CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Medicina

Un remedio medieval de 1.000 años antigüedad podría funcionar como antibiótico, dicen científicos

Por Katie Hunt

(CNN) — La resistencia a los antibióticos es real. En los próximos años, es posible que ya no seamos capaces de tratar y curar muchas de las infecciones que una vez pudimos combatir, ya que las bacterias superan a nuestros medicamentos más sofisticados.

Dado que se espera que la resistencia a los medicamentos provoque 10 millones de muertes al año para 2050, los científicos están buscando en todos los lugares posibles alternativas a los antibióticos.

Un equipo de investigadores del Reino Unido ha encontrado algo de esperanza en un lugar inesperado: un manuscrito medieval.

Un remedio natural de 1.000 años de antigüedad hecho de cebolla, ajo, vino y sales biliares ha demostrado potencial antibacteriano, y podría tratar las infecciones de los pies y las piernas de los diabéticos, sugirió una nueva investigación publicada el martes.

Conocido como el «colirio de Bald», el tratamiento tiene el potencial de afrontar las infecciones por biopelículas, comunidades de bacterias que resisten los antibióticos y hace que sean mucho más difíciles de tratar, dijeron los investigadores.

publicidad

Se estima que las infecciones por biopelículas le cuestan al Reino Unido más de 1.000 millones de libras (1.300 millones de dólares) cada año, según el estudio.

El brebaje medieval fue identificado por primera vez como de posible ayuda en la batalla contra las superbacterias en 2015, y el último estudio en la revista Scientific Reports aporta más información sobre cómo funciona y cómo podría aplicarse en la práctica.

«Este es el verdadero trabajo duro detallado de encontrar más información y ver si realmente podría ser convertido en algo clínicamente útil», dijo Freya Harrison, microbióloga de la Escuela de Ciencias de la Vida de la Universidad de Warwick en el Reino Unido y autora del estudio.

«Creemos que es particularmente prometedor para el tratamiento de las infecciones del pie diabético. Estas las infecciones supremas por biopelículas súper resistentes. Son una enorme carga sanitaria y económica. Realmente pueden volverse intratables», dijo.

«Existe un alto riesgo de que estas úlceras de pie diabético sean completamente resistentes a cualquier tratamiento con antibióticos. Por tanto existe el riesgo de que una persona desarrolle sepsis (…) y la gente termine con el pie o la parte inferior de la pierna amputada», explicó.

Antiguo texto médico

El brebaje fue una de las recetas para medicamentos, ungüentos y tratamientos en «Bald’s Leechbook», un libro inglés antiguo encuadernado en cuero que se encuentra en la Biblioteca Británica. Es uno de los primeros textos médicos conocidos.

«Cuando lo lees como microbiólogo, piensas que tiene que hacer algo porque cada ingrediente en él tiene alguna actividad antibacteriana cuando lo pruebas en un tubo de ensayo. Me pareció que era sensato armarlo», dijo Harrison.

«También está muy claramente dirigido a una infección bacteriana de acuerdo a la descripción de los síntomas en el libro», agregó.

Hicieron la mezcla con ajo y cebollas compradas en supermercados o a verduleros, mientras que el vino era un blanco inglés. Las sales biliares procedían del estómago de una vaca.

Un proyecto que surgió por casualidad

El proyecto de investigación surgió por casualidad después de que Harrison, que tiene pasión por la historia medieval, se enteró del libro. Se asoció con su antigua colega Christina Lee, especialista en inglés antiguo de la Universidad de Nottingham, donde Harrison solía trabajar.

«Para ser honestos, no entramos en esto pensando que cinco años después sería algo para lo que tendríamos financiación. Pensamos que sería simplemente una pieza interesante de microbiología».

Usar libros históricos para buscar nuevas curas no es tan inusual como se podría pensar. La artemisinina, medicamento para la malaria derivado de la planta de ajenjo, fue descubierta por una investigadora china, Tu Youyou, después de explorar textos chinos antiguos.

Curiosamente, Harrison dijo que «Bald’s Leechbook» también contenía un remedio para la malaria que usaba ajenjo, que era endémico en partes de Inglaterra en el período medieval temprano.

«Todo ese tiempo esencialmente el mismo remedio estaba en un texto medieval inglés, pero nadie se lo había tomado en serio», dijo.

Medicina moderna

Los antibióticos apuntalan la medicina moderna, y si pierden su eficacia, procedimientos médicos como la cirugía y la quimioterapia podrían llegar a ser demasiado peligrosos.

Hay muchas vías diferentes para obtener nuevos antibióticos y tratamientos alternativos, dicen los científicos. Pueden incluir sustancias cotidianas como la miel y el vinagre, pero también fuentes más oscuras como la sangre de los dragones de Komodo. Otros enfoques utilizan virus para atacar bacterias que han superado a antibióticos sofisticados.

Uno de los hallazgos clave del estudio es que fue la mezcla de productos naturales, en lugar de un solo compuesto, lo que le dio al colirio de Bald su «potente actividad antibiopelículas».

El equipo también ha estado probando qué tan segura es la mezcla y la investigación preliminar que esperan publicar pronto muestra que «tiene un perfil de seguridad prometedor», dijo Harrison. El siguiente paso sería caracterizar químicamente la mezcla y comenzar las pruebas de parches en la piel humana, pero esto se ha retrasado por la pandemia de coronavirus.

Harrison dijo que la naturaleza de la investigación de una combinación de ingredientes, en lugar de una sola planta o compuesto, podría hacer que el proceso de desarrollo y aprobación reglamentaria consumiera más tiempo.

«En el próximo año esperamos tener alguna idea de la química, una mejor idea de la seguridad, y entonces se trataría de decir si es realmente eficaz, pero estoy segura de que eres consciente de que este trabajo toma mucho tiempo», dijo Harrison.

«Es importante reconocer que la mayoría de antimicrobianos potenciales más interesantes en última instancia no logran convertirse en un producto. Así que tenemos que ser muy realistas y hacer un montón de trabajo detallado para ver si será útil», agregó.