CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Cambio climático

Asesinaron a 212 activistas ambientales en 2019; Colombia, el país más letal

Por Jack Guy

(CNN) — Un récord de 212 defensores de la tierra y el medio ambiente fueron asesinados el año pasado, lo que equivale a un promedio de más de cuatro por semana, según un nuevo informe de la ONG Global Witness.

La cifra hace que 2019 sea el año más mortal registrado para los activistas que defienden los recursos de tierra y agua de los intereses de minería, agronegocios y combustibles fósiles, dijo Global Witness en un informe publicado el miércoles.

Esto representa un aumento significativo de 164 asesinatos en 2018 y el número real es probablemente mucho mayor, dijo la ONG, que agregó que los casos a menudo quedan sin documentar.

Colombia tuvo el mayor número de asesinatos de activistas ambientales en 2019.

Los defensores son aquellos que se oponen a los abusos ambientales y de derechos humanos impulsados por la explotación de los recursos naturales, según Global Witness.

Colombia fue el país más letal en 2019 con 64 asesinatos, en comparación con 24 en 2018, y representó el 30% del total mundial el año pasado.

El siguiente país en la lista es Filipinas, con 43 asesinatos. Brasil tuvo 24 y casi el 90% de los asesinatos cometidos allí tuvieron lugar en la región amazónica.

publicidad

Siete de las diez naciones más afectadas están en América Latina, donde se produjeron más de dos tercios del total de asesinatos. La región ha sido constantemente la más afectada desde que Global Witness comenzó a recopilar datos en 2012.

Honduras fue el país con el mayor aumento porcentual de asesinatos de activistas ambientales, que aumentó de cuatro en 2018 a 14 el año pasado.

Europa sigue siendo la región menos afectada, con dos asesinatos en Rumania relacionados con la tala ilegal. Se registraron siete asesinatos en África, pero verificar los casos es un problema en la región, dijo Global Witness.

La minería fue el sector más mortífero, con 50 personas asesinadas, seguida de la agroindustria con 34.

Asia fue un punto crítico para ataques relacionados con la agroindustria, que representa el 85% del total mundial. De este número, casi el 90% tuvo lugar en Filipinas.

También hubo 24 asesinatos relacionados con la tala, un aumento del 85% en comparación con 2018 y el mayor pico de cualquier sector.

Muchos activistas también son silenciados con arrestos, demandas, amenazas y ataques violentos, según el informe, y los pueblos indígenas se ven desproporcionadamente afectados.

En 2019, el 40% de los defensores asesinados eran indígenas, a pesar de que estas comunidades representan solo el 5% de la población mundial.

Las defensoras enfrentan un conjunto específico de amenazas, según Global Witness. Las mujeres representan el 10% de los asesinados en 2019, pero también se enfrentan a campañas de desprestigio con contenido sexista o sexual, así como violencia sexual, dijo la ONG.

Global Witness subrayó el trabajo que hacen los defensores en la lucha contra el colapso climático al oponerse a las industrias intensivas en carbono.

«Los agronegocios y el petróleo, el gas y la minería han sido constantemente los principales impulsores de los ataques contra los defensores de la tierra y el medio ambiente, y también son las industrias que nos empujan aún más hacia el cambio climático desbocado a través de la deforestación y el aumento de las emisiones de carbono», dijo Rachel Cox, activista en Global Witness, en un comunicado de prensa.

«Si realmente queremos hacer planes para una recuperación verde que ponga la seguridad, la salud y el bienestar de las personas en su corazón, debemos abordar las causas fundamentales de los ataques contra los defensores y seguir su ejemplo para proteger el medio ambiente y detener la descomposición climática».

El informe también destaca varios éxitos de los defensores de todo el mundo, elogiándolos por su capacidad de recuperación.

Un ejemplo es la comunidad indígena Dayak Iban en el centro de Borneo, Indonesia, que ahora tiene la propiedad legal de 10.000 hectáreas de tierra después de una lucha que duró décadas.

Otra es la tribu indígena Waorani en Ecuador, que ganó un fallo histórico que prohíbe al gobierno vender sus tierras para la exploración de petróleo y gas.