CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

La nave espacial Crew Dragon de SpaceX cae en el Golfo de México con los astronautas de la NASA

Por Jackie Wattles

(CNN) — La nave espacial Crew Dragon de SpaceX, que transportaba a los astronautas de la NASA Robert Behnken y Douglas Hurley, llegó a las aguas del Golfo de México el domingo a las 2:48 p.m. (hora de Miami), marcando un final seguro para una misión histórica de dos meses y allanando el camino para que Estados Unidos se convierta una vez más en un líder mundial en vuelos espaciales tripulados.

El vehículo Crew Dragon encendió sus motores y se sumergió de manera segura a través del borde de la espesa atmósfera de la Tierra el domingo por la tarde antes de desplegar paracaídas y ralentizar el vehículo para su amerizaje objetivo frente a la costa de Florida.

El control de la misión les envió una bienvenida humorística a los astronautas: «Gracias por volar con SpaceX».

El viaje se hizo más dramático por un estancamiento de dos días causado por la madre naturaleza: la tormenta tropical Isaías se precipitó hacia la costa este. Pero las aguas del Golfo de México se mantuvieron lo suficientemente tranquilas como para que la cápsula de los astronautas cayera cerca de Pensacola.

publicidad

Una nave de recuperación gigante, la GO Navigator, se encontró con la nave espacial Crew Dragon y la sacó del agua. Los médicos estaban en el lugar para cualquier emergencia, y Hurley y Behnken fueron trasladados en helicóptero a la Estación Aérea Naval de Pensacola. A partir de ahí, los astronautas abordarán un avión de la NASA que los trasladará al Centro Espacial Johnson en Houston, la base oficial de la NASA para los astronautas.

Una manada de botes no identificados que se podían ver alrededor de la Crew Dragon poco después del amerizaje no fueron invitados, dijo el administrador de la NASA Jim Bridenstine durante una conferencia de prensa posterior al rescate.

Se suponía que la Guardia Costera mantendría despejada una gran franja de océano alrededor del lugar de aterrizaje, pero Bridenstine aseguró que después de caer la nave, algunos botes se dirigieron en línea recta hacia la cápsula. Agregó que la NASA «podría haberlo hecho mejor» y probablemente necesitará implementar un control de tráfico adicional en futuras misiones.

Técnicamente, su misión se consideraba un vuelo de prueba, pero el regreso seguro de Hurley y Behnken allana el camino para que la NASA certifique oficialmente a la Crew Dragon como una nave espacial con calificación humana. Eso pone en cola el vehículo para comenzar a volar viajes regulares a la EEI, lo que le permite a la NASA tomar más control sobre las operaciones desde EE.UU.

Otra nave espacial Crew Dragon ya se prepara para otra misión, llamada Crew-1, que llevará a cuatro astronautas más a la estación espacial: los astronautas de la NASA Victor Glover, Michael Hopkins, Shannon Walker y la japonesa Soichi Noguchi.

SpaceX también planea renovar la nave espacial de Hurley y Behnken, conocida como Endeavour, para volar en otra misión tripulada en la primavera de 2021.

Ese viaje incluirá a Megan McArthur, la esposa de Behnken y su compañero astronauta, junto con Shane Kimbrough de la NASA, Akihiko Hoshide de la agencia espacial japonesa JAXA y Thomas Pesquet de la Agencia Espacial Europea.

La NASA ha trabajado para devolver el vuelo espacial con tripulación humana desde suelo estadounidense durante casi una década: perdió esa capacidad después de retirar el programa del Transbordador espacial en 2011. Y en ese momento, pocas personas en la NASA esperaban que la incipiente puesta en marcha del cohete de Elon Musk fuera la organización que trajera lanzamientos tripulados de regreso a suelo norteamericano.

La decisión de la NASA de no crear su propio reemplazo para el Shuttle, sino de contratar esa tarea con empresas comerciales, fue muy controvertida a principios de la década de 2010.

El programa, llamado Commercial Crew, buscó estimular la innovación y alentó a las corporaciones a competir para reducir los costos. En 2014, la NASA otorgó dos contratos: uno de US$ 4,2 mil millones a Boeing para construir su vehículo Starliner, y US$ 2,6 mil millones a SpaceX, que planeaba crear una versión digna de la tripulación de la nave espacial Dragon que ya transportaba carga hacia y desde la Estación Espacial Internacional.

Boeing, un antiguo socio de la NASA que ha trabajado en numerosos programas de vuelos espaciales humanos, recientemente sufrió un revés significativo cuando una cápsula Starliner no funcionó correctamente durante un vuelo de prueba clave sin tripulación. La NASA señaló repetidamente que esperaba que Boeing venciera a SpaceX en la plataforma de lanzamiento. Eso cambió después de que SpaceX lanzó a través de las pruebas finales su cápsula Crew Dragon y se preparó para el lanzamiento histórico en mayo.

El éxito de SpaceX es una gran victoria para la NASA, que ha presionado por más asociaciones comerciales y puede utilizar el éxito de este programa como evidencia de que es un método de contratación efectivo.