CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

OPINIÓN | Enseñanza durante una pandemia: consultas desde el auto, mensajes de texto a las 2 am y terapia en Zoom

Por W. Kamau Bell

Nota del editor: W. Kamau Bell es un comediante y autor sociopolítico que presenta y es productor ejecutivo de la serie original de CNN «United Shades of America», que se transmite los domingos a las 10 pm ET. Las opiniones expresadas aquí son suyas. Leer más opinión en CNNe.com/opinion.

(CNN) — La persona promedio que no tiene hijos en la escuela puede no darse cuenta de que ser maestro durante una pandemia es como ser un bombero: incluso cuando estás durmiendo, puedes ser despertado y llamado al servicio.

Monique Davis no es diferente. Como maestra de educación especial en la escuela secundaria Shaw en el este de Cleveland, Ohio, siempre ha estado a disposición de sus estudiantes y siempre ha proporcionado su número de teléfono en caso de que un estudiante necesite comunicarse.

Pero durante la pandemia, Davis ha encontrado que sus estudiantes la necesitan a veces a primera hora de la mañana. La enseñanza durante la crisis de covid-19, dijo, la ha hecho «quemar la vela en ambos extremos».

escuelas-coronavirus

Monique Davis enseña a un niño durante una clase en 2019 en Cleveland, Ohio.

Sin embargo, cuando visité su salón de clases el otoño pasado para un episodio de «United Shades of America», diría que ya estaba quemando la vela en ambos extremos, más el medio, para sus alumnos. Su salón de clases estaba lleno no solo del equipo que proporcionaba la escuela, sino también de muchas, muchas cosas que había traído de casa o que había comprado con su propio cheque de pago.

publicidad

Maestros de escuelas públicas de todo el país están relacionados en este punto. En Estados Unidos, las escuelas públicas se financian a través de una combinación de recursos principalmente estatales y locales, más algunos recursos federales, pero algunos estados son más pobres que otros, y algunas ciudades son más pobres dentro de esos estados. Y cuando existe ese tipo de inequidad, los maestros como Davis a menudo intervienen para compensar la diferencia.

Quería saber cómo iban las cosas para Davis mientras ella hacía la transición a la enseñanza virtual durante la pandemia. A continuación se presentan extractos de nuestra conversación en junio, ligeramente editados por su extensión y para mayor claridad.

escuelas-coronavirus

Un tablón de anuncios en el aula de la secundaria Shaw de Monique Davis.

Kamau: Monique, siento que debo llamarte Sra. Davis, porque eres maestra y te respetaré.

Monique: Oh, es verano, (llámame) Monique.

Kamau: ¿Cómo fue ser maestra en medio de esto? Comenzó como si las escuelas fueran a estar cerradas durante una semana o similar, y luego se extendió, y finalmente todos nos dimos cuenta de que esto se mantendría al menos hasta el final del año escolar. ¿Cómo fue para ti?

Monique: Había mucha ansiedad al principio porque no quería que las notas de nadie se estropearan; no quería que nadie se volviera demasiado laxo. No quería que hubiera ese retraso. Estaba muy atenta a ponerme en contacto con los padres, ponerme en contacto con los niños (y preguntar) «¿Qué estás haciendo? ¿Estás haciendo el trabajo?»

Pero como vimos que iba a ser algo más permanente, la vigilancia tuvo que convertirse en «esto es a largo plazo». Se convirtió en «lento y constante gana la carrera» en lugar de «hazlo ahora, quiero verlo».

Tengo muchos niños que se mantienen en contacto. Mis niños siempre tienen mi número de teléfono. Si tienes mi número, siempre tienes una manera de ponerte en contacto conmigo y averiguar qué necesitas y cuándo lo necesitas.

escuelas-coronavirus

Monique Davis habla con W. Kamau Bell durante el rodaje de «United Shades of America» en 2019.

Kamau: Estás arruinando la idea de que los maestros tienen buenos horarios: llegan a las ocho de la mañana, trabajan hasta las tres y luego se van a casa y levantan los pies.

Monique: Oh no. Sentí por un tiempo como si estuviera quemando la vela en ambos extremos, porque tenía que estar despierta durante el día en mis horas de escuela contractuales, pero luego mis niños eran adolescentes y muchos de ellos estaban trabajando, entonces no salían hasta las 10 en punto, 11 en punto de la noche. Y ahí era cuando comenzaba a recibir mensajes de texto sobre «¿cómo se supone que debo hacer esta página?» o «¿puedes ayudarme con esto?»

Entonces comencé a trabajar más y más tarde. Tuve un día en el que era la una, las dos de la mañana y me estaba enviando mensajes de texto con tres o cuatro niños diferentes. Y es como, bueno, ¡normalmente esto se consideraría completamente inapropiado!

Kamau: Maestro envía un mensaje de texto a un estudiante a las dos de la mañana. Ese es el titular de las noticias locales a veces.

Monique: Correcto, correcto. Pero luego estoy diciendo: «¿Completaste la documentación? ¿Llenaste la encuesta? Devuélvala. Si no recibiste el correo electrónico, permíteme enviarte el enlace nuevamente». Así que fuimos y vinimos así por casi una hora. Y pensé: «Son las dos de la mañana; tengo que ir a la cama».

Kamau: Y para ser claros, no puedes ir a la escuela y decir: «Trabajé algunas horas extra esta semana».

Monique: Correcto.

Kamau: Entonces no hay «págame por estas horas extra».

Monique: Empecé a planificar citas temprano en la mañana para poder estar disponible por la tarde. Incluso los niños que no estaban trabajando no se levantaban y se movían hasta la una, dos o tres de la tarde.

Kamau: Bueno, sí, como padre, es difícil motivar a tus hijos a levantarse de la cama cuando no tienen que estar en algún lugar.

Monique: Fue mucho más de: cuando los niños están listos, cuando los niños me necesitan es cuando estoy disponible. Incluso pasé por un par de casas, hice algunas visitas desde el auto. «No he sabido nada de ti. ¿Qué está pasando? ¿Qué estás haciendo?».

Kamau: Sé que en la escuela en la que estás enseñando, me imagino que algunos de los estudiantes no tienen la tecnología que necesitan para mantenerse al día o el acceso a Internet. Entonces quizás tengan un teléfono inteligente, pero pueden no tener una computadora. Ya sabes, es difícil hacer todo en tu teléfono inteligente. ¿Puedes hablar sobre la brecha digital?

Monique: Sí, tenemos una brecha digital. Eso es común en nuestro distrito. Pero una de las cosas que hice fue asegurarme de que todo lo que les ofrezco a mis chicos era algo que se podía hacer en su teléfono móvil. Los programas que uso en la escuela, los hacen regularmente en su teléfono móvil, incluso durante el día. Hicimos algo de eso, y luego nuestro distrito también ofreció paquetes de papel y lápiz. Entonces tenían la opción de hacerlo digital o tradicional.

De cualquier manera, no importa cuáles sean sus necesidades, se cumplieron durante toda esta crisis.

Kamau: ¿Pero el distrito no tenía los recursos para darle a cada niño una computadora?

Monique: Pero si no tienen Wi-Fi, ¿cómo usas la computadora? Entonces, ¿qué es algo que sabemos que podemos hacer? Algo que sabemos que todos tienen, en lugar de suponer que las personas tienen Internet y no la tienen.

Y puedes tener Internet un mes, pero a medida que la pandemia se prolonga, es posible que no tengas el próximo mes porque la comida es más importante que Internet.

Kamau: ¿Es frustrante sentir que los problemas de cómo financiamos las escuelas y la división entre las escuelas públicas en el centro de la ciudad y las escuelas públicas en los suburbios se exacerban en medio de esta pandemia?

Monique: es frustrante. Y lo saca a la luz. Es cada vez más evidente, no solo para aquellos de nosotros que lo vivimos todos los días, sino que ahora otros lo miran y dicen: «Oye, tenemos que hacer algo al respecto. Necesitamos descubrir cómo hacer que esto sea equitativo para todos».

Que es lo que hemos estado diciendo por eones. Solo hagámoslo equitativo.

Kamau: Sí creo que la palabra equitativa es importante. Las personas a veces quedan atrapadas en la igualdad y es como, bueno, no, todos tienen diferentes conjuntos de necesidades. Queremos asegurarnos de que todos obtengan lo que necesitan.

Una de las cosas con las que mi esposa y yo nos encontramos como padres de niños que están aprendiendo a distancia es que parece que hay presión para mantener a los niños en el camino académico. Pero a veces el crecimiento social y emocional de los niños es tal que ni siquiera pueden asimilarlo. ¿Sabes a qué me refiero? ¿Estás lidiando con el desafío de la salud mental?

Monique: Oh, si. Muchas veces en mis llamadas de Zoom con mis chicos hablábamos sobre lo que estaba sucediendo en sus vidas, lo que estaban haciendo y cómo sus hermanos los estaban poniendo nerviosos; o cómo algunos de ellos estaban buscando trabajo o estaban teniendo cumpleaños que no iban a poder celebrar. Hicimos mucho de eso.

Tenemos una agencia externa que ingresa y realiza servicios de trabajo social en nuestro edificio. Así que me relacioné con ella, y con algunas de nuestras chicas nos juntamos y nos reunimos una vez a la semana solo para hablar sobre algunos de los problemas en constante evolución que podrían estar sucediendo. Eran estudiantes avanzadas y se estaban preparando para graduarse. No iba a haber un baile de graduación. Y ya sabes, para muchas chicas el baile de graduación es un gran tema.

Kamau: Y para los niños que no han podido mantenerse al día con el trabajo escolar, la regresión del verano será aún más profunda. ¿Qué estás pensando sobre eso?

Monique: Eso es algo que a nosotros como maestros siempre nos preocupa, pero lo resolvemos. Tengo niños que están en varios niveles en un momento cualquiera… solo te encuentras con los donde están. Sabes, no todos vienen aquí listos para ir todos los días.

No sabes quién ha perdido a familiares por el coronavirus. No sabes quién ha perdido casas. Quién ha perdido trabajos. Hay tantas cosas con las que los niños vienen a la escuela a veces, y el aprendizaje no es lo más apremiante en su mente. Entonces, si pueden superar algunas de las cosas que podrían impedirles aprender, te encuentras con los niños donde están, puedes llevarlos a su ritmo individual.