CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

¿Están algunas personas protegidas contra el coronavirus? Esto es lo que debes saber sobre las células T

Por Dr. Sanjay Gupta, Andrea Kane

(CNN) — Ahora llevamos más de siete meses en la pandemia de coronavirus que ha cambiado la vida de la mayoría de los habitantes de la Tierra. Y si bien es cierto que la comunidad científica ha aprendido muchas cosas sobre el virus SARS-CoV-2 y la enfermedad que causa, covid-19, también hay muchas lagunas en nuestra comprensión.

Un gran misterio es ¿por qué algunas personas se enferman gravemente e incluso mueren a causa de su enfermedad, mientras que otras personas similares no muestran síntomas y pueden no darse cuenta de que han sido contagiadas?

Conocemos algunos de los grandes factores que ponen a las personas en mayor riesgo de tener un curso de enfermedad grave, incluso mortal: tener más de 60 años; tener sobrepeso u obesidad; tener una o más enfermedades crónicas como diabetes, enfermedad cardiovascular, enfermedad renal o pulmonar y cáncer; y ser una persona de color: negro, latino o nativoamericano.

Pero también podría ser cierto lo contrario: ¿podrían ciertas personas realmente tener algún tipo de protección?

Un artículo resumen publicado recientemente en la revista Nature Reviews Immunology presenta una posibilidad tentadora: un gran porcentaje de la población parece tener células inmunes que son capaces de reconocer partes del virus SARS-CoV-2, y que posiblemente les podrían estar dando una ventaja en la lucha contra la infección. En otras palabras, algunas personas pueden tener algún grado desconocido de protección.

«Lo que descubrimos es que de las personas que nunca habían estado expuestas al SARS Cov2… aproximadamente la mitad tenía alguna reactividad de células T», dijo a CNN el coautor del artículo Alessandro Sette del Centro de Investigación de Vacunas y Enfermedades Infecciosas en el Instituto de Inmunología de La Jolla.

Inmunología 101

Para entender por qué eso es importante, aquí hay un pequeño curso intensivo en inmunología. El sistema inmune humano, que tiene la tarea de mantenerte saludable frente a invasores bacterianos, virales, fúngicos, parasitarios y de otro tipo, tiene dos componentes principales: el sistema inmune innato y el sistema inmune adaptativo.

El sistema inmune innato es la primera línea de defensa. Algunas partes incluyen barreras físicas como la piel y las membranas mucosas, que impiden físicamente la entrada de los invasores. También incluye ciertas células, proteínas y químicos que hacen cosas como crear inflamación y destruir las células invasoras.

Cuando el sistema inmunitario innato es inmediato e inespecífico (trata de evitar que algo ingrese al cuerpo), el sistema inmunitario adaptativo se dirige contra un invasor específico y previamente reconocido. Esto toma un poco más de tiempo para ponerse en marcha.

El sistema inmunitario adaptativo incluye un tipo de glóbulo blanco, llamado célula B, que patrulla el cuerpo en busca de los tipos malos. Cada una de las células B tiene un anticuerpo único que se asienta en su superficie y puede unirse a un antígeno único (el nombre técnico del invasor extraño) y evitar que ingrese a una célula huésped. Cuando encuentra y se une a un tipo malo, la célula B se activa: se copia y produce anticuerpos, y finalmente crea un mega ejército de neutralizadores para ese invasor en particular.

De ahí provienen los anticuerpos creados por el sistema inmunitario de las personas que han tenido covid-19. Desafortunadamente, algunos estudios recientes han encontrado que los anticuerpos contra este coronavirus en particular pueden desaparecer rápidamente, especialmente en personas que han tenido casos leves de covid-19. Esto ha preocupado a muchos investigadores: debido a que la respuesta de los anticuerpos parece desvanecerse rápidamente, la comunidad científica no está segura de cuánto tiempo una persona que ha sido infectada con este virus permanecerá protegida de una nueva infección. Esto también es preocupante, ya que dependemos de las vacunas para activar una respuesta de anticuerpos para ayudar a protegernos, y queremos que esa protección dure mucho tiempo.

Afortunadamente, los anticuerpos no son la única arma que utiliza nuestro sistema inmunitario adaptativo para evitar una infección. Entra entonces la célula T. Las células T, que vienen en tres variedades, son creadas por el cuerpo después de una infección para ayudar con futuras infecciones del mismo invasor. Una de esas células T ayuda al cuerpo a recordar al invasor en caso de que vuelva a golpear, otra caza y destruye las células huésped infectadas y una tercera ayuda de otras maneras.

LEE: OPINIÓN | Estamos perdiendo el tiempo hablando de inmunidad colectiva

Descubrimiento accidental

Fueron células T como esas, que reaccionaron al virus SARS-CoV-2, que Sette y su coautor Shane Crotty descubrieron, un poco por accidente, en la sangre de las personas recolectadas varios años antes de que comenzara esta pandemia.

Estaban realizando un experimento con sangre convaleciente de covid-19. Como necesitaban un «control negativo» para comparar con la sangre convaleciente, tomaron muestras de sangre de personas sanas recolectadas en San Diego entre 2015 y 2018.

«No había forma de que estas personas hubieran estado expuestas al SARS-CoV2. Y cuando las usamos… resulta que el control negativo no era tan negativo: aproximadamente la mitad de las personas tenían reactividad», explicó Sette.

«Shane y yo estudiamos detenidamente los datos; lo estábamos mirando desde la derecha, desde la izquierda, desde la parte superior, desde la parte inferior, y fue realmente ‘real’; esta reactividad fue real. Entonces, esto demostró que las personas que nunca habían visto este virus tienen cierta reactividad de células T contra el virus».

Ese documento fue publicado a fines de junio en la revista Cell.

Sette y Crotty resaltan en su artículo de resumen actual que no son los únicos que han visto esto.

«Eso se ha confirmado ahora en diferentes continentes, diferentes laboratorios, con diferentes técnicas, lo cual es una de las características de cuando comienzas a creer realmente que algo está científicamente bien establecido porque se encuentra independientemente en diferentes estudios y diferentes laboratorios», dijo Sette.

Especulan que este reconocimiento de células T de partes del virus SARS-CoV-2 puede provenir en parte de la exposición previa a uno de los cuatro coronavirus circulantes conocidos que causan el resfriado común en millones de personas cada año.

«La suposición es que en realidad proviene de los coronavirus del resfriado común que la gente ha visto antes, y el lado de Alex estaba trabajando muy duro para resolverlo, porque eso es científicamente un gran debate», dijo Crotty.

LEE: Síntomas del coronavirus: 10 indicadores clave y qué hacer

¿Amigo o enemigo?

Pero quedan muchas preguntas, incluso si este reconocimiento del SARS-CoV-2 por parte de las células T ayuda o perjudica.

«¿Serían útiles estas células T de memoria para protegerte contra la enfermedad de covid-19? Esa es la gran pregunta», dijo Crotty. «No sabemos si [las células T] son útiles o no, pero creemos que es razonable especular que pueden ser útiles. No es que pensemos que protegerían completamente contra cualquier infección, pero si ya tienes algunas células alrededor, pueden combatir el virus más rápido, por lo que es plausible que en lugar de terminar en la UCI, no lo hagas. Y en lugar de terminar en el hospital, termines con un resfriado fuerte».

Otros investigadores también están intrigados por las posibilidades que ofrece este descubrimiento.

El Dr. Arturo Casadevall le dijo a CNN que su primer pensamiento fue «no es sorprendente, sino importante, bueno saberlo». Casadevall preside el departamento de microbiología molecular e inmunología en la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins.

«Debido a que estos coronavirus están todos relacionados, dado que cada año nos topamos con uno de ellos, no es sorprendente que tengamos células T que sean reactivas a ellos», dijo. Pero, al igual que Sette y Crotty, se pregunta si esta reactividad es algo bueno o malo.

Hace unos meses, Casadevall exploró la idea de por qué algunas personas se enferman y otras no en un artículo de opinión que coescribió para Bloomberg.com. «Una de las variables es lo que llamamos el historial inmunológico. Todas las cosas con las que te has encontrado en tu vida, todas las vacunas, los resfriados, todos los trastornos gastrointestinales, han creado un conocimiento de fondo que puede ayudarte o hacerte daño», explicó Casadevall.

«Una de las cosas que sabemos sobre esta enfermedad es que lo que te mata es una respuesta inmune exuberante, en el pulmón… Entonces, cuando dices, ‘Tienen reactividad de células T’, bueno, eso podría ayudar en algunos personas, podría hacer daño en otras», dijo.

Casadevall especula que algunas de las personas asintomáticas pueden eliminar rápidamente el virus gracias a esta reactividad de células T. «Al mismo tiempo, algunas de las personas muy enfermas tienen ese historial inmunológico que, en lugar de ayudarlas, hace que el sistema inmunitario arroje todo, y el resultado neto es que obtienes esta respuesta demasiado exuberante», dijo, refiriéndose a la tormenta de citoquinas que experimentan algunos de los más enfermos con covid-19.

Sette y Crotty están estudiando esa posibilidad. Pero dicen que la reacción exagerada del sistema inmune innato, no la reacción exagerada de las células T, parece desencadenar la tormenta de citoquinas. «Los datos aún son algo preliminares, pero creo que están en esa dirección. Ciertamente, no hemos visto una respuesta inmune relacionada con las células T en sobremarcha en los casos muy graves», dijo Sette.

LEE: Apenas empezamos a entender cómo el covid-19 afecta al cerebro

Grandes implicaciones para las vacunas

Entonces, suponiendo que una gran parte de la población tiene algún tipo de reactividad de células T al virus del SARS-CoV-2, ¿qué significa eso para los esfuerzos de desarrollo de la vacuna?

Hay varias implicaciones.

Para el Dr. Bruce Walker, un médico-científico de enfermedades infecciosas que pasa la mayor parte de su tiempo investigando sobre inmunología humana, abre la puerta a un tipo diferente de vacuna, similar a las que se usan contra ciertos tipos de cáncer, como el melanoma.

«Lo que sabemos es que la mayoría de las vacunas que se han generado hasta ahora se han basado en la generación de anticuerpos. Ahora, en teoría, los anticuerpos deberían ser capaces de evitar que cualquier célula se infecte, si tienes suficientes anticuerpos y cualquier virus que ingrese, antes de que tenga la oportunidad de infectar una célula, puede ser neutralizado teóricamente por el tipo correcto de anticuerpo», explicó Walker, quien es el director fundador del Instituto Ragon del Hospital General de Massachusetts, MIT y Harvard.

«Por otro lado, si algunos virus se escabullen e infectan una célula; entonces el cuerpo depende de las células T para eliminar el virus», dijo. «Y ahí radica la oportunidad para que reconsideremos lo que estamos haciendo en términos de vacunación, porque esas células T, al menos en teoría, podrían ser muy potentes y atenuar la enfermedad. En otras palabras, no protegerían contra la infección, pero pueden hacer que las infecciones sean tan asintomáticas que no las notarías tú mismo y, de hecho, nunca tendrías suficiente virus en tu cuerpo para transmitirlo a otra persona. Esa es la hipótesis».

Otra implicación es que los resultados de un pequeño ensayo de vacuna de fase 1 podrían malinterpretarse de una forma u otra si no se tiene en cuenta el estado de reactividad de los linfocitos T. «Por ejemplo, si los sujetos con reactividad preexistente se clasificaran de manera desigual en diferentes grupos de dosis de vacuna, esto podría llevar a conclusiones erróneas», escribieron Sette y Crotty en su artículo.

Además, Sette dijo que los próximos ensayos de vacunas podrían ayudar a descubrir el efecto de esta reactividad cruzada de células T de manera mucho más barata y fácil que realizar otros experimentos. «Es concebible que si tienes 10 personas que tienen reactividad y 10 personas que no tienen la reactividad preexistente y las vacunas con una vacuna contra el SARS CoV-2, las que tienen la inmunidad preexistente responderán más rápido o mejor a la vacuna. Lo bueno de eso es que es un estudio relativamente rápido con un número menor [de personas]… Por lo tanto, hemos estado sugiriendo a cualquiera que esté realizando ensayos de vacunas que también mida la respuesta de las células T», dijo Sette.

La inmunidad de rebaño se fortalece

También hay implicaciones sobre cuándo podríamos lograr la «inmunidad del rebaño», lo que significa que suficiente de la población es inmune al SARS-CoV-2, ya sea por infección o vacunación, y el virus no puede transmitirse tan fácilmente.

«Para la inmunidad colectiva, si de hecho tenemos una gran proporción de la población que ya es inmune de una forma u otra, a través de estas respuestas celulares, pueden contar para el conjunto que necesita para establecer la inmunidad colectiva. Si tienes un 50% ya de alguna manera inmune, debido a estas respuestas inmunes existentes, entonces no necesitas del 60 al 80%, necesitas del 10 al 30%, ya has cubierto el 50%. Las implicaciones de tener alguna inmunidad preexistente sugiere que tal vez necesites que una pequeña proporción de la población se vea afectada antes de que la ola epidémica desaparezca», dijo el Dr. John Ioannidis, profesor de medicina y epidemiología y salud de la población en la Universidad de Stanford.

En otras palabras, si hay un nivel de inmunidad colectiva, eso cambia la rapidez con que el virus se propaga a través de diferentes comunidades y poblaciones.

De hecho, Sette y Crotty escribieron en su artículo: «Cabe señalar que si existe algún grado de inmunidad preexistente contra el SARS-CoV-2 en la población general, esto también podría influir en el modelo epidemiológico…»

Crotty señala un artículo de epidemiología del SARS-CoV-2 que apareció en la revista Science a finales de mayo que intentó modelar la transmisión del virus en el futuro. «Pensamos que era realmente sorprendente que algunas de las principales diferencias en sus modelos realmente se redujeran a la inmunidad, de una forma u otra», dijo.

Por ejemplo, Crotty dijo que cuando los autores agregaron una hipotética inmunidad del 30% a su modelo epidemiológico de cuántos casos habría en el mundo en los próximos dos años, el virus se desvaneció en un futuro cercano antes de regresar en tres o cuatro años.

Más preguntas que respuestas por ahora

Y eso nos lleva a otra pregunta planteada por el artículo de Sette y Crotty: ¿ya que los coronavirus circulantes comunes (CCC) aparecen en diferentes lugares, en diferentes momentos, algunos países, ciudades o localidades podrían verse afectados de manera desproporcionada (o librarse) porque la población tenía menos exposición a esos CCC, creando así menos oportunidades para desarrollar reactividad cruzada?

«Si la inmunidad preexistente de células T está relacionada con la exposición a los CCC, será importante comprender mejor los patrones de exposición a losCCC en el espacio y el tiempo. Está bien establecido que los cuatro CCC principales tienen una prevalencia cíclica, después de ciclos de varios años, que pueden diferir entre ubicaciones geográficas. Esto lleva a la hipótesis especulativa de que las diferencias en la geodistribución de los CCC podrían correlacionarse con la carga de gravedad de la enfermedad de covid-19», escribieron Sette y Crotty.

Entonces, en última instancia, ¿se puede decir que algunas personas tienen una protección natural al menos parcial del SARS-CoV-2, el nuevo coronavirus, si tienen reactividad cruzada de células T?

«El mayor problema es que todos quieren una respuesta simple», dijo Casadevall de Johns Hopkins. «Lo que nadie quiere escuchar es que es impredecible, porque muchas variables juegan juntas de formas que no se pueden reunir: tu historial, tu nutrición, cómo te infectaste, cuánto [virus] recibiste, incluso el momento del día en que te infectaste. Y todas estas variables se combinan de manera impredecible».