar y comenzar de nuevo mientras los casos de coronavirus superan los 4 millones en el país

«En este momento, estamos en el camino de perder más de 200.000 vidas estadounidenses para el 1 de noviembre. Sin embargo, en muchos estados la gente puede beber en bares, cortarse el pelo, comer dentro de un restaurante, hacerse un tatuaje, hacerse un masaje y miles de otras actividades normales, agradables, pero no esenciales», dice la carta, que fue enviada a la administración de Trump, a miembros del Congreso y a gobernadores estatales.

En los últimos dos días, estos estados rompieron récords:

A medida que aumenta el número de casos y muertes en el país, al menos cuatro estados informaron números récord desde el viernes.

California, que lidera la nación con la mayoría de casos de coronavirus registrados, informó 159 muertes relacionadas con el virus el viernes, el número más alto registrado en un solo día desde el inicio de la pandemia. Más de la mitad de todas las muertes relacionadas con virus en el estado provienen del condado de Los Ángeles, donde se han reportado más de 4.260 muertes. El estado ha tenido más de 446.450 infecciones reportadas, según la Universidad Johns Hopkins.

Georgia también rompió un nuevo récord en un solo día el viernes, informando al menos 4.813 nuevos casos de coronavirus. Funcionarios de salud reportaron 3.787 casos nuevos el sábado. Según la Universidad Johns Hopkins, más de 165.180 personas dieron positivo en el estado.

Oregon reportó nueve nuevas muertes relacionadas con el coronavirus el viernes, rompiendo su récord de más muertes reportadas en un solo día desde que comenzó la pandemia. Los funcionarios de salud del estado informaron 396 nuevos casos, lo que eleva el total del estado a más de 16.100.

Por segundo día consecutivo, Hawai informó un número récord de casos nuevos, identificando 60 nuevas pruebas positivas el viernes, según los funcionarios de salud. El jueves, Hawai reportó 55 nuevos casos. El estado ha tenido al menos 1.620 infecciones reportadas, según la Universidad Johns Hopkins.

La víctima más joven de la Florida fue una niña de 9 años

En la Florida, un estado que ha batido su récord de casos nuevos varias veces en las últimas semanas, las hospitalizaciones por covid-19 han aumentado casi 80% desde el 4 de julio, según datos de la Agencia de Administración de Atención Médica del estado.

En todo el estado, al menos 50 hospitales no tienen camas disponibles en la UCI.

La semana pasada, una niña de 9 años sin condiciones preexistentes se convirtió en la víctima de coronavirus más joven del estado. Kimora «Kimmie» Lynum fue llevada a un hospital local para tratar una fiebre «muy alta», dijo su familia.

El primo de Kimmie y portavoz de la familia, Dejeon Cain, dijo que el hospital le dijo a la familia que regresara a casa. Después de hacerlo, la joven se quejó de no sentirse bien y colapsó, dijo Cain. No tenía un latido cardíaco detectable.

Su familia dijo que no saben cómo Kimmie contrajo el virus, ya que parecía saludable y había pasado el verano en casa.

Hospital de Texas podría enviar a los pacientes a casa a morir

En Texas, que rompió un récord de muertes relacionadas con el virus la semana pasada, los médicos dentro de un hospital pueden decidir enviar a los pacientes a casa para «morir con sus seres queridos» debido a los recursos limitados, dijeron las autoridades.

Los funcionarios del Condado de Starr anunciaron que están creando comisiones para revisar los casos de pacientes en el Hospital Memorial del Condado de Starr, donde al menos el 50% de los pacientes ingresados en la sala de emergencias del hospital han dado positivo por coronavirus.

«Desafortunadamente, el Hospital Memorial del Condado de Starr tiene recursos limitados y nuestros médicos tendrán que decidir quién recibe el tratamiento y quién es enviado a casa a morir con sus seres queridos», escribió el jueves el juez del condado de Starr, Eloy Vera, en una publicación de Facebook. «Esto es lo que no queríamos que viviera nuestra comunidad».

A principios de este mes, el gobernador ordenó un mandato de usar mascarilla en todo el estado e instó a los residentes a prestar atención a las precauciones para que las empresas y la economía permanezcan abiertas.

Mientras el estado lidia con el coronavirus, el gobernador, Greg Abbott, también tuvo que emitir una declaración de desastre para 32 condados después de que el huracán Hanna tocara tierra el sábado por la noche.

Los CDC a favor de la reapertura de las escuelas

Muchos maestros y trabajadores de la educación en EE.UU. se han opuesto firmemente a regresar a las aulas el próximo mes, mientras el virus se esparce sin control en las comunidades estadounidenses.

Pero algunos padres, incluidos algunos en un condado de Georgia donde los números de coronavirus se encuentran entre los más altos del estado, están exigiendo la reapertura de las escuelas.

El presidente Donald Trump ha dicho que está presionando a los gobernadores para que vuelvan a abrir las escuelas en un esfuerzo por hacer que Estados Unidos vuelva a sus negocios como de costumbre.

MIRA: Los CDC recomiendan la reapertura de escuelas, pero su cierre en lugares fuera de control

En las nuevas pautas publicadas la semana pasada sobre educación y cuidado de niños, los CDC impulsaron fuertemente la reapertura de las escuelas, diciendo que los niños no sufren mucho del coronavirus y tienen menos probabilidades de propagarlo.

Pero una investigación en Corea del Sur encontró que los niños mayores (entre las edades de 10 y 19) pueden transmitir el coronavirus dentro de un hogar tanto como los adultos.

Las pautas de los CDC recomiendan que los funcionarios locales consideren cerrar las escuelas, o mantenerlas cerradas, si hay una propagación sustancial e incontrolada del virus.

«Es de vital importancia para nuestra salud pública abrir las escuelas este otoño», dijo el director de los CDC, Dr. Robert Redfield.

«El cierre de las escuelas ha alterado las formas de vida normales de los niños y los padres y han tenido consecuencias negativas para la salud de nuestros jóvenes. Los CDC están preparados para trabajar con las escuelas de educación secundaria para reabrir de manera segura y proteger a los más vulnerables».

Andy Rose, Nicole Chavez, Kay Jones, Alta Spells, Sarah Moon, Rosa Flores, Denise Royal, Natasha Chen y Chandler Thornton de CNN contribuyeron a este informe.