CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Líbano

Escenas apocalípticas en Beirut tras la explosión: «No nos queda nada», dicen los residentes

Por Tamara Qiblawi

(CNN) — Cuando una explosión arrasó la capital libanesa el martes por la tarde, causó estragos en casi todos los barrios de Beirut.

Edificios a una distancia de hasta 10 kilómetros del lugar de la explosión quedaron dañados. Fragmentos de vidrio llenaron las calles, y las luces de las calles quedaron destruidas. La explosión se registró como un terremoto de magnitud 3,3, dijo el Servicio Geológico de EE.UU.

Así fue la explosión que sacudió Beirut 0:25

Al menos 78 personas murieron y más de 4.000 resultaron heridas, dijo el ministro de Salud a Reuters, y los residentes de la ciudad se apresuraron a los hospitales para donar sangre.

«Estaba en la veranda cuando todo el vecindario se sacudió de izquierda a derecha», dijo a CNN Bane Fakih, un cineasta que vive en el extremo oeste de la ciudad. «Fue muy intenso. Nunca sentí un miedo así».

Las sirenas sonaron cuando las ambulancias se apresuraron a recoger a los heridos, muchos de los cuales estaban saliendo de los escombros de sus hogares.

La explosión en el puerto de Beirut formó una nube de hongo y se pudo escuchar en las afueras de la ciudad. Una nube roja gigante se cernía sobre la capital cuando los residentes de la ciudad, alrededor de 4 millones de personas, comenzaron a descubrir la magnitud del daño a sus casas, buscaron tratamiento para sus heridas y llamaron frenéticamente a sus seres queridos para ver si estaban a salvo.

«El puerto de Beirut está totalmente destruido», dijo a CNN el testigo Bachar Ghattas, describiendo la escena en desarrollo como algo parecido a «un apocalipsis».

«Es muy, muy aterrador lo que está sucediendo en este momento y la gente se está volviendo loca», dijo. «Los servicios de emergencia están abrumados».

Hubo informes contradictorios sobre la causa de la explosión, que inicialmente se atribuyó a un gran incendio en un almacén de petardos cerca del puerto. El director de la dirección general de seguridad dijo más tarde que la explosión fue causada por «materiales altamente explosivos» confiscados, pero no proporcionó más detalles.

Ben Wedeman de CNN informó que las autoridades creen que una gran cantidad de nitrato de amonio incautado de un barco en 2013 o 2014 puede haber causado la explosión.

Las escenas desgarradoras se producen después de casi un año de agitación económica y política que ha sumido al Líbano en la incertidumbre y, según muchos expertos, lo llevó al borde del colapso. La pobreza se elevó a más del 50% y las escenas de personas hurgando en los basureros para necesidades básicas se han convertido en algo común.

Los jóvenes que hace unos meses organizaron un levantamiento popular contra la clase política del país, ampliamente acusada de corrupción, buscaron desesperadamente un lado positivo.

«Nunca había visto a Beirut así antes. Beirut hoy se parece a nuestros corazones», dijo la activista Maya Ammar. «No nos queda nada. Justo cuando pensamos que no podía empeorar, ocurrió».

«Mi familia y mis seres queridos me piden que regrese a casa porque no quieren que respire ninguna toxina… pero no puedo volver a casa. Tengo amigos que han perdido sus hogares», agregó. «Sus casas fueron completamente destruidas. Tengo que ir a ayudarlas».