CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Análisis | Trump destruye su propia muestra de responsabilidad en la pandemia

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — La idea de que el presidente Donald Trump ha dado vuelta a una nueva hoja y ahora lidera de manera madura la lucha contra la pandemia está siendo nuevamente expuesta como un juego político puro por su propio comportamiento.

Trump lanzó el lunes un nuevo impulso para lograr que los estados reabran rápidamente sus economías, ignorando el hecho de que sus consejos previos sobre tales líneas ayudaron a provocar un aumento de casos en el Cinturón del Sol.

Luego, el presidente retuiteó un video en el que un grupo de médicos hace afirmaciones falsas sobre el virus, incluido uno que dice «no se necesitan mascarillas» porque la hidroxicloroquina, un medicamento contra la malaria promovido por el presidente, es una «cura» en combinación con varias otras drogas. Múltiples estudios científicos creíbles dicen que el tratamiento es ineficaz contra el covid-19. El video, que se volvió viral en YouTube, luego fue eliminado por Facebook y Twitter porque difundió información errónea.

MIRA: Twitter restringe temporalmente la cuenta de Donald Trump Jr. después de que publicó un video alegando que las mascarillas son innecesarias

Esa fue solo la última ocasión en que las demostraciones de responsabilidad de Trump sobre el virus, presenciadas en su regreso a la reunión informativa de la Casa Blanca la semana pasada, se vieron socavadas por lo que parecen ser sus puntos de vista verdaderos, conspiradores y politizados. Solo la semana pasada, el presidente se convirtió de mala gana en uno de los últimos funcionarios públicos en respaldar el uso de máscaras para frenar la propagación del virus. Ahora, una vez más, está socavando los consejos del gobierno sobre el asunto.

publicidad

Los últimos cambios bruscos en el virus de Trump se produjeron cuando los republicanos del Senado se dividieron en un nuevo proyecto de ley de estímulo de US$ 1 billón, y algunos conservadores advirtieron que mantener los beneficios federales de desempleo a las tasas actuales disuadiría un regreso al trabajo a medida que el virus se desata y retrasa la restauración de la economía.

Su argumento fue una nueva señal de que Trump y sus aliados en el Capitolio todavía están luchando contra la pandemia que ellos desean que existiera, en lugar de hacerlo contra un virus que se desarrolla a su propio ritmo y es ajeno a sus horarios políticos y económicos artificiales.

El estancamiento del Senado precedió a las negociaciones extremadamente difíciles con los demócratas e inevitablemente degenerará en una lucha hiperpartidista dado lo que está en juego en las próximas elecciones. Pero cualquier retraso podría causar que millones de estadounidenses que perdieron sus empleos en los confinamientos sean privados de la mayoría de los US$600 semanales del gobierno federal, que ya ha pagado por última vez en niveles anteriores.

También se supo el lunes que el asesor de Seguridad Nacional de Trump, Robert O’Brien, que trabaja en el ala oeste del presidente donde no se usan máscaras, dio positivo por el coronavirus, en una señal de cómo alardear sobre las precauciones básicas no deja a nadie a salvo de la infección, incluso si tales pasos son políticamente desagradables.

Las maquinaciones en Washington se desarrollaron en el contexto de una crisis que no se desvanece a pesar de la retórica optimista de Trump. Si bien hay indicios de que la última explosión de enfermedad en los estados del sur y oeste puede estar llegando a su pico, la situación sigue siendo grave. El lunes, la Universidad Johns Hopkins reportó 56.336 casos nuevos y 1.076 muertes reportadas.

Los nuevos recordatorios de cómo el virus ha fracturado la vida estadounidense llegaron con la noticia de nuevos brotes en Nueva Jersey, que soportó muchas semanas dolorosas de cierres para controlar el covid-19. Y el regreso del béisbol está en crisis después de solo tres días, pues los Miami Marlins cancelaron dos juegos después de que varios entrenadores y jugadores dieran positivo para coronavirus. Florida, en particular, se ha convertido en un punto de referencia mundial para los casos de covid-19, dos meses después de que el gobernador Ron DeSantis se encontraba fuera de la Casa Blanca alardeando sobre el éxito de su estado sobre el virus.

Reflejando el hecho de que la normalidad está a muchos meses de distancia, Google dijo el lunes que sus empleados trabajarían desde su casa hasta al menos julio de 2021, lo que contradice la nueva afirmación del presidente de que ya está en marcha una rápida recuperación económica.

California es el nuevo epicentro de la pandemia 1:36

Trump vuelve a pedir reabran los estados

El presidente tiene poca paciencia para metas tan a largo plazo.

Pasó la semana pasada tratando de mostrarles a los estadounidenses que después de meses de negación e indiferencia, ahora estaba tomando el virus en serio después de que su incendio se extendiera por los estados que siguieron su consejo de abrir temprano.

Pero sus comentarios del lunes sugieren que el presidente todavía está trabajando no con un cronograma establecido por la forma más prudente para suprimir la peor crisis de salud pública en 100 años, sino por la rápida línea de tiempo establecida por su campaña de reelección.

Durante una visita a Carolina del Norte para promocionar el desarrollo de vacunas, Trump presentó su resumen habitualmente optimista y engañoso de una pandemia que está matando a cientos de estadounidenses por día. Y traicionó la paciencia para que incluso los estados más afectados siguieran adelante.

«Estos estados no están fuera de peligro, pero el cumplimiento riguroso de las directrices debería permitirles seguir adelante, y muy, muy rápidamente», dijo el presidente, antes de centrarse en otros estados no identificados.

«Realmente creo que muchos de los gobernadores deberían estar abriendo estados que no están abriendo y veremos qué pasa con ellos».

La razón por la que ahora Trump usa mascarilla 1:43

El gobernador de Maryland critica el impulso de reapertura de Trump

Los costos de las órdenes de confinamiento, cierres, restricciones en bares y restaurantes y todas las industrias de servicios son salvajes y han causado una profunda miseria económica y psicológica en todo el país.

Pero la lección de la reapertura estatal anterior que Trump defendió al ignorar las pautas escritas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos es que abrirse demasiado rápido puede causar picos de enfermedad y hacer que esta se salga de control.

El presidente ahora puede tener en mente estados como Nueva York, que tuvo peleas trágicas contra el covid-19 a principios de este año, pero ha sido extremadamente cauteloso al reabrir por completo en un esfuerzo por evitar el regreso de altas tasas de infección.

La ciudad de Nueva York ha logrado reducir su tasa de infección, un marcador clave en el camino hacia la disminución de la transmisión, al 1%, anunció este lunes el alcalde Bill de Blasio.

En Maryland, el gobernador republicano Larry Hogan, quien impuso medidas estrictas de confinamiento y ha visto un aumento en los casos principalmente entre personas más jóvenes desde que reabrió lentamente, condenó la retórica de Trump.

«Estamos en un patrón de espera … no estamos listos para volver a abrir nada, para abrir nada más», dijo Hogan a Wolf Blitzer de CNN en «The Situation Room».

«Veintidós estados ahora están retrocediendo en órdenes de reapertura. Tampoco estamos en esa posición. Es el mismo tipo de mensaje que el presidente tenía anteriormente y creo que es un error volver a ese tipo de mensajes mientras estamos viendo brotes en todo el país».

La impaciencia de Trump parece insinuar que regresará a hacer afirmaciones sobre el covid-19 que no se basan en la práctica científica sino en un deseo de ver la economía —que él considera crucial para su reelección— disparada a cualquier precio.

Su frustración se hizo evidente cuando 150 prominentes expertos médicos, científicos, maestros, enfermeras y otros expertos firmaron una carta instando a los líderes en Washington a cerrar el país nuevamente y comenzar de nuevo a contener el virus.

«Lo mejor para la nación es no reabrir lo más rápido posible, es salvar tantas vidas como sea posible», escribieron.

Pero las nuevas demandas de apertura de Trump reflejan sus llamados para que todas las escuelas vuelvan a funcionar por completo en las próximas semanas, al tiempo que ignoran las preocupaciones entre padres, maestros y administradores de que ir demasiado rápido desataría una nueva ola de virus.

Y los comentarios del presidente también sugieren que su enfoque más sobrio la semana pasada, que lo vio finalmente respaldar el uso de máscaras y advertir que la pandemia empeoraría antes de mejorar, fue lo que parecía ser en ese momento: un esfuerzo precipitado de relaciones públicas debido a la caída en las encuestas electorales, en lugar de un esfuerzo serio para revaluar su enfoque de la pandemia.

Los republicanos se separaron del plan de estímulo de la Casa Blanca

Los senadores republicanos presentaron este lunes un proyecto de ley de apoyo económico por US$ 1 billón para rivalizar con una versión de US$ 3 billones respaldada por demócratas.

Aunque incluye un cheque de US$ 1.200 para la mayoría de los estadounidenses, el plan —una oferta inicial en conversaciones con los demócratas— reduce los pagos de apoyo federal de US$ 600 a US$ 200 para los trabajadores despedidos. Los demócratas están exigiendo que los pagos se mantengan en US$ 600 y descartan los intentos republicanos de establecer un sistema diseñado para reemplazar el 70% o los salarios anteriores de los desempleados que incentivaría un regreso al trabajo para el que no hay las condiciones aún, según advierten muchos observadores.

El proyecto de ley ha dividido la conferencia republicana y ha desconcertado a muchos observadores ya que incluye US$ 1.750 millones para una nueva sede del FBI en Washington que no tiene nada que ver con la crisis económica provocada por la pandemia y planteará preguntas sobre por qué la Casa Blanca está lista para reducir los beneficios de desempleo, pero exige financiamiento para uno de los proyectos favoritos de Trump. Sin embargo, el liderazgo del Partido Republicano en el Senado rompió con los deseos de Trump al incluir miles de millones más en su legislación para aumentar las pruebas de covid-19, aunque mucho menos de lo que los demócratas han dicho que querían.

El senador republicano de Texas, Ted Cruz, de uno de los estados ahora más afectados por el virus, dijo que había «una resistencia significativa» a gastar otro billón de dólares.

«La respuesta a estos desafíos no será simplemente sacar dinero de Washington, la respuesta a estos desafíos será hacer que la gente vuelva a trabajar», dijo Cruz. El senador no dijo cómo debería esperarse que las personas regresen a sus trabajos en medio de una pandemia, y la noción de reabrir la economía a toda costa parece ignorar la necesidad de medidas de mitigación para detener la propagación.

El líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer, un demócrata de Nueva York, dijo que el recorte a los pagos federales no fue un comienzo y no estuvo de acuerdo con la posición del Partido Republicano de que pagarle a la gente US$ 600 era un incentivo para que la gente se quedara en casa.

«La idea de que necesitamos reducir drásticamente estos beneficios porque los trabajadores se quedarán en casa de lo contrario es muy exagerada», dijo Schumer, con el duelo sobre el proyecto de ley ahora enmarcando un telón de fondo explosivo para las elecciones al Congreso que tendrán lugar junto a la carrera presidencial en noviembre.

El senador republicano Roy Blunt de Missouri, que sirve en el grupo de liderazgo del Senado del partido, dijo que era una realidad que varios senadores republicanos se opondrían por principio a los objetivos y detalles del proyecto de ley.

«Cuando se trata de gastar dinero en este tipo de cosas, varios republicanos simplemente no van a estar dispuestos a hacer eso», dijo.