CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Líbano

La peligrosa carga de nitrato de amonio de un barco ruso estuvo varada en el puerto de Beirut durante años

Por Mary Ilyushina, Katie Polglase

(CNN) — Mientras continúa la investigación del Líbano sobre la devastadora explosión en Beirut, los funcionarios han señalado una posible causa: un envío masivo de fertilizantes agrícolas que, según las autoridades, se almacenó en el puerto de Beirut sin precauciones de seguridad durante años, a pesar de las advertencias de los funcionarios locales.

Documentos recientemente revisados ​​por CNN revelan que un envío de 2.750 toneladas métricas de nitrato de amonio llegó a Beirut en un barco de propiedad rusa en 2013. El barco, llamado MV Rhosus, estaba destinado a Mozambique, pero se detuvo en Beirut debido a dificultades financieras que también crearon disturbios con la tripulación rusa y ucraniana del barco.

Una vez que llegó, el barco nunca salió del puerto de Beirut, según el director de Aduanas del Líbano, Badri Daher, a pesar de las reiteradas advertencias de él y otros de que la carga era el equivalente a «una bomba flotante».

«Debido al peligro extremo que representan estos artículos almacenados en condiciones climáticas inadecuadas, reiteramos nuestra solicitud a las Autoridades Portuarias de reexportar las mercancías de inmediato para mantener la seguridad del puerto y de quienes trabajan en él», escribió el predecesor de Daher, Chafic Merhi, en una carta de 2016 dirigida a un juez involucrado en el caso.

Las autoridades libanesas no han nombrado al MV Rhosus como la fuente de la sustancia que finalmente explotó en Beirut el martes, pero el primer ministro Hassan Diab dijo que la explosión devastadora fue causada por 2.750 toneladas de nitrato de amonio. Agregó que la sustancia había estado almacenada durante seis años en el almacén del puerto sin medidas de seguridad, «poniendo en peligro la seguridad de los ciudadanos».

publicidad

El jefe de seguridad general de Líbano también dijo que un «material altamente explosivo» había sido confiscado años antes y almacenado en el almacén, que está a solo unos minutos a pie de los distritos de compras y vida nocturna de Beirut. La explosión masiva del martes, que sacudió la capital, dejó al menos 135 muertos y 5.000 heridos.

Varios sitios importantes afectados por la explosión en Beirut, como el aeropuerto y el palacio presidencial, estaban alejados varios kilómetros del lugar del siniestro.

‘Bomba flotante’

En 2013, el MV Rhosus partió de Batumi, Georgia, con destino a Mozambique, de acuerdo con el camino del barco y el registro de su capitán Boris Prokoshev.

Llevaba 2.750 toneladas métricas de nitrato de amonio, un químico industrial comúnmente utilizado en todo el mundo como fertilizante, y en explosivos para la minería.

El barco de bandera moldava se detuvo en Grecia para repostar. Fue entonces cuando el propietario del barco les dijo a los marineros rusos y ucranianos que se había quedado sin dinero y que tendrían que recoger carga adicional para cubrir los costos de viaje, lo que los llevó a un desvío a Beirut.

El buque era propiedad de una compañía llamada Teto Shipping, que los miembros de la tripulación dijeron que era propiedad de Igor Grechushkin, un empresario de Khabarovsk que residía en Chipre.

Una vez en Beirut, el MV Rhosus fue detenido por las autoridades portuarias locales debido a «violaciones graves en la operación de un buque», tarifas no pagadas al puerto y quejas presentadas por la tripulación rusa y ucraniana, según la Unión de Marinos de Rusia (afiliada con la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte, ITF), que representaba a los marineros rusos, dijo a CNN.

El barco nunca reanudó su viaje.

Los marineros habían estado en el barco durante 11 meses con pocos suministros, según Prokoshev. «Escribía a Putin todos los días… Eventualmente tuvimos que vender el combustible y usar el dinero para contratar a un abogado porque no había ayuda, el propietario ni siquiera nos proporcionó comida o agua», dijo Prokoshev en una entrevista de radio con Echo Moscú el miércoles.

Eventualmente abandonaron el barco. «Según nuestra información, la tripulación rusa fue repatriada más tarde a su tierra natal… los salarios no fueron pagados», dijo el sindicato a CNN.

«En ese momento, a bordo del buque de carga seca había mercancías particularmente peligrosas: nitrato de amonio, que las autoridades portuarias de Beirut no permitieron descargar o transferir a otro buque», agregó.

En 2014, Mikhail Voytenko, quien dirige una publicación en línea que rastrea la actividad marítima, describió el barco como una «bomba flotante».

CNN hizo varios intentos fallidos de comunicarse con Grechushkin por un número de teléfono de Chipre.

Advertencias no escuchadas

Según los correos electrónicos intercambiados por Prokoshev y un abogado con sede en Beirut, Charbel Dagher, que representaba a la tripulación en el Líbano, el nitrato de amonio fue descargado en el puerto de Beirut en noviembre de 2014 y se almacenó en un hangar.

Luego se mantuvo en ese hangar durante seis años, a pesar de las reiteradas advertencias del director de Aduanas del Líbano, Badri Daher, sobre el «peligro extremo» que representaba la carga.

Pero los documentos públicos de la corte que CNN obtuvo a través del destacado activista libanés de derechos humanos, Wadih Al-Asmar, revelan que Daher y su predecesor, Merhi, recurrieron a los tribunales de Beirut para ayudar a deshacerse de los productos peligrosos varias veces a partir de 2014.

«En nuestros memorandos 19320/2014 de fecha 5/12/2014 y 6/6/2015 […] solicitamos que su honorable ordene a las Autoridades Portuarias responsables reexportar nitrato de amonio que fue sacado del barco Rhosus y colocado en hangar aduanero número 12 en el puerto de Beirut», escribió Daher en 2017.

En algunos momentos, incluso ofreció vender la carga peligrosa al ejército libanés, según los documentos de la corte, pero fue en vano.

Daher confirmó a CNN más temprano el miércoles que su oficina envió «un total de seis cartas a las autoridades legales» pero que las autoridades nunca respondieron a ninguna de sus cartas.

«La Autoridad Portuaria no debería haber permitido que el barco descarguara los productos químicos en el puerto», dijo. «Los productos químicos originalmente iban a Mozambique, no a Líbano».

El miércoles, el director general de Beirut Port Hassan Kraytem dijo al canal de televisión local OTV: «Almacenamos el material en el almacén número 12 en el puerto de Beirut de acuerdo con una orden judicial. Sabíamos que eran materiales peligrosos, pero no en esa medida».

Kraytem también dijo que la cuestión de retirar el material explosivo había sido planteada por los organismos de Seguridad del Estado y Aduanas, pero que el problema no había sido «resuelto».

«Aduana y la Seguridad del Estado enviaron cartas [a las autoridades] pidiendo eliminar o reexportar los materiales explosivos hace seis años, y hemos estado esperando desde entonces que se resuelva este problema, pero fue en vano», dijo Kraytem.

Un mantenimiento se realizó en la puerta del almacén solo unas horas antes de la explosión del martes, agregó. «La Seguridad del Estado nos pidió arreglar una puerta del almacén y lo hicimos al mediodía, pero lo que ocurrió en la tarde no tengo idea», dijo.

Nitrato de amonio

El nitrato de amonio ha estado implicado en explosiones industriales mortales en el pasado, y se sabe que requiere un manejo cuidadoso.

«El nitrato de amonio mal almacenado es conocido por explosiones, por ejemplo en Oppau, Alemania; en la Bahía de Galveston, Texas; y más recientemente en West en Waco, Texas; y Tianjin en China», Andrea Sella, profesora de Química Inorgánica en el University College de Londres, le dijo al Science Media Center.

«Esta es una falla regulatoria catastrófica porque las regulaciones sobre el almacenamiento de nitrato de amonio son típicamente muy claras. La idea de que tal cantidad se hubiera dejado desatendida durante seis años es una creencia mendigante y era un accidente esperando suceder».

Quizás la comparación más cercana a la explosión de Beirut, en términos de escala, es una explosión en la ciudad de Texas en 1947, que fue causada por 2.300 toneladas estadounidenses (aproximadamente 2.087 toneladas métricas) de nitrato de amonio. El incendio resultante causó una explosión e incendios adicionales que dañaron más de 1.000 edificios y mataron a casi 400 personas, según el sitio web de la Asociación Histórica de Texas.

Así fue la explosión que sacudió Beirut 0:25

Los desastres anteriores relacionados con el químico han llevado a mejores regulaciones para su almacenamiento seguro, dijo a CNN el Profesor Asociado Stewart Walker, de la escuela de Química Forense, Ambiental y Analítica de la Universidad de Flinders en Adelaida, Australia; tales reglas significan que tiende a mantenerse alejado de los centros de población.

«Ambas cosas serán cuestionadas en la investigación sobre la explosión de Beirut, porque tenían una cantidad tan grande de nitrato de amonio, que puede no haber sido almacenado adecuadamente, y en un área donde hay una gran cantidad de personas», agregó.

Kareem Khadder de CNN, Schams Elwazer, Rob Picheta y Laura Smith-Spark contribuyeron a este reporte.