CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

OPINIÓN | Las señales alentadoras de que nuestro sistema inmunitario puede combatir la reinfección por covid-19

Por Erin Bromage

Nota del editor: Erin Bromage es profesor asociado de Biología en la Universidad de Massachusetts Dartmouth. Su investigación se centra en la evolución del sistema inmune y en cómo los animales se defienden de la infección. Síguelo en Twitter @ErinBromage. Las opiniones expresadas son suyas. Puedes leer más artículos de opinión en CNNE.com/opinion.

(CNN) — Mi hijo estaba tan emocionado el día que ganó suficiente dinero para comprar su propia pistola BB. Cuando lo traje a casa, él inmediatamente fue al campo de tiro que habíamos construido y comenzó a disparar. El primer pellet salió a la izquierda. El segundo salió a la derecha. Nunca encontramos en donde pegó el tercer tiro.

“El arma está rota», dijo, mientras se alejaba frustrado de que cada disparo aterrizara de manera diferente. Después de darle unos minutos para ordenar sus pensamientos, discutimos lo que sucedió. Le dije que el arma es nueva y que aún no sabemos cómo se comporta. No debería sorprendernos que haya algunos problemas para resolver, pero cuanto más disparemos, mejor entenderemos cómo funciona. Un día después, y con mucha paciencia, cada disparo se agrupó fuertemente en el objetivo.

Algo similar sucede a medida que surgen estudios sobre las respuestas inmunes del cuerpo hacia el covid-19. Todavía estamos en la etapa de avistar una nueva arma; los disparos están atravesando el objetivo y las personas se frustran por la falta de acuerdo dentro de la comunidad científica. Se siguen haciendo innumerables preguntas:

¿Los anticuerpos de covid-19 nos protegen de la reinfección? ¿Son persistentes mucho después de la recuperación o disminuyen rápidamente? ¿Y qué significa esto para el desarrollo de una vacuna?

publicidad

Estas preguntas resonaron a principios de abril cuando comenzaron a surgir los primeros datos de anticuerpos. Después de leer un artículo anterior sobre pruebas de anticuerpos, escribí una nota para mi clase de pregrado en un foro en línea que titulé: «Esta es una noticia terrible, dime por qué».

El documento mostró claramente que las personas que se habían recuperado de una infección producían anticuerpos contra el virus, pero esa no era mi preocupación. Era preocupante que los anticuerpos llegaran a su punto máximo, pero luego disminuyeron rápidamente en concentración, tanto que si la reducción siguiera de manera lineal dentro de los 120 a 150 días próximos no quedarían anticuerpos protectores.

Esto sugirió que los pacientes que se habían recuperado de covid-19 podrían reinfectarse y enfermarse de nuevo. La inmunidad inducida por anticuerpos que dura seis meses a un año es lo que a menudo observamos con los coronavirus humanos que causan el resfriado común. Si se confiara plenamente en este estudio inicial, esto realmente sería una noticia terrible.

Otro artículo que describe la disminución rápida de los niveles de anticuerpos se publicó en junio y siguió con un segundo informe en julio que muestra un resultado similar. El último artículo mostró que, en promedio, los niveles de anticuerpos de los pacientes tendieron a disminuir a la mitad unos 36 días después del inicio de los síntomas, mientras que para una pequeña porción de la muestra sus niveles de anticuerpos disminuyeron más lentamente.

La ciencia parecía estar confirmando mi temor inicial de que la inmunidad de los anticuerpos no fuera suficiente para proteger a las víctimas de coronavirus recuperadas de la reinfección.

Pero luego la ciencia progresó más. Una serie de publicaciones en las últimas semanas sobre las respuestas de anticuerpos a las vacunas y un elegante estudio serológico (un examen de anticuerpos en tu sangre) movieron el foco de nuestro conocimiento.

Las vacunas Oxford y Moderna generaron una respuesta de anticuerpos robusta, tan alta o más alta que la que se genera por una infección leve o moderada con el virus vivo del SARS-CoV-2. Estas vacunas son como una escuela para tu sistema inmunológico, le enseñan a tu cuerpo cómo responder a un virus sin producir una enfermedad. ¡Esta fue una buena noticia!

Si el nivel de anticuerpos comienza más alto, posiblemente persistirá por más tiempo del que se informó anteriormente. La limitación es que todavía necesitamos tiempo para determinar cuánto tiempo persistirán los anticuerpos, y si se demostrará que previenen la infección con el virus en el mundo real.

El estudio serológico, publicado preliminarmente por un equipo de investigación en el Hospital Mount Sinai en la ciudad de Nueva York, demostró claramente que después de una infección leve a moderada de covid-19, los niveles de anticuerpos disminuyeron desde su pico, luego mantuvieron un nivel estable durante al menos tres meses.

También demostró que esta respuesta inmune era capaz de neutralizar el virus, proporcionando al paciente recuperado un fuerte signo de lo que podría ser algún nivel de protección inmune. Este estudio difirió de los primeros análisis de anticuerpos en los que el número de pacientes evaluados fue mucho mayor: incluyó casi 20.000 muestras de sangre de pacientes (más de 9 veces el tamaño de la muestra de los estudios anteriores más grandes) y los métodos fueron diseñados para medir específicamente la concentración de los anticuerpos contra la proteína espiga del virus que le permite ingresar a nuestras células. Aunque todavía no se ha revisado por pares, los métodos integrales del estudio lo convierten en el mejor ejemplo de investigación serológica sobre coronavirus.

No es que los primeros estudios estuvieran equivocados, simplemente no habían considerado cómo se relacionaban sus datos con la batalla por la inmunidad. En la batalla pretendes abrumar a tu oponente con fuerza de números y armamento superior. Esto también es cierto para la respuesta de anticuerpos del sistema inmune.

Cuando un virus invade tu cuerpo y se requiere una respuesta de anticuerpos para la protección, no solo produce suficientes anticuerpos para igualar a tu oponente viral, sino que sobrepasa significativamente al objetivo para abrumar al virus y eliminarlo de su sistema.

Cuando se elimina la amenaza viral, muchas de las células secretoras de anticuerpos reclutadas en la lucha pueden morir para liberar espacio y recursos para que tu cuerpo responda a nuevas amenazas, y con esa muerte celular el anticuerpo que están produciendo también comienza a disminuir.

Esta respuesta de anticuerpos antivirales se observaría como un rápido aumento en los niveles de anticuerpos, y luego una disminución rápida de anticuerpos en los meses posteriores a la infección. Esta rápida caída en los anticuerpos fue lo que capturaron los primeros estudios.

Pero lo que esos primeros estudios no lograron resolver fue que algunas de esas células secretoras de anticuerpos pueden vivir en la médula ósea, posiblemente persistiendo durante años, secretando anticuerpos neutralizantes de virus. Entonces, después de la rápida reducción en los niveles de anticuerpos después de la infección, los niveles de anticuerpos se estabilizarían y persistirían mientras esas células secretoras de anticuerpos de larga vida se mantuvieran en la médula ósea. Ese tipo de respuesta es bien conocido con muchas infecciones virales y, lo que es más importante, se ha documentado que ocurre en personas que sobreviven a la infección por MERS.

Las altas concentraciones de anticuerpos no son absolutamente necesarias para combatir futuras infecciones. Solo requerimos suficientes anticuerpos para proporcionar asistencia al sistema inmune innato para evitar que una nueva exposición al virus establezca una infección.

Dados los resultados prometedores de la estimulación de anticuerpos de las vacunas contra el covid-19 en desarrollo, mi confianza continúa creciendo de que está a la vista una vacuna que proporcione al menos una protección modesta contra los síntomas de los casos graves.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que cada nuevo estudio de anticuerpos puede traer resultados diferentes, lo que resulta en la necesidad de reajustar nuestra comprensión, y debemos tener en cuenta lo que esto podría significar para las víctimas asintomáticas de covid-19. Recuerda: las peleas duras y largas ayudan a entrenar a nuestro sistema inmunológico para futuras amenazas.

Por lo tanto, estar infectado y evitar desarrollar síntomas de infección puede no producir los anticuerpos protectores que puede necesitar en el futuro para evitar una exposición futura. También es probable que encontremos diferencias en las respuestas de anticuerpos entre niños y adultos, o entre hombres y mujeres.

Mientras tanto, los resultados contradictorios son habituales en la ciencia, especialmente al comienzo del estudio de un nuevo tema. No debemos apresurarnos a sacar conclusiones, especialmente en estudios con pocas muestras o con títulos que acaparen los titulares. Cada nuevo estudio publicado ayuda a refinar nuestra comprensión y debemos tener en cuenta que todos estamos buscando resultados de calidad, pero los resultados negativos, o aquellos que no se ajustan a la narrativa actual, ayudan a los científicos a refinar el enfoque de nuestra comprensión.