CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

OPINIÓN | La estrafalaria “campaña” de Kanye West está diseñada para ayudar a Trump

Por John Avlon

Nota del editor: John Avlon es analista político sénior en CNN. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Lea más artículos como este en cnne.com/opinión.

(CNN) — Necesitamos hablar sobre Kanye.

Es fácil descartar la estrafalaria campaña presidencial del rapero, que tiene trastorno bipolar, particularmente después de su serie de tuits desarticulados después de su caótico evento de lanzamiento en Carolina del Sur. Su comportamiento obligó a su esposa, Kim Kardashian West, a pedir compasión y respeto por la privacidad de su familia.

La situación parece más cercana a un lamentable colapso público que a una carrera presidencial.

Pero hay un puñado de republicanos en la órbita de Trump que impulsan la iniciativa presidencial -supuestamente independiente- de West. Según CNN, uno de esos agentes vinculados a la campaña del mandatario, Lane Ruhland, ha presentado documentos para poner al artista en la boleta electoral en Wisconsin.

Pero West y su equipo están trabajando para participar oficialmente en varios estados, incluidos Arkansas, Illinois y Missouri, incluso en la lista de un autodenominado «entrenador de vida bíblica» de Wyoming como compañero de fórmula de West.

El rapero no puede ganar las elecciones. Ha perdido demasiados plazos para entrar en la boleta electoral en bastantes estados. Pero podría favorecer la reelección del presidente Donald Trump desviando porciones clave del voto negro en lugares como Wisconsin y Ohio, con plazos de presentación esta semana.

El artista que una vez declaró que el expresidente George W. Bush «no se preocupa por los negros» -y al que el expresidente Barack Obama una vez calificó como «un imbécil»- parece estar siendo engañado por agentes conservadores.

Si todo esto suena un poco exagerado, entonces no ha estado prestando atención. En su nuevo libro esencial y perspicaz, «It Was All a Lie», el cabildero republicano Stuart Stevens describe el descubrimiento de una fórmula probada y verdadera en las campañas de su partido en Mississippi, «una verdad tan básica e inmutable como el hecho de que el agua se congela por debajo de 35° Celsius: la raza fue la clave en la que se jugó gran parte de la política estadounidense y ciertamente toda la política del sur. Fue realmente muy simple: el candidato demócrata necesitaba más del 90% de los votos negros para ganar. Si una porción significativa votaba por un tercio partido, el republicano ganaría».

Ya sea que West esté a bordo o no, eso es lo que está pasando aquí, lisa y llanamente.

Recuerde: El rapero hizo referencia a las consignas del Make America Great Again de Trump, alabándolo por su gestión de economía y su compartida «energía de dragón», una evolución que fue paralela a su vínculo con el cristianismo evangélico, que inspiró su último álbum. Una racha mesiánica también se ajusta al impulso de postularse para presidente, pero no hay nada sagrado en esta carrera.

Según el New York Times, uno de los agentes presuntamente detrás de los intentos de West de ingresar a la boleta electoral, Mark Jacoby, había sido arrestado por cargos de fraude en 2008 y se declaró culpable de un delito menor (no es poca ironía dada la obsesión mal dirigida del equipo Trump con el problema).

Otro, Gregg Keller, exdirector ejecutivo de la Unión Conservadora Estadounidense (ACU por sus siglas en inglés) y cercano al presidente de ACU, Matt Schlapp, cuya esposa, Mercedes Schlapp, trabajó en la Casa Blanca de Trump antes de formar parte de la campaña. Para dar una idea de la autoconcepción de Keller, su avatar en las redes sociales es un primer plano de su cabello -que no incluye su rostro-, junto con una descripción suya del diario St. Louis Post-Dispatch como un «príncipe oscuro de secreto.»

Sin embargo, otro agente vinculado a la iniciativa de West, según New York Magazine, es Chuck Wilton, cuya esposa, Wendy Wilton, es una persona designada por Trump en el departamento de Agricultura.

Esta no es una campaña independiente: son trucos sucios de miembros del conservadurismo, que tenía carteles del infame operativo republicano Lee Atwater en sus paredes cuando eran chicos.

El rapero puede sentir que está en una misión de Dios en lugar de los recovecos de los operativos republicanos. Este intento conservador de atraer a los votantes de la izquierda siempre parece atraer a suficientes «idiotas útiles» para que valga la pena.

En 2000, Ralph Nader ganó más de 97.000 votos en el estado de Florida como candidato del Partido Verde, en parte porque el demócrata Al Gore supuestamente no era lo suficientemente fuerte en el medio ambiente para su gusto. Bush ganó el estado del sol por 537 votos y finalmente la presidencia. Por lo tanto, no debería haber sido una sorpresa que la repetición de la campaña verde de Nader en 2004 parezca haber sido impulsada por agentes republicanos que intentan llevarlo a la boleta electoral.

Esta es una jugada racial, en lugar de un sueño del Partido Verde, pero su impacto podría ser el mismo: una división para conquistar el enfoque de las personas que tienen lo más alejado del interés de la comunidad en el fondo. Por lo general, voces reflexivas, como Chance The Rapper, han hablado en las redes sociales sobre una campaña de West, presumiblemente sin darse cuenta de que hay agentes republicanos en el medio. Pero una noticia viene de Keller retuiteando la publicación de Chance con un gif de la sonrisa malvada de Jack Nicholson de «The Departed». Otra revelación es que el propio Trump retuiteó las afirmaciones de Kanye de que podría tomar votos negros de Biden, encubriendo un mensaje que podría ser cierto.

West es uno de los artistas de hip-hop más talentosos de su generación. Pero no se equivoque: cada voto por él es un voto por Trump, parte de un plan más amplio para ayudar al presidente a dividir a los demócratas y ganar la reelección, cumpliendo una de las profecías líricas del rapero: «Estamos en guerra con nosotros mismos».

Así que, sin embargo, note lo que West y sus promotores están haciendo aquí, tenga cuidado al decir con demasiada confianza que una celebridad no calificada con una campaña de autopromoción no puede tener un impacto en la carrera presidencial. Después de todo, este es 2020, un año en el que cualquier cosa puede pasar y pasará.