CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

OPINIÓN | La noticia que Trump realmente no quería escuchar

Por Elie Honig

Nota del editor: Elie Honig es analista legal de CNN y ex fiscal federal y estatal. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opiniones en cnne.com/opinion

(CNN) — De todos modos, la citación del fiscal de distrito de Manhattan a la firma financiera del presidente Donald Trump Mazars USA es una mala noticia para Trump. Y es por eso que los abogados de Trump están tratando tan desesperadamente de rechazar la citación.

Nuevas revelaciones sobre la citación muestran que los fiscales se centran en presuntos delitos que van más allá de los pagos clandestinos realizados por la Organización Trump a dos mujeres que alegaron que tuvieron relaciones con Trump (Trump niega los asuntos). Los fiscales también se centran en una serie de transacciones financieras que podrían relacionarse con un posible fraude fiscal, fraude de seguros y fraude bancario.

He aquí por qué esto debería preocupar a Trump y su equipo. Los cargos penales relacionados con el pago de dinero en secreto son notoriamente difíciles de probar porque se basan en pruebas de intenciones: ¿Los pagos se hicieron para influir en una elección o por alguna otra razón (incluyendo razones malas pero no criminales, como evitar la vergüenza personal)?

Los fiscales federales en el Distrito Sur de Nueva York investigaron los pagos durante años, pero solo presentaron cargos contra una persona, el ex abogado del presidente Michael Cohen, quien se declaró culpable, antes de cerrar la investigación. (Aunque el SDNY señaló en una presentación judicial que Cohen había actuado «en coordinación y bajo la dirección del Individuo 1», claramente, Trump) y los antiguos consejos de política del Departamento de Justicia en contra de acusar a un presidente en funciones).

publicidad

Pero los fiscales de Nueva York ahora parecen centrados en fraudes documentados más fácilmente comprobables. Los fiscales de Nueva York señalaron que su investigación se basa, al menos en parte, en informes públicos. De hecho, según los informes, los fiscales están investigando un posible fraude fiscal basado en representaciones erróneas intencionales del valor de los activos de la Organización Trump, según lo informado por Pro Publica el año pasado.

Y Cohen testificó en el Congreso en febrero de 2019 que creía que Trump infló el valor de sus activos para garantizar préstamos bancarios y pólizas de seguros. (Los abogados de Trump han negado cualquier irregularidad). Si los documentos financieros en blanco y negro respaldan alguna de estas acusaciones, si muestran, por ejemplo, que Trump o cualquier otra persona infló o desinfló intencionalmente el valor de los activos de la Organización Trump, entonces un cargo por fraude de variedad de jardín podría estar en orden. Como fiscal, aprendí que los cargos más simples suelen ser los más poderosos y más difíciles de superar para los acusados.

Este caso es la continuación de una batalla que ya le ha ido mal a Trump. Inicialmente luchó contra la citación alegando que, como presidente en ejercicio, tenía «inmunidad absoluta» contra la investigación criminal. La Corte Suprema rechazó firmemente ese argumento con un voto de 7-2, con el presidente del tribunal John Roberts y los jueces designados por Trump Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh uniéndose a los cuatro jueces tradicionalmente liberales en una mayoría ideológica cruzada.

La corte envió el caso de vuelta a la corte inferior para permitir que Trump presente las objeciones que cualquier receptor de citación no presidencial puede presentar en las cortes inferiores. Pero esas objeciones rara vez tienen éxito. En mis 14 años como fiscal, nunca tuve un destinatario de citación que lograra anular (esencialmente, derrotar) una citación criminal.

Los fiscales de Nueva York claramente todavía tienen trabajo que hacer. Deben prevalecer en la disputa de citación pendiente, lo que parece probable, y luego reunir todas las piezas para determinar si los cargos penales a nivel estatal son justos y justificados contra Trump o cualquier otra persona en la Organización Trump.

Pero las declaraciones que los fiscales hicieron en la corte el lunes indican que están decididos a moverse rápidamente y que están enfocados en los posibles cargos más fácilmente comprobables.

Ahora, sus preguntas

Nicolaus (Illinois): cuando se le preguntó si el presidente podía posponer la elección, el fiscal general William Barr dijo que no lo sabía. ¿Hay una respuesta clara bajo nuestro sistema legal?

Hay una respuesta clara: No, el presidente no puede posponer unilateralmente las elecciones generales. Era curioso que el fiscal general no lo supiera; ojalá haya sido puesto al día desde entonces.

La Constitución faculta específicamente al Congreso para fijar la fecha de las elecciones presidenciales, y requiere que la fecha sea uniforme en todo el país. Ejerciendo esa autoridad constitucional, el Congreso aprobó hace mucho tiempo una ley federal que fija la fecha de las elecciones generales como el martes posterior al primer lunes de noviembre, que, en 2020, cae el 3 de noviembre. El Congreso podría aprobar una nueva ley que establezca un país diferente fecha de elección, pero eso requeriría votos mayoritarios en la Cámara controlada por los demócratas y el Senado controlado por los republicanos, más la firma del presidente.

Incluso en el caso extremadamente improbable de que el Congreso apruebe y el presidente firme una legislación que posponga las elecciones generales de 2020, la fecha solo se puede retrasar hasta ahora. La vigésima enmienda a la Constitución requiere que los términos del presidente y el vicepresidente finalicen al mediodía del 20 de enero. La Constitución puede, por supuesto, enmendarse, pero eso requiere votos de dos tercios de la Cámara y el Senado, más ratificación de tres cuartos de todas las legislaturas estatales. Eso simplemente no va a suceder, ya sea como un asunto político o práctico, antes de enero de 2021.

Charles (Georgia): Como presidente del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, ¿qué poder tiene John Roberts sobre los jueces federales en los tribunales inferiores?

No mucho. Como presidente del Tribunal Supremo, Roberts tiene varios poderes importantes relacionados con la Corte Suprema misma, incluida la presidencia de sesiones de argumentos orales y conferencias internas, asignando decisiones a otros jueces (cuando es mayoría) y administrando el edificio y las operaciones de la corte.

Pero cuando se trata de los tribunales federales inferiores, el presidente del tribunal tiene muy poco poder. Se desempeña como presidente de la Conferencia Judicial de los Estados Unidos y otros comités. Puede nombrar ciertos jueces para diversas comisiones de políticas y organismos de elaboración de normas, e informa al Congreso sobre los cambios realizados en las normas federales de procedimiento.

Pero el presidente del tribunal no tiene la capacidad de nominar, nombrar, destituir o disciplinar a los jueces federales. No tiene nada que decir sobre sus casos o la toma de decisiones. Por lo tanto, el presidente del Tribunal Supremo tiene una supervisión limitada, casi completamente ministerial, de los tribunales federales inferiores.

Janice (Indiana): ¿Tiene el presidente la autoridad para enviar fuerzas federales a un estado o ciudad sin una solicitud del gobierno local?

Sí, pero es importante mantener dos cosas separadas: el ejército frente a la policía federal. Primero, en cuanto a los militares, según la Ley de Insurrección de 1807, el presidente tiene autoridad para desplegar tropas federales en ciertas circunstancias: (1) cuando lo solicite un gobernador del estado, (2) cuando sea necesario para «suprimir» la «obstrucción» ilegal o «rebelión» o (3) cuando sea necesario para evitar interferencias con la aplicación de las leyes federales o estatales. Si bien una solicitud de un gobernador es necesaria en virtud de la primera de esas disposiciones, no es necesaria en virtud de la segunda y la tercera.

Por separado, el presidente tiene un control prácticamente ilimitado sobre dónde y cuándo desplegar agentes federales (por ejemplo, del FBI o la DEA). No existe una ley que requiera que el gobierno federal reciba una invitación de las autoridades estatales o locales, aunque en mi experiencia, la aplicación de la ley es más segura y efectiva cuando las agencias federales, estatales y locales se comunican y coordinan entre sí.

Hay preguntas reales sobre si los agentes de la ley federal se han desplegado sabiamente en Portland y en otros lugares, y sobre las tácticas utilizadas por esos agentes, incluido el uso informado de fuerza excesiva y arrestos sin causa probable. Pero no existe una ley que exija un acuerdo o consentimiento de las autoridades estatales o locales antes de que el gobierno federal pueda desplegar agentes de la ley.

Tres preguntas para observar

1) ¿Trump continuará sugiriendo que debería haber posibles retrasos en el día de las elecciones?

2) ¿Veremos una resolución en la batalla legal entre el gobernador de Georgia y el alcalde de Atlanta sobre los mandatos de mascarillas?

3) Ahora que el Tribunal de Apelaciones ha decidido volver a escuchar el caso de Michael Flynn «en banc», por un panel de los 10 jueces elegibles (no recusados) del Tribunal de Apelaciones, ¿quedará intacta la condena de Flynn?