CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Líbano

ANÁLISIS | Un estallido como ninguno: la explosión de Beirut se sintió como un terremoto

Por Ben Wedeman

Beirut, Líbano (CNN) — Es un terremoto, pensé, cuando la oficina de CNN en el centro de Beirut se sacudió el martes con una violencia que nunca antes había sentido. Me agaché en el suelo, esperando más temblores.

Una fracción de segundo después, escuché el cristal romperse y el crujido del metal. Al mirar por la ventana, vi una nube de polvo amarillo viniendo hacia mí, la calle cubierta de escombros y vidrios rotos. La gente corría y gritaba, tratando de entender lo que había sucedido.

Me tropecé con el resto de la oficina. El marco de una ventana había sido arrancado de la pared. El estudio era un revoltijo de equipos, los cables estaban dispersos por todas partes, pero el trípode con su cámara todavía estaba en su lugar en el suelo.

La entrada de vidrio de la oficina, con su gran logotipo rojo de CNN, yacía destrozada en el pasillo.

La explosión en Beirut se sintió como un terremoto

Unos minutos más tarde, un portero llamado Mustafa, un tipo larguirucho, normalmente de buen humor, entró corriendo. «¿Estás bien?», gritó. «¿Están todos bien?»

publicidad

«Estoy bien», respondí. No me ha pasado nada.

«Gracias a Dios», dijo, y continuó corriendo por el pasillo en busca de otros. El edificio había estado en silencio durante mucho tiempo desde el comienzo de la pandemia de coronavirus.

Mientras estudiaba el daño, comencé a llamar a amigos y colegas. Tres minutos después de la explosión, me puse en contacto con el productor de CNN Ghazi Balkiz. «Estoy bien», dijo, y la línea se cortó. Llamé a nuestro camarógrafo, Richard Harlow. Su teléfono estaba muerto. Llamé una y otra vez.

Una amiga que vive cerca mío en el vecindario de Manara, a unos dos kilómetros de distancia, me llamó. «¿Qué pasó?», exigió, con su voz llena de pánico. Le dije todo lo que sabía: que había habido un incendio en el puerto y luego la explosión.

Líbano, un país en el que he vivido durante los últimos tres años, pero del que he estado entrando y saliendo durante años, y donde estaba en un internado cuando estalló la guerra civil en abril de 1975, es un lugar donde a veces ocurren eventos dramáticos, parece, de la nada. Y este martes caluroso y húmedo parecía solo otra tarde de agosto hasta que el infierno de repente rompió la calma.

LEE: Escenas apocalípticas en Beirut tras la explosión: «No nos queda nada», dicen los residentes

No pasó mucho tiempo antes de que me inundaran las solicitudes de explicar lo que estaba sucediendo a los televidentes de CNN, pero sin un camarógrafo tuve que informar lo que había visto y lo que sabía por teléfono. Richard, el camarógrafo, todavía no contestaba el teléfono. Se apoderó de mí el miedo de que él, como tantos otros en este día, había resultado herido, o peor.

Finalmente un colega lo contactó. Me dijeron que la explosión había arrojado a Richard de su scooter y se había lastimado la mano. «Prepara el botiquín médico», me ordenó mi colega.

Se presentó en la oficina con una profunda herida en la mano. Rocié la herida con polvo desinfectante, la envolví y le dije que fuera al hospital, mientras continuaba informando por teléfono. Pero él insistió en configurar la cámara. En cuestión de minutos, tuvimos una imagen en vivo de la oficina.

Todo el tiempo, la información que llegaba se volvía más y más sombría. Primero, 10 muertos, luego docenas más. Cientos, luego miles heridos.

Al menos 80 personas murieron y al menos 4.000 resultaron heridas en una explosión masiva que arrasó el centro de Beirut el martes, dijo el ministro de Salud del Líbano, Hamad Hassan, en una entrevista telefónica el miércoles por la mañana con uno de los canales de televisión nacionales de Líbano. Hassan dijo que cuatro hospitales están fuera de servicio debido a los daños causados por la explosión y que la cifra de muertos probablemente aumentará.

MIRA: Una gran explosión sacudió Beirut: esto es lo que sabemos hasta ahora

(Crédito: /AFP via Getty Images)

«Viví la guerra civil, viví la invasión israelí (1982), la guerra 2006 (Líbano-Israel)», me dijo una amiga por teléfono, «pero nunca, nunca he visto una explosión como esta».

Era el estribillo que escuchaba de una persona tras otra.

«Estamos viviendo una maldición», me dijo otro amigo.

Y fue difícil estar en desacuerdo. La economía del Líbano está en un estado de colapso. La moneda local ha perdido gran parte de su valor. Los precios de los alimentos y otros bienes básicos han aumentado un 50% cada mes durante los últimos tres meses. El desempleo se ha disparado. Se ha convertido en algo común ver personas, incluso ancianos, hurgando entre la basura, buscando comida.

Las imágenes más impresionantes de la explosión en Beirut 0:52

Además de estos problemas, los casos de covid-19 casi se han triplicado desde principios de julio y, hasta esta explosión, el país estaba en un confinamiento parcial para tratar de detener la propagación.

Pero esta noche, todos estos problemas pasaron a un segundo plano cuando los residentes de Beirut llamaron frenéticamente para encontrar familiares desaparecidos, acudieron a los hospitales para donar sangre, examinaron los últimos daños en sus vidas maltratadas y se preguntaron por qué el destino los había sometido una vez más a un golpe cruel.