CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Voto Latino

Análisis | Las falsedades que dice Trump sobre la votación por correo son parte de una amplia campaña para desacreditar las elecciones

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — El aluvión de desafíos del presidente Donald Trump a la reputación, las estructuras y las tradiciones de las elecciones está evocando un período de tres meses contencioso, potencial y constitucionalmente crítico para la democracia de Estados Unidos.

Trump está lanzando falsas acusaciones de fraude masivo en la votación por correo, aunque ahora ha revertido su posición sobre la práctica en Florida, un estado en el que debe ganar, dejando la absurda impresión de una votación por correo solo será justa en los estados con gobernadores republicanos.

«Le estoy haciendo un gran favor a nuestro país al mencionarlo, y ya sabes, desde el punto de vista del sentido común, si lo miras solo por el sentido común y la hermosa inteligencia básica pura, sabes que no puede funcionar», dijo Trump este miércoles.

Trump dice que el voto por correo crea un fraude masivo 1:47

Trump ha afirmado infundadamente que el resultado de la votación del 3 de noviembre no se conocerá durante «años», aparentemente buscando desacreditar de antemano una elección que, según las encuestas, sugiere que podría perder frente al demócrata Joe Biden.

Su campaña ahora también ha iniciado un nuevo intento de sacar provecho de los arreglos habituales para tres debates presidenciales. Quiere que se agregue un cuarto encuentro y que los enfrentamientos comiencen antes de la fecha programada del 29 de septiembre, para tener en cuenta la votación anticipada que comienza en algunos estados clave seis semanas antes de las elecciones.

publicidad

«Muevan el primer debate», tuiteó Trump el jueves por la mañana.

Esta solicitud hace un punto justo y está dentro de los parámetros tradicionales de la competencia por la posición sobre los debates realizados en campañas presidenciales pasadas. Pero el comentario de Trump en su tuit de que los debates son un «servicio público» se ve socavado por las afirmaciones de su campaña que no muestran evidencia de que Biden está huyendo del debate y no quiere enfrentarlo en absoluto. Y la campaña también presentó una lista de posibles moderadores, incluidos los presentadores de Fox News, comentaristas conservadores que le han hecho entrevistas fáciles y periodistas de opinión que han publicado trabajos que respaldan su presidencia.

Ahora el presidente dice que puede pronunciar su discurso en la Convención Nacional Republicana virtual desde la Casa Blanca, eliminando la tradición de los presidentes que buscan salvaguardar su cargo de la politización.

Algunos de estos pasos, como tratar de influir en las condiciones de la votación por correo, no son necesariamente siniestras y entran más en la categoría de desafíos legales que con frecuencia hacen ambas partes para ganar ventaja dentro de la estructura de las elecciones. Pero otras parecen las acciones de una campaña que cree sus propias afirmaciones de que está ganando.

Exigir más debates, como lo está haciendo Trump, es una táctica tradicional de un candidato en la recta final que necesita un cambio de juego. El resultado de las quejas de Trump sobre la votación por correo a menudo parece ser un intento de limitar el número de personas que pueden votar, cuando pueden temer presentarse en un lugar de votación durante una pandemia exacerbada por sus propios errores. También hay un intento clave de la campaña de Trump de sentar las bases para los desafíos legales y políticos que podrían desacreditar la victoria de Biden si gana y dar un vistazo al ego de Trump si los votantes lo rechazan.

Nada de esto es sorprendente. Después de todo, el presidente hizo afirmaciones inexactas de fraude electoral masivo en la votación popular en las elecciones que ganó en 2016.

La evidencia en el juicio político sugirió fuertemente que el presidente usó su poder en un intento de obligar a un poder extranjero a interferir en la elección basándose en falsas denuncias de corrupción contra Biden.

Y como presidente, Trump ha atacado implacablemente las instituciones que lo han obligado a rendir cuentas y ha contrarrestado sus falsas narrativas, incluidos los tribunales, la prensa, las agencias de inteligencia y los vigilantes independientes del gobierno. Lanzar dudas sobre las instituciones electorales es consistente con su comportamiento normal.

Durante toda su vida en los negocios antes de ingresar a la política, Trump se saltó las reglas, las leyes, las tradiciones y la ética. Su disposición a hacerlo ahora indica que está preparado para hacer cualquier cosa dentro de su poder para ganar las elecciones. Y sugiere que también está dispuesto a arrastrar al país a través de un período corrosivo de inestabilidad legal y política si las elecciones son cerradas.

Estudio demuestra que es casi inexistente el fraude en el voto por correo 1:58

Si pierde el poder en tales circunstancias, las tácticas de Trump podrían sembrar un sentimiento de agravio y privación de derechos entre sus votantes que destrozaría los intentos de sus sucesores de forjar la unidad y podría dañar la democracia estadounidense en los próximos años.

Un revés motivado políticamente

El presidente presentó una nueva advertencia a su oposición al voto por correo este miércoles, algo que puede reflejar la preocupación entre los republicanos de que Trump corre el riesgo de perder el voto en varios estados indecisos.

Si el sistema está funcionando en un estado al mando de republicano, y presumiblemente pro Trump, está bien. En otros lugares, está sumido en el fraude.

«En Florida, han hecho un muy buen trabajo. En Nevada, sería un desastre. En Nueva York, ha sido un desastre. En muchos otros lugares, ha sido una catástrofe total», afirmó Trump este miércoles en uno de esos raros destellos de franqueza que revela perfectamente sus verdaderos motivos.

El gobernador republicano de Arizona Doug Ducey caminó por una línea muy fina cuando se encontró con Trump en la Casa Blanca.

«En Arizona, lo haremos bien. [Las elecciones] serán libres y justas. Será difícil, si no imposible, hacer trampa. Y será fácil votar», dijo, señalando que el 78% del estado del Grand Cañón ya votó por correo.

Pero también advirtió: «Este no es momento de experimentar. Este es un momento para ir con lo probado y verdadero, y en Arizona, nuestro sistema funciona muy bien».

El presidente ha hecho múltiples reclamos falsos sobre fraude en la votación por correo. Advirtió que el proceso es vulnerable a la falsificación y que las papeletas se imprimirán ilegalmente y se firmarán de manera fraudulenta y que a las potencias extranjeras les resultará fácil inyectar millones de documentos de votación falsos en el sistema.

Los funcionarios de inteligencia de Estados Unidos descartaron la semana pasada la posibilidad de que naciones extranjeras puedan inundar las elecciones con boletas electorales falsas.

Trump y Barr insisten en que el voto por correo se presta a fraude electoral en EE.UU. 2:55

Hay poca evidencia de que la votación por correo sea más susceptible al fraude que cualquier otro tipo de votación. Y las irregularidades siguen siendo extremadamente raras en las elecciones estadounidenses, según múltiples estudios académicos.

Trump también hace una distinción errónea entre las votación en ausencia y la votación por correo. Y afirmó el miércoles en «Fox and Friends», por ejemplo, que en Nevada «cualquiera que haya caminado» recibirá una boleta electoral. Eso no es cierto: el estado planea enviar boletas a todos los votantes registrados activos que solo pueden ser ciudadanos adultos de Estados Unidos. El presidente está haciendo afirmaciones de fraude en las elecciones primarias de Nueva York en las que el conteo ha sido lento. Pero no hay evidencia de que haya trampa.

Al igual que todas las teorías de conspiración que ha hecho mientras ha estado en el cargo, no importa si desde su punto de vista está siendo sincero. El objetivo de Trump es crear incertidumbre y dudas entre los votantes sobre las elecciones para avanzar en sus objetivos políticos y destruir cualquier visión objetiva de la realidad.

Si el presidente estuviera realmente preocupado por la eficiencia de la maquinaria electoral, podría hacer algo al respecto. En cambio, han sido los demócratas del Congreso junto con algunos republicanos los que han presionado para que se aumenten los fondos para las elecciones en proyectos de ley de estímulo.

El presidente tuiteó que no hay forma de que la Oficina de Correos pueda «manejar el tráfico de votos por correo sin preparación».

Pero la agencia dijo en un comunicado el lunes que tenía una «amplia» capacidad para satisfacer la demanda electoral proyectada.

La designación de un funcionario leal a Trump, Louis DeJoy, para dirigir la agencia fue una advertencia para los demócratas. La disminución de los tiempos de entrega por nuevos procedimientos ha provocado hasta ahora acusaciones no comprobadas de un esfuerzo deliberado para retrasar la distribución de las boletas por correo. Y Trump se ha resistido a los esfuerzos para ofrecer más fondos al USPS, con lo cual ha guardado rencor a largo plazo.

Lo que necesitas saber sobre las elecciones de 2020 en EE.UU. 3:23

Maniobras de debate

Mientras Trump está detrás de Biden en la mayoría de las encuestas, tiene un fuerte incentivo para maximizar las posibilidades televisadas de incitar a su oponente a cometer un error desastroso. Su campaña solicitó este miércoles a la Comisión de Debates Presidenciales un cuarto encuentro, en un intento legítimo de presionar por cambios.

Pero sus motivos son cuestionables ya que las figuras pro-Trump en los medios conservadores han lanzado una campaña sin fundamento para retratar a Biden como un candidato que escapa de los debates.

«Joe Biden estará allí. Esperamos la decisión de Donald Trump, y tal vez el presidente debería dedicar tanto tiempo a administrar el covid como lo dedica a esto», dijo el portavoz de Biden, Andrew Bates en un comunicado el miércoles.

Las campañas a menudo se pelean por los moderadores. Pero la campaña de Trump nuevamente equiere pasar los límites.

El miércoles, la campaña del presidente publicó una lista de moderadores sugeridos, incluidos periodistas de primera línea como Norah O’Donnell y el comandante Garrett de CBS. Pero también contó con varios presentadores de Fox conocidos por el trato amistoso del presidente, como Maria Bartiromo y el locutor de radio Hugh Hewitt, quien acaba de escribir un artículo de opinión fuertemente pro Trump en The Washington Post.

Esta táctica preparó el camino para pintar falsamente a otros posibles moderadores de la corriente principal que han expuesto las mentiras de Trump como parcializadas y, por lo tanto, para disminuir la posibilidad de que el presidente rinda cuentas en los debates.

Una vez más, como en la campaña contra la votación por correo y el uso potencial de la casa del pueblo, la Casa Blanca, como telón de fondo político, la campaña de Trump parece estar presionando para obtener ventajas fuera de los límites razonables.

Hay un claro intento de erosionar los arreglos que han garantizado una transferencia pacífica de poder por generaciones, y ofrecerle una salida si sus propias predicciones hiperbólicas de éxito no se materializan.