CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Animales

OPINIÓN | Cómo la dura lección del covid-19 podría ayudar a los gorilas

Por Tara Stoinski

Nota del editor: Tara Stoinski es la presidenta, directora ejecutiva y directora científica del Fondo Dian Fossey Gorilla. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Leer más opinión en cnne.com/opinion

(CNN) — La aparición repentina y mortal de covid-19 ha sacudido a nuestras naciones de todo el mundo en su núcleo. Los gobiernos fueron tomados por sorpresa, sin preparación para combatir una pandemia dentro de sus propias fronteras. Pero esta es la cuestión: en la comunidad conservacionista no nos sorprendió en absoluto.

Durante años, hemos estado advirtiendo que la destrucción humana de los ecosistemas salvajes está alterando el delicado equilibrio de la naturaleza y poniendo en riesgo la vida silvestre, y a los humanos, al tiempo que conduce a un cambio climático peligroso y potencialmente irreversible. Lamentablemente, es el maltrato a la naturaleza por parte de la humanidad lo que ha traído la devastación que ahora vemos como resultado de covid-19.

Los científicos están trabajando para contener la propagación del virus y probablemente encontrarán una cura o una vacuna. Pero entonces, ¿qué? La pandemia global ha puesto al mundo de rodillas, y cuando todos finalmente podamos levantarnos, tendremos que hacer algunos cambios importantes en la forma en que vivimos en este planeta, nuestro único hogar.

Mi carrera en ciencias se ha centrado en estudiar y conservar gorilas. Nuestros esfuerzos en Ruanda para proteger a los «gorilas en la niebla», que se volvieron famosos por nuestra fundadora y homónima Dian Fossey, han contribuido a una rara historia exitosa de conservación. Dian pensó que los gorilas de montaña se extinguirían para el 2000, pero en cambio, están volviendo, con un número en ascenso lenta pero constantemente en las últimas tres décadas.

publicidad

Con poco más de 1.000 gorilas de montaña en el planeta, permanecen en riesgo y son una especie dependiente de la conservación. Sin embargo, su historia muestra claramente que a través del liderazgo gubernamental efectivo, la asociación en el terreno y las iniciativas comunitarias para mejorar la calidad de vida de las personas que viven cerca, podemos cambiar el rumbo de una especie al borde de la extinción, y para el planeta.

Además de nuestras operaciones de campo en Ruanda, trabajamos para conservar los gorilas de Grauer en peligro crítico en la República Democrática del Congo. A diferencia de su primo, el gorila de montaña, el número de Grauer está disminuyendo rápidamente. Para 2015, se estima que el 77% de los gorilas de Grauer se perdió en dos décadas, principalmente como resultado de la caza furtiva vinculada al comercio a menudo ilegal de minerales en conflicto utilizados en pequeños dispositivos electrónicos, como los teléfonos celulares. La población de estos gorilas se desplomó de 16.900 individuos a aproximadamente 3.800, según la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. ¿Qué sucede si los gorilas desaparecen de este complejo ecosistema?

Los gorilas habitan la cuenca del Congo, la segunda selva tropical más grande del mundo. Se extiende por seis países, desde la RDC en el este hasta el Océano Atlántico. En el Fondo Fossey, estamos trabajando con las comunidades locales para proteger 1.300 kilómetros cuadrados de este bosque y sus habitantes. Necesitamos que los bosques de la cuenca del Congo y otras áreas tropicales se mantengan intactos y saludables, no solo por la vida silvestre, sino por el bien de la humanidad. Sirven como los «pulmones» de nuestro planeta, al absorber dióxido de carbono (los bosques tropicales absorben aproximadamente el 14% de las emisiones de carbono causadas por los humanos) y liberar oxígeno. Sin embargo, estudios recientes muestran que los bosques de la cuenca del Congo están perdiendo su capacidad de absorber carbono, probablemente como resultado de la disminución del crecimiento debido al aumento de la sequía y el calor. En pocas palabras, el cambio climático ahora está afectando nuestra mejor defensa natural contra el cambio climático.

Esto hace que los gorilas, y las miles de otras especies que viven en estos bosques, sean aún más importantes. Desempeñan un papel crítico en el mantenimiento de la salud de estos ecosistemas. Piense en los gorilas como jardineros: esparcen semillas al comer, distribuyen fertilizantes a través de la defecación y ayudan a dar forma a las comunidades de plantas a través de sus comportamientos de forrajeo y construcción de nidos.

La explotación humana de los lugares silvestres restantes de la tierra, como la cuenca del Congo, está destruyendo hábitats a un ritmo sin precedentes. Solo en 2017, perdimos 39 millones de acres de selva tropical, el equivalente a 40 campos de fútbol por minuto. También estamos diezmando las poblaciones de vida silvestre, con más de un millón de especies amenazadas de extinción, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Y hay graves efectos en los humanos mismos. Estos bosques son nuestra mejor defensa natural contra el cambio climático. Y como el covid-19 ha traído un gran alivio, al destruir la naturaleza estamos creando las condiciones perfectas para la transmisión de enfermedades. Ébola, zika, Nilo del Oeste, Lyme, VIH: estas son todas las enfermedades que, como el nuevo coronavirus, existieron en poblaciones animales antes de que pudieran dar el salto con éxito a los humanos.

La conservación de la vida silvestre centrada en las personas proporciona una vía para preservar los espacios silvestres y detener este «salto» de la enfermedad de animal a humano. Por ejemplo, nuestro trabajo en la RDC brinda empleos, educación y un mayor acceso a los recursos alimentarios, elevando el nivel de vida de las familias congoleñas. Esto a su vez protege a los gorilas, junto con las plantas, animales e insectos que comparten su hábitat. Mantiene los ecosistemas forestales de África central intactos y prístinos, asegurando que los árboles retengan su capacidad de absorber dióxido de carbono, frenando el cambio climático y protegiéndonos a todos.

El covid-19 ha dejado en claro que nuestro asalto a la biodiversidad del mundo también es un asalto a nosotros mismos. Ha demostrado que ya no podemos permitirnos descartar los problemas que los científicos y conservacionistas descubren en lugares lejanos. A medida que se destruyen los bosques, las personas y la vida silvestre entran cada vez más en contacto; a medida que se expande el comercio de vida silvestre, se produce el cruce de enfermedades de animales a personas.

Simplemente debemos cuidar mejor el mundo natural. Los ecosistemas saludables son algunas de nuestras mejores defensas contra los desafíos que trae el cambio climático.

En el pasado, parecía un esfuerzo hercúleo efectuar los principales cambios necesarios para abordar las causas subyacentes de la destrucción ambiental, desde la pobreza hasta el consumo excesivo. Sin embargo, creo que el covid-19 nos ha enseñado algunas lecciones importantes. Hemos sido testigos de una movilización global en la lucha contra este virus. Hemos visto a la comunidad de investigación concentrar esfuerzos y recursos intensivos en vacunas y terapias; hemos visto a la industria adaptar las capacidades de fabricación para producir equipos y suministros médicos necesarios, o adoptar prácticas de teletrabajo que permitan a los trabajadores distanciarse socialmente; y hemos visto a individuos y familias hacer sacrificios personales por el bien común. También estamos viendo la capacidad de la naturaleza para curarse a sí misma, a medida que surgieron cielos y vías fluviales notablemente más claros en un período de tiempo relativamente corto, a medida que las actividades humanas disminuyeron drásticamente bajo los protocolos de distanciamiento social y de quedarse en casa.

Podemos aprender de esta experiencia. Podemos elegir volver a la «normalidad», o podemos usar este descanso para repensar la forma en que priorizamos colectivamente nuestra salud, seguridad y bienestar. Podemos tomar decisiones individuales para comprar productos sostenibles, reciclar y caminar o andar en bicicleta en lugar de conducir. Podemos tomar decisiones como sociedad para elegir líderes que estén informados por la ciencia y la razón, en lugar de corazonadas o ideología. Podemos aprovechar los recursos de los gobiernos, la industria y la academia para evitar que surja el próximo virus mortal.

Necesitamos reunir la voluntad política para escalar la conservación centrada en las personas para proteger zonas más amplias de hábitat en todo el mundo. El mundo natural está tratando de enviarnos un mensaje, pero necesitamos escuchar.

La respuesta mundial al coronavirus ha demostrado que podemos hacer grandes cosas si trabajamos juntos. Aprendamos de esta dura lección que nuestro planeta nos está enseñando y comencemos a trabajar para sanar nuestros bosques, nuestro planeta y a nosotros mismos.